Cine

El rey del Mundo 2.0

Llega a las pantallas la vision más revolucionaria y fiel a la vida del genial Steve Jobs con Michael Fassbender metido en su piel.

Amalia Enríquez. 31/12/2015

Cuando Steve Jobs apareció en nuestras vidas, no imaginamos lo mucho que nos las iba a cambiar. Su aportación al mundo del cine de animación en Pixar y “los inventos” revolucionarios en el universo Apple irrumpieron como un huracán en nuestras emociones, primero, y las necesidades después.

d
Steve Jobs rozaba la genialidad

Como suele ocurrir en estos casos, en los que el hombre roza la genialidad, se activa nuestra curiosidad por saber los máximos detalles y pormenores de esa vida excepcional, que hace posible que la admiración se vuelva casi adictiva. El cine, siempre atento a lo que crea expectativa y concita pasiones desmedidas, suele resolvernos esas carencias informativas con una película cargada de detalles. Y, con ese fin, comenzamos el año con el estreno de STEVE JOBS, película con el pedigrí del “rey del mundo 2.0”.

Dirigida por el oscarizado Danny Boyle, a partir de un guión del también laureado Aaron Sorkin, STEVE JOBS es la historia, con luces y sombras, de este genio de nuestro tiempo. Protagonizada por Michael Fassbender y Kate Winslet, la producción viaja a través del lanzamiento de tres productos icónicos en la carrera de Jobs, empezando con el Macintosh en 1984 hasta la presentación del Mac en 1998. Con esos referentes, la película nos lleva al corazón de la revolución digital gracias a un retrato intimista de su creador.

La película retrata a
La película retrata al creador de la ‘Era Apple’

A juicio de Boyle, Steve Jobs es un personaje de proporciones shakesperianas“Es fascinante, brutal y divertido. En la vida nos encontramos con personas así, alrededor de las que orbitamos; casi puede decirse que vivimos a través de su reflejo y no somos capaces de alejarnos. Tienen fuerza gravitacional. Inspiran auténtica devoción. Son personajes deslumbrantes que merecen ser estudiados de cerca. Nuestro protagonista se cruza con personas que le son absolutamente fieles, mientras que otras le ven como un monstruo. En cierto sentido, es un monstruo que se volvió hermoso gracias al lenguaje… y a dos mujeres”.

Nunca dudó que Michael Fassbender sería el perfecto Jobs: Nunca había trabajado con un actor que hiciera el recorrido que realizó Michael con semejante ferocidad de entrega. Nunca le vi recurrir al guión o a las hojas… y tenía que recitar cada día parrafadas comparables a los diálogos de ‘Hamlet’ o de ‘El rey Lear’. Absorbió el guión de una forma que fue mucho más allá de que aprenderse el papel. Nunca preguntó en qué momento debía decir una frase. Conocía el guión como si lo hubiera escrito, lo que dio a su interpretación una fuerza incomparable; daba la sensación de ser capaz de crear algo en cualquier momento con casi nada. Siempre había pensado que Michael tenía algo de Steve Jobs”.

Nadie puede negar sus logros pero, como “nunca llueve a gusto de todos”, hay quien cuestiona sus métodos y algunas tácticas que, a juicio del algunos, fueron maquiavélicas. Fassbender cree en esa percepción: “Puede que algunas vertientes de su personalidad fueran simplemente crueles. ¿Realmente era necesario tratar a la gente así? Puede que no. Pero la personalidad y los logros van unidos. En ciertas ocasiones hay que provocar y manipular. Como actor, sé que los realizadores emplean esas tácticas algunas veces. Si llevo muchas horas trabajando, pierdo la paciencia mucho más deprisa y Steve trabajaba muchas horas sin descanso.

Hicieron jornadas de veinte horas las tres o cuatro semanas anteriores al lanzamiento del Macintosh. Ya se sabe, en cualquier negocio, si uno está quieto demasiado tiempo, la competencia le deja atrás. Steve Jobs era muy consciente de que debía avanzar constantemente. ¿Cuántos días de vacaciones se tomó en 40 años? No creo que muchos. Tenía una visión, y pasó unos 40 años persiguiéndola; me parece toda una hazaña. Tuvo la capacidad de perseguir esa visión durante décadas, no todo el mundo resiste tanto sin ser pisoteado en el camino. Me parece que era un ser humano muy complejo”.

Fassbender interpreta a Steve Jobs
Fassbender interpreta a Steve Jobs

Hijo biológico de un sirio musulmán y americana, que se quedó embarazada en su etapa universitaria, Steve fue dado en adopción a la familia Jobs, de la que tomó su apellido. Un origen que le marcó de por vida y del que pocas veces habló en público. Lo hizo en la universidad de Standford ante cientos de graduados. Ese discurso, en el que desmenuzó su vida, forma parte ya de la memoria colectiva. Es el pensamiento de un genio que murió antes de lo que tenía planeado a causa de un extraño cáncer de páncreas. Los adictos a los inventos de la “empresa de la manzana” dicen que, desde que no está, Apple no es lo mismo… *Fotografías: Universal Pictures. 


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies