EducaciónTheLux

Evita que te roben en vacaciones

Los que comparten su vida en Internet con mayor o menor éxito, sí son multitud. Y sus acciones tienen consecuencias.

Patricia Peyró. 09/10/2015

Se acerca el puente del Pilar, uno de los más esperados del año, y más de uno tiene ya las maletas hechas para marcharse de viaje y abandonar el hogar. La euforia del viaje y sus preparativos nos invitan a compartir esa alegría con los demás: con nuestros amigos… ¿Y con quién más?

“Todos sabemos que Carla se va a México este puente porque lleva toda la semana anunciándolo en Instagram. Primero se fue a comprar bikinis a La Perla y luego reservó en un mega hotel de 5 estrellas en Playa del Carmen.  El caso es que nos hemos enterado todos: se va mañana y vuelve el próximo miércoles”.

d
Los expertos advierten de la peligrosidad de relatar nuestra vida en Internet

Carla es un ejemplo más de chica moderna y actual. Además, es un cliché del life&style y comparte lo que hace porque marca tendencia. Aunque no todas las chicas son como Carla, los que comparten su vida en internet con mayor o menor éxito, sí son multitud. Ya sea Facebook, Twitter  o Instagram, las redes sociales enganchan porque además de servir para cotillear al amigo y leer noticias afines a nuestro interés, nos permiten contar nuestra vida, hacer autobombo o simplemente compartir imágenes de dónde estamos en tiempo real.

Sin embargo, el abuso del exhibicionismo no está libre de riesgos. Además de poner en juego nuestra propia reputación y “marca personal”, la sobreexposición suele ir acompañada de la exposición de datos personales e información sensible.

d
Ahora los métodos han cambiado y el ladrón nos atrapa a nosotros.

Pocos se paran a pensar en los riesgos de compartir su vida en tiempo presente y en el corto plazo ni en quién será el destinatario de todos esos post, pero lo cierto es que la información suministrada por las redes sociales constituye una de las mejores fuentes que utilizan “los cacos” para hacer su particular agosto con las vacaciones de los demás. De hecho, los ladrones hacen uso de las apps para averiguar si las Carlas de España estarán en casa o se marcharán de viaje, para poder ir a asaltar el hogar con total libertad.

Las vacaciones de los demás son el horario de oficina de los cacos y esta realidad ya motivó este verano la curiosa campaña de Wattio, empresa de seguridad vasca. Esta compañía explica cómo las redes sociales son las favoritas de los delincuentes para seleccionar a sus víctimas, tal y como se ha observado en un reciente estudio en el que se demuestra que las clásicas pistas como el buzón lleno o las persianas cerradas ahora son historia, ya que los cacos lo que hacen es seguirnos en Instagram o en Twitter o en Facebook o en Swarm.

d
Los expertos en seguridad recomiendan “no molar tanto”. Foto: Instacacos

Los riesgos de mostrarnos demasiado
Con su campaña Instacacos, llevada a cabo en Instagram, los expertos en seguridad hacen una llamada a la reflexión sobre las consecuencias que puede tener dar tanta información sobre uno mismo. Aunque lo hagamos sin darnos cuenta, dejamos señales cuando nos alejamos del domicilio, especialmente cuando hacemos uso de las apps que invitan al Check-in por geolocalizacion. Desde Wattio nos animan a ser un poco más discretos siguiendo estos consejos:

  • Ser exclusivo y sólo mostrarse a los amigos, restringiendo el acceso público.
  • Evitar el tiempo real y hacer post en diferido
  • “No molar tanto”: disfrutar más y no contarlo tanto.
  • No dejar que nos etiqueten los demás: si no lo dices tú, no permitas que lo haga tu amigo.
Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies