La verdadera historia de los hombres más ricos del mundo

¿La riqueza se crea o se hereda? Hoy hablamos de la historia de millonarios como Bill Gates, Amancio Ortega, Warren Buffett o Carlos Slim.

Icono de fecha 16 Jun 2015 Icono de autor Marcos Mosteiro
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Cuántas veces nos dedicamos a analizar la frenética y rabiosa actualidad de las grandes empresas y fortunas sin habernos parado a analizar la historia de sus empresarios. Y digo esto porque a nadie le regalan nada. No se consigue el éxito sin el esfuerzo titánico de haber puesto empeño y muchas horas de trabajo. Detrás de estos éxitos están las personas, empresarios que con gran riesgo han sabido gestionar y materializar sus ambiciosos y complejos proyectos. Proyectos en los que involucran a todos sus equipos. Sin estos últimos los grandes empresarios saben que no llegarían a su verdadero fin: el Éxito y la Excelencia. Hay momentos en que es muy recomendable  reflexionar, analizar y aprender que también desde  la humildad y la sencillez se puede llegar muy lejos.

Mansión de Bill Gates en Medina, Washington. Foto: idesignarch
Mansión de Bill Gates en Medina, Washington. Foto: idesignarch

Siempre me ha gustado leer acerca de la historia y la vida de las empresas  -sus comienzos, sus inicios, sus fracasos y sus logros-  y sus gentes. De todo ello se sacan grandes conclusiones. Cuando uno analiza los datos económicos  de las grandes marcas, compañías o empresas, siempre se tiende a establecer el ratio del mes anterior, trimestre anterior… y pienso yo en voz alta: ¿y esta marca como empezó ? ¿y su empresario cómo creó su modelo de empresa para lograr el éxito que hoy tiene? De ahí viene que, de vez en cuando, es bueno pararse a reflexionar e indagar sobre los orígenes de estos personajes rodeados de éxito y gloria.

En unas declaraciones recientes, Warren Buffett manifestó que conocer a las personas de las empresas le da una clara visión de cómo es la empresa de interesante y rentable: “Prefiero conocer a las personas que los balances”El éxito en la empresa está casi siempre vinculado a palabras como esfuerzo, tesón, laboriosidad, actividad, talento, diligencia, dedicación, dinamismo, tenacidad, vigor, aliento, valentía y riesgo. Y hay una palabra que engloba a todas las anteriores, la excelencia. Sin estas palabras, entre otras muchas, el éxito total o la excelencia desde el punto de vista empresarial, no tendría razón de ser.

Fundación Grupo Carso de Carlos Slim
Fundación Grupo Carso de Carlos Slim

Remontándonos en la historia, las primeras fortunas de gente sencilla y humilde surgieron a partir del siglo XVII con el florecimiento del comercio internacional y la creación de las primeras sociedades anónimas que incentivaban el riesgo y la inversión. En los siglos anteriores los más ricos lo eran por herencia y los que nacían pobres y humildes poco podían hacer para mejorar sus condiciones de vida. Era una sociedad formada por clases sociales muy delimitadas y cerradas.

La mayor parte de los multimillonarios del mundo, tanto del presente como del pasado, forjaron su fortuna a partir de la nada. Buen ejemplo de ello son Andrew Carnegie (emigrante escocés que trabajaba de mensajero) y Cornelius Vanderbilt (que dejó la escuela a los 11 años para trabajar en un ferry del puerto de Nueva York),  grandes magnates de la industria del siglo XIX. En el siglo XX, Rockefeller (hijo de un viajante de comercio), Henry Ford (nació en una humilde granja del estado de Michigan), Onassis (emigró a Argentina con una mano delante y otra detrás) y Getty. Todos ellos de origen  humilde, gracias a su talento y a su capacidad de trabajo, terminaron siendo los hombres más ricos y poderosos del mundo. Grandes símbolos del éxito.

Sede de la Fundación de Bill y Melinda Gates
Sede de la Fundación de Bill y Melinda Gates

Lo mismo podemos decir de casi todos los multimillonarios actuales, como es el caso de Bill Gates, Amancio Ortega, Warren Buffett o Carlos Slim, que encabezan la lista Forbes o el índice Bloomberg desde hace años. Tanto la lista Forbes como el índice Bloomberg tienen siempre los mismos nombres en los cuatro primeros puestos, produciéndose cambios o alternancia entre los puestos dos y cuatro, pero el número uno es desde hace años  el imbatible Bill Gates, el hombre más rico del mundo.

Más que hablar de lo que tienen en valor de riqueza me atraen sus historias, sus vidas y cómo construyeron sus hoy imperios. Los valores son intangibles y muchas veces no nos permiten conocer lo más importante que son las historias de sus empresas y gentes. De ellas se pueden sacar lecturas compartidas, o no.

Bill y Melida Gates
Bill y Melida Gates

Bill Gates: “El innovador”  
Bill Gates (1955 Seattle), cofundador junto a Paul Allen de Microsoft en 1975 y creador de Windows, nació el seno de una familia de clase media de Seattle. Su padre era abogado y su madre profesora. En sólo dos décadas se convirtió en el hombre más rico del mundo gracias a su habilidad para transformar la informática personal mediante un sistema operativo, el Windows, fácil de utilizar y compatible. Luchó por conseguir su sueño, llevando a la práctica una gran idea.

Hoy en día Microsoft tiene 101.914 empleados repartidos en 103 ciudades del mundo. Bill Gates tiene una fortuna estimada de 76.200 millones de euros (85.600 millones de dólares). Además de empresario, creador e inventor,  Bill Gates es un gran filántropo. Dona gran parte de sus beneficios a Bill & Melinda Gates Foundation, fundación dedicada a reequilibrar oportunidades en salud y educación a nivel local, especialmente en las regiones menos favorecidas. Un hombre que, con su conocimiento, se ha sabido anticipar  a su competencia.

Warren Buffett
Warren Buffett

Warren Buffett: “El Oráculo de Omaha” 
El genio de las finanzas, Warren Buffett, conocido como el mejor inversionista de todos los tiempos, nació en Omaha (Nebraska). Su familia tenía una tienda de ultramarinos donde trabajó ayudando a su padre. Fue su primer trabajo. También repartió periódicos para ganar algo de dinero y con los ahorros que consiguió compró una pequeña granja a los 14 años. Estudió economía en Columbia Graduate Business School en la Universidad de Nebraska, donde conoció a su mentor, Benjamín Graham, conocido como “el padre de la inversión en valor o value investing”, del que aprendió sobre inversión en acciones y cómo funcionaba la Bolsa de Wall Street, convirtiéndose en el mejor inversor bursátil de la Historia. Hoy es la persona más influyente del mercado financiero estadounidense.

Warren Buffett , el “Oráculo de Omaha”, hizo su fortuna solamente comprando y vendiendo acciones. De hecho compró su primera acción a los 11 años y se arrepiente de haberlo hecho “tan tarde”. Su filosofía de vida se basa en la estricta austeridad, no tiene chófer, ni personal de seguridad, sigue viviendo en la misma casa desde hace más de 50 años y jamás viaja en aviones privados (aunque tiene la compañía de aviones privados más grande del mundo). Además dona gran parte de su fortuna a instituciones benéficas (85%) y, entre estas donaciones, otorgó  a la fundación Bill & Melinda Gates Foundation unos 37 mil millones de dólares (el 80% de su fortuna).

Casa
Casa de Warren Buffett en Omaha. Foto:  fundssociety

Su empresa Berkshire Hathaway (BRK) es dueña de 63 compañías. A la fecha es la fortuna nº 3, con una valoración de 70.200 millones de dólares (62.600 millones de euros), según fuentes de Bloomberg. Actualmente, la composición del núcleo principal de su cartera de inversiones en bolsa es la siguiente: Coca Cola(KO) 19,68%; Wells Fargo(WFC) 14,91%; Burlington Northern (BNI)13.07%;  American Express AXP 10.6%; Procter & Gamble (PG) 9,16%; Kraft (KRFT) 6,49% ; International Business Machines (IBM) 5,5%; WallMart(WMT)3.6%; Wesco Financial (WSC) 3.38% Conoco Philips (COP) 3.32%,  Johnson & Johnson (JNJ) 3.02%, y recientemente adquirió Visa, Master Card y medios de comunicación escrita. Les dio dos únicas reglas a sus directivos: “Número uno: nunca pierdan dinero de los accionistas y Número dos: nunca se olviden la regla número uno”.

Carlos Slim
Carlos Slim

Carlos Slim: “El empresario que nunca se rinde”
El empresario mejicano Carlos Slim nació en 1940 en Ciudad de México. Es hijo de un inmigrante de origen libanés que emigró del Líbano a México, donde montó una mercería. Desde muy pequeño mostró un marcado interés por el comercio, pues su padre solía llevarlo a la mercería y enseñarle sobre ahorro e inversiones. A los doce años y con los ahorros obtenidos de su paga de los domingos, compró acciones del banco nacional de México. A los 13 años se quedó huérfano y los años siguientes fueron difíciles para él.

Estudió ingeniería civil en la Universidad Nacional Autónoma de México y mientras estudiaba, comenzó a dar clases de matemáticas y programación lineal. Era alumno y profesor a la vez. En 1965 fundó su primera empresa, Inversora Bursátil, una firma de corretaje de valores. En los años siguientes creó y presidió varias empresas dedicadas al sector inmobiliario y a la construcción, al tiempo que adquiría otras y empezaba a diversificar su ámbito de actuación (industria, minería, comercio, alimentos…), hasta formar, en 1980, el Grupo Galas, hoy Grupo Carso.

Casa de Carlos Slim en las lomas de Guatupaletc, México
Casa de Carlos Slim en las lomas de Guatupaletc, México

En los noventa adquirió, por licitación, la telefónica Telmex. Fue la primera piedra de su imperio que debe en gran parte a sus buenos contactos políticos. Hoy en día su Holding emplea a más de 78.904 personas. Su fortuna actual asciende a 68.300 millones de dólares, ocupando el 4º puesto según Bloomberg Billionaires.

Slim es enemigo de la ostentación y la extravagancia, es informal, trabaja en mangas de camisa, vive en la misma casa desde hace más de 30 años y viste el mismo tipo de ropa. Desde hace más de dos décadas Carlos Slim ha compaginado su labor empresarial con la filantropía y la creación de varias organizaciones sin ánimo de lucro.

Amancio Ortega. Foto: cortesía de Efe
Amancio Ortega. Foto: cortesía de Efe

Amancio Ortega: “La revolución de la Fast Fashion”
El “self-made-man” español Amancio Ortega, nació en 1936 en Busdongo de Arbás, un pequeño pueblo de León. Hijo de un ferroviario, con 12 años se desplaza a vivir a La Coruña, donde su padre fue trasladado. Con 13 años de edad comenzó a trabajar en la camisería Gala en La Coruña. Después trabajó como dependiente en la mercería La Maja. En el año 1972, gracias a un pequeño préstamo, crea Confecciones GOA, S.A., dedicada a la fabricación de batas y que se convirtió en la base de su imperio textil.

En 1975 abrió la primera tienda llamada Zara en una céntrica calle de La Coruña, en la que vendía ropa para hombre, mujer y niño. En 1976 GOA, S.A. se constituye como propietaria de Zara, y sus establecimientos se expanden por toda España. En 1985 crea el grupo Inditex junto con su ex esposa, Rosalía Mera. Es en estos años cuando se produce la llamada “Zara Revolution” con una gran expansión mundial. Hoy en día Inditex es fuente de estudio en las más pretigiosas Universidades del Mundo y con su concepto de la Fast Fashion ha sabido ganarse a todo tipo de público, sin distinción de clases sociales.

En
En 1975, Amancio Ortega abrió la primera tienda ‘Zara’

Un hombre metódico, austero y de costumbres fijas, a quien le gusta tener contacto diario con su equipo. Infatigable día a día, contrasta con su reducido equipo directivo, no más de 25 personas, las estrategias  y tendencias del mercado. Muchos de ellos continúan en su cargo desde la década de los años 90. Inditex da empleo hoy en día a  137.000 empleados en 88 países (27 mercados por internet). No menos importante es su brazo inversor patrimonial, Pontegadea, quien realiza inversiones inmobiliarias siempre en zonas Prime de locales comerciales, hoteles y centros comerciales. La fortuna de Amancio Ortega  es de 63.700 Millones de euros (71.500 millones de dólares) según Bloomberg.

Los cuatro más poderosos del mundo tienen algo en común: la excelente intuición, saberse rodear de los mejores, el esfuerzo, talento, sacrificio y la filantropía. Hombres que a temprana edad forjaron verdaderos imperios y que han sabido salir de su zona de confort.

Casa de descanso de Amancio Prada. Foto: forbes
Casa de descanso de Amancio Ortega. Foto: forbes

La enseñanza que se extrae de tantos casos de millonarios salidos de la nada durante los dos últimos siglos es que el trabajo, la dedicación, la calidad humana y la voluntad de triunfar son el mejor activo que una persona puede tener.  Y sobre todo, saber salir a tiempo de la zona de confort, sabiendo que sin miedos se puede llegar lejos. El talento, el éxito y la excelencia, a diferencia del dinero, no se heredan. 

DisclosureEl autor no se responsabiliza sobre las opiniones expuestas en el artículo. El texto ha sido escrito de manera libre expresando ideas propias, sin recibir ninguna compensación por ello. El autor no tiene ninguna relación de negocios con cualquiera de las empresas cuyas acciones se mencionan en este artículo.

guess
inditex portada
marta ortega portada
inditex zara portada
Amal Clooney Faithful to Bellagio
Todos los secretos de 007