Cultura

El tiempo recobrado de María José R. Escolar

La exposición nostálgica y emocional de esta artista palentina se puede disfrutar del 10 al 17 de diciembre en Espacio Rina Bouwen de Madrid.

The Luxonomist. 09/12/2015

María José Rodríguez Escolar (Palencia, 1964) presenta mañana una muestra que es a la vez una rigurosa investigación formal sobre la composición y el color y un fascinante despliegue de expresividad nostálgica y emocional. Nada hay como las fotografías antiguas para remover los sedimentos de la memoria e insuflar vida nueva a las vivencias y sentimientos olvidados.

Fotografías de los 70 como base de los cuadros de la muestra
Fotografías de los 70 como base de los cuadros de la muestra

Tiene por ello poco de sorprendente que la obra última de María José, cuyo trabajo se ha fundamentado en un profundo interés por la representación del paso de tiempo y por el recuerdo, consista en una serie de cuadros que utilizan como modelo fotografías familiares de los años 70 del pasado siglo. No se trata de fotografías de estudio, ni siquiera de fotografías que hayan sido tomadas con un mínimo de intención artística.

Las escenas cotidianas nos envuelven en nostalgia y recuerdos
Las escenas cotidianas nos envuelven en nostalgia y recuerdos

Son escenas que representan a personajes ordinarios en situaciones comunes de la vida, tomadas por personas igualmente ordinarias que, al pulsar el botón de la humilde cámara Kodak, no tienen otra ambición formal que dejar al grupo razonablemente centrado (aunque ese descuido formal haya generado una estética que todos reconocemos, una estética que domina esos álbumes de tapas rojas o verdes que todos guardamos en nuestras casas).

El color es la clave en cada uno de los cuadros de María José
El color es la clave en cada uno de los cuadros de María José

Una vez reveladas, presentan sin excepción el color estándar tan característico del proceso industrial de la época (color que, es cierto, ha dado lugar también a una estética perfectamente reconocible).

María José respeta totalmente la esencia de las fotografías
María José respeta totalmente la esencia de las fotografías

El trabajo que la pintora realiza utilizando como modelo esas fotos, es fascinante. Por una parte, las respeta escrupulosamente, sin modificar en absoluto ni las composiciones tan espontáneas como anárquicas ni el cromatismo tan característico del revelado kodak. En esa decisión manifiesta un gusto y una inteligencia notables.

Cada cuadro es una mezcla de belleza estética y sentimentalismo
Cada cuadro es una mezcla de belleza estética y sentimentalismo

Hay un filón estético inagotable en esas fotos familiares de época, tanto desde el punto de vista de la composición (en muchas de ellas, en el contraste delicioso entre la rigidez e impostación de los adultos, que son normalmente conscientes de que están posando, y la espontaneidad de los niños) como en los colores tan llamativos (muchas de las fotos están tomadas en verano, bajo una luz cenital y sobrexpuesta).

Las fotos fueron tomadas con una Kodak y casi todas en verano
Las fotos fueron tomadas con una Kodak y casi todas en verano

Por otro, las transfigura completamente. Si la impresión primera al observar los cuadros desde una cierta distancia, es que nos hallamos ante obras que casi se podrían definir como de la escuela hiperrealista. La aproximación revela una pincelada que por momentos tiene más que ver con el impresionismo, aunque ni esa ni ninguna otra categorización sea finalmente eficaz para definir la técnica que María José aplica al lienzo.

3
La sensibilidad y destreza en el uso del color es evidente en cada lienzo

La pintora define las escenas como sentimentales y nostálgicas. Los peligros de hacer arte con esos mimbres -los de la sentimentalidad y la nostalgia- son numerosos y bien conocidos. El más evidente de ellos es el caer en la sensiblería y el kitsch. Al mismo tiempo, la gloria que depara saber trabajarlos con sensibilidad y destreza no es menos evidente. Ser capaz de conmover al espectador de una manera radical. Los cuadros de María José lo consiguen plenamente.

La muestra incluye también una serie de retratos al óleo y grafito
La muestra incluye también una serie de retratos al óleo y grafito

La exposición se completa con un conjunto de retratos realizados al óleo y a grafito que corresponden a diferentes etapas  de la evolución de María José Rodríguez Escolar, pero que se caracterizan, todos ellos, por una agudísima certeza psicológica y por transmitir una sensación de realidad tan potente como la que nos comunica la serie basada sobre las fotografías.

*Se podrá disfrutar de esta exposición entre el 10 y 17 de diciembre. Espacio Rina Bouwen, C/Augusto Figueroa 17, 3º. Madrid.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies