El Triángulo de Cobre

Hoy presentamos tres edificios de tipología y usos diferentes tienen un material en común: el cobre.

Icono de fecha 14 Abr 2015 Icono de autor Juan José Perez Monzón
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS
Salón de belleza Fujitsubo
Salón de belleza Fujitsubo, Tokio

Hola, pensar que las experiencias no cambian nuestra forma de ver la vida es algo que, con perdón, no tiene mucho sentido, “au contraire” que diría mi prima francesa, nos conducen siempre a un mundo distinto. La dimensión del cambio que experimentamos es una discusión muy dialéctica y refrescante, además, es el tema preferido cuando nos vemos (mi prima y yo), y ella es la principal protagonista de este artículo, ella y el cobre, claro.

No sé lo que pensaría Sigmund Freud, uno de esos médicos que ha desempeñado un papel crucial en los métodos actuales de la psiquiatría (hay quién lo llama el padre del psicoanálisis), pero tampoco creo que saberlo pudiera cambiar mi punto de vista. Con permiso de mi prima, ya sabéis, francesa y modelo de éxito (casi un tópico), os transcribo aquí un e-mail que me envió recientemente, a ella también le encantan mis artículos y no ha podido evitar mirar con ojos nuevos las construcciones que visita en su agitada carrera profesional. Pero os dejo, que sea ella la que os relate como llegó a apreciar un metal muy particular: el cobre. 

Salón de belleza Fujitsubo
Salón de belleza Fujitsubo, Tokio

Querido Rodolfo: He descubierto el Triángulo del Cobre. Pues sí Rodolfo, tal y como lo lees, he descubierto el Triángulo del Cobre y sí, ya sé que me dirás que es imposible encontrar semejante triángulo a no ser, claro, que lo forjemos nosotros mismos, pero no te adelantes a los acontecimientos y deja que me explique. He seguido el consejo que me diste la última vez que nos vimos, ¿te acuerdas? El de “cuando tengas un respiro, entre sesión y sesión de fotos, disfruta de la arquitectura del lugar”. Pues bien, finalizando enero estaba en Tokio (capital de Japón) y me acerqué al salón de belleza Fujitsubo. 

Se trata de un edificio de planta rectangular que ocupa sólo 108,31 metros cuadrados y que tiene dos características principales: tres grandes tragaluces en el tejado, justo en la cima de tres pirámides con eje descentrado y una envolvente (así la llamas tú ¿no?) de hormigón recubierta de una capa de cobre. El cobre, según me contaron los usuarios del salón, irá cambiando con el tiempo, dado que al oxidarse la capa exterior modificará su  color. Los arquitectos son el equipo formado por Yoshihiro Hirotani y Yusaku Ishida de Archivision y créeme si te digo que están bastante orgullosos de su trabajo, cuya repercusión es muy fuerte si la comparamos con la escasa superficie en la que actuaron.

cobre2
Complejo Andrónico Luksic Abaroa, Chile

Más tarde, en Febrero, estuvimos en Chile (también por trabajo) y acompañé a una amiga a visitar a su padre en el Complejo Andrónico Luksic Abaroa. Este complejo fue inaugurado el pasado año y alberga el Departamento de Ingeniería de Minería de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ocupa una superficie de 3.500 metros cuadrados con instalaciones subterráneas y tiene, además, 1.200 metros cuadrados de áreas verdes (o jardines). El arquitecto responsable (Enrique Browne) se basó en la forma de una grieta minera para el diseño del complejo. 

Como te gustan los números te diré que el edificio costó 4.600 millones de pesos (unos siete millones de euros), tiene un auditorio, salas de oficinas, un Faculty Club con casino (curioso ¿no?), gimnasio y salas de estar. Sobresale hacia la superficie un museo donde se expone la historia de la escuela de ingeniería, un espacio dedicado al fundador (Andrónico Luksic) y una gran roca en el centro (10 toneladas) que fue la primera piedra que salió de la mina, escogida por el señor Andrónico personalmente. Me impresionó mucho el Museo con su forma cilíndrica forrada de láminas de cobre. 

cobre4
Museo del fuego, Zory

Pero mi viaje no acabó en Chile, acabó en la ciudad polaca de Zory donde el equipo de arquitectos OVO Grabczewscy Architekci han diseñado (y construido) otra edificación cuya base es el cobre. En esta ocasión lo descubrí cuando fui a hacer un reportaje en su exterior (pronto lo verás, no te impacientes) en el mes de marzo. Denominan al edificio el “Museo del fuego” dado que el lugar, Zory, significa fuego debido a que se construyó donde un bosque se había incendiado. 

La construcción abarca una superficie de 642 metros cuadrados y está conformada por tres muros recubiertos de paneles de cobre. La disposición irregular de estos paneles y el contorno asimétrico de los mismos hace que la luz reflejada en ellos dance de una forma muy singular, casi como si parecieran llamas, evidentemente, ésta es la idea principal de los diseñadores. Hay que destacar que, para que el cobre no se oxidada con el paso del tiempo, utilizaron un barniz muy especial en toda su superficie, de forma que el efecto “fuego” esté siempre presente en la construcción.  

cobre33
Museo del fuego, Zory

Fue allí, en Polonia, donde descubrí el Triángulo del Cobre que forman las tres edificaciones con sus tres estudios de arquitectura, en tres lugares del mundo, con tres formas geométricas bien diferenciadas, tres usos funcionales distintos y cuyo denominador común es el fantástico cobre, tampoco hay que despreciar el uso de tres lenguas diferentes y que los descubrí en tres meses consecutivos… ¡Besos primo! 

Lo que mi prima obvia en su relato son las fantásticas cualidades del cobre como material de construcción. El cobre es un metal que se puede encontrar en la naturaleza, esto y la alta ductilidad y maleabilidad (propiedad por la que se pueden obtener delgadas capas sin que se rompa o cuartee el material) han hecho que sea utilizado por la humanidad desde (al menos) el año 7.000 antes de Cristo, además, se recicla en su totalidad. Tiene tantos posibles usos como podamos imaginar: adornos en forma de figuras, útiles de cocina, herramientas de trabajo, conductores eléctricos, elementos mecánicos (gracias a su conductividad térmica), canalizaciones de agua, etc. Si miras a tu alrededor, será probable que veas algún elemento de este material, y si no lo ves, es que no estás en el lugar apropiado. Adiós.

El corazón del running
El nuevo capricho de Donald Trump