Centros Educativos

La bosque-escuela ya está en España

Se trata de una educación 'distinta' para niños hasta los seis años y que comenzó a hacerse popular en países como EEUU o Dinamarca.

Patricia Peyró. 08/12/2015

Llegan a España las Bosque-escuelas, un concepto nuevo que nos desconcierta, pero que en el norte de Europa y en países como Estados Unidos ya funciona como una opción educativa más. Cuando Sally nos comentó que sus hijos Mara y Alessandro iban a tomarse un año sabático de su colegio británico de Madrid para irse a estudiar durante el siguiente curso al bosque de Cerceda, las demás madres del colegio no pudimos sino sorprendernos. Lo que en un principio entendimos como un simple cambio de domicilio, en realidad era mucho más que eso: les llevaba a la primera bosque-escuela de Madrid y de España.

Refugio para que los niños aprendan jugando
Refugio para que los niños aprendan jugando

Ella, de origen italiano, y su marido inglés, no dudaron ni por un momento en hacer las maletas e irse corriendo para allá. Tuvieron que darse prisa, puesto que esta metodología, reglada y homologada por la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de Madrid, sólo es válida para los niños hasta los seis años, correspondientes al Segundo Ciclo de Educación Infantil.

Las clases son al aire libre pero no sólo se juega
Las clases son al aire libre pero no sólo se juega

Lo que a ellos les pareció una maravillosa oportunidad educativa -que tal vez conocieran de otros países- a los demás no deja de asombrarnos, y es que los principios de esta metodología son ciertamente diferentes a los de la educación tradicional.

Para empezar, se sustituye el concepto del recinto cerrado y estructurado de las clases por una educación al aire libre que podrá ser en el bosque, como en el caso de Bosquescuela, pero también podría tener lugar en el campo o en la playa. Lo importante es que sea en contacto con la naturaleza y siempre prescindiendo de los instrumentos que clásicamente conocemos.

Aquí no hay mesas, ni lápices ni ningún otro material escolar típico. En cambio, hay árboles, ramas, piedras, espacio para correr… y muchos recovecos por descubrir. Naturaleza en estado puro con unos elementos que constituyen, según explican los directores del colegio, herramientas y fuentes ideales para fomentar el aprendizaje infantil.

El proyecto Bosquescuela es iniciativa de Odile Rodríguez de la Fuente, directora de la fundación con el nombre del naturista y divulgador más famoso de nuestra historia. Junto con el alemán Philip Burchner, educador y agente forestal, han emprendido el camino de una escuela alternativa en sus métodos y formas, pero con la seguridad de ofrecer todos los recursos que necesita un niño para integrar los aprendizajes necesarios propios de su edad y de forma bilingüe inglés-español.

La bosque-escuela de Cerceda está reglada por la CAM
La bosque-escuela de Cerceda está reglada por la CAM

Además de la formación en respeto por la naturaleza y el medio ambiente, en las bosque-escuelas se llevan a cabo un montón de actividades con las que, en realidad, sí nos sentimos muy familiarizados: talleres de manualidades, juegos de memoria, teatro, tretas matemáticas… Esto sí, siempre lejos de los juguetes y elementos prefabricados para optar por un material didáctico de origen natural.

Educar en el bosque no significa instruir a pequeños salvajes. Estos párvulos aprenden lo mismo que los otros y sin estar del todo aislados del entorno urbano al que se enfrentarán en su ciclo educativo posterior. Para fomentar esta integración con la vida urbana alejada de la naturaleza, los pequeños realizan salidas semanales a poblaciones cercanas para visitar bibliotecas, museos y exposiciones e incluso centros de trabajo.

Beneficios de una educación al aire libre
En este tipo de educación se busca ‘la curiosidad como motor de aprendizaje’, procurándose fomentar el juego espontáneo y la imaginación para llegar al aprendizaje de materias que conocemos y otras que se desarrollan de forma paralela en las escuelas:

  • Matemáticas, aritmética y geometría.
  • Interiorización de las nociones espaciales básicas y desarrollo de la psicomotricidad.
  • Habilidades en lecto-escritura usándose materiales del medio natural.
  • Fortalecimiento de la autoestima y la seguridad en uno mismo para expresarse y comunicar.
  • Desarrollo de la empatía trabajándose la conexión, la autenticidad y el respeto.
Los niños aprenden mucho más que las materias 'tradicionales'
Los niños aprenden mucho más que las materias ‘tradicionales’

¿Cuánto cuesta una educación al aire libre?
Bosquescuela ofrece cursos escolares completos o campamentos de tiempo libre. Para optar por un curso completo, primero habrá que realizar una preinscripción gratuita que continuará con una visita guiada al centro. Este punto será fundamental para que los padres conozcan los aspectos más relevantes de la metodología de ‘la naturaleza como aula’.  Posteriormente se solicitará formalmente la matrícula en caso de admisión.

Las escuelas al aire libre tienen su origen en Suecia, Dinamarca y Alemania
Las escuelas al aire libre tienen su origen en Suecia, Dinamarca y Alemania

El precio de las tarifas  para el curso 2016-2017 es de aproximadamente 500 euros al mes para una jornada completa de 8:30 a 16:30 horas, incluyéndose comedor y excursiones. Tienen descuentos si son varios los hermanos matriculados en el centro. Para más información se puede contactar con info@bosquescuela.com


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies