EducaciónTheLux

Las 6 emociones que no podemos ocultar

¿Sabías que hay emociones que todos los seres humanos expresamos de idéntica forma?

Ana Villarrubia. 02/04/2015

¿Sabías que hay emociones que todos los seres humanos expresamos de idéntica forma, con independencia de nuestro contexto cultural? Descubre la función social y evolutiva de tus emociones, cultiva la inteligencia emocional. Uno de los aspectos esenciales de nuestro comportamiento social y base de la inteligencia emocional es la adecuada expresión de las propias emociones. En concreto, la expresión facial de las emociones es una de las más características y es también la que más impacto tiene cuando nos comunicamos con otras personas.

Ya desde el año 1872, los llamados psicólogos biologicistas, empeñados en buscar un correlato biológico a cada proceso psicológico e inspirados por la teoría de Darwin, consideraron que las emociones eran uno de los sistemas naturales que mejor facilitaban la adaptación al medio de las especies superiores. No estaban tan desencaminados en este punto y lo que hoy sabemos sobre la gran relevancia de la inteligencia emocional en el desarrollo social así lo corrobora.

En efecto, desde el punto de vista evolucionista, es indispensable para un individuo hacer llegar al resto de sujetos de su especie información útil acerca de su estado emocional: si un alimento nos genera asco informamos a los demás de que no lo coman pues puede estar en mal estado, con la expresión del miedo avisamos a otros de un peligro a evitar, con el enfado establecemos los límites en la relación interpersonal… Un sin fin de ejemplos respaldan la función social de las emociones.

Emociones
Emociones. Foto: canalsondeo

Por ello, las teorías evolucionistas defienden que las expresiones emocionales constituyen un lenguaje primitivo y universal entre todos los miembros de una misma especie. Las teorías biologicistas chocan con aquellas que defienden el remarcado carácter cultural de las emociones. Uno de los argumentos más destacados en contra de la universalidad de las emociones es que el contexto informativo en el que éstas surgen es imprescindible tanto para la expresión como para el reconocimiento de las mismas. Pero, a pesar de que se han desarrollado numerosos trabajos con el objetivo de refutar la universalidad de las emociones, lo cierto es que nunca ha sido completamente posible.

Siguiendo la línea neodarwinista, el gran psicólogo e investigador, Paul Ekman, ha matizado siempre esta idea y ha defendido la teoría de que son nada más y nada menos que seis las emociones básicas universales, que todas ellas cumplen una clara función evolutiva y que cumplen para todos los miembros de la especie humana una misma función comunicativa. Es decir, seis emociones básicas que son expresadas y reconocidas por todos los individuos del planeta de igual manera, sin importar su origen o su cultura. Según las conclusiones de Ekman, las seis emociones básicas son las siguientes: ira, alegría, tristeza, sorpresa, temor y asco.

Película Inside Out de Pixar
Película Inside Out de Pixar

Pocos se atreven ya a contradecir los postulados de Ekman, que han suscitado un enorme interés en el campo de la psicología y en otros muchos a lo largo de las últimas décadas. El mismo Doctor Lieman, encarnado por el actor Tim Roth en la serie de televisión Lie to me, era un claro reflejo del psicólogo e investigador Paul Ekman. A sus 81 años, este psicólogo entregado a su profesión y a su pasión investigadora, se ha pasado media vida recorriendo el mundo y comprobando mediante distintos experimentos que efectivamente esas seis emociones que define como básicas son universales a la especie humana: todos las expresamos y todos las reconocemos. Actualmente Disney Pixar también ultima el estreno de un largometraje de animación, Inside Out, que recoge esta misma temática y basa su hilo argumental en las teorías de Ekman.

Ante lo exhaustivo de los trabajos de este investigador cuyos diseños experimentales se han replicado hasta la saciedad, ha llegado a ser reconocido y consensuado por la gran mayoría de los autores que sí existen ciertos patrones de reacción afectiva específicos (que se corresponden con las seis emociones básicas de Ekman) y generalizados a todas las personas. Estos patrones de reacción afectiva muestran una serie de características similares en la expresión facial y en el reconocimiento social de esas seis emociones básicas, ya sea en la cara de un ciudadano de Tokio, un indígena Yanomami o un esquimal en Finlandia.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies