Alfonso Herrera, el mexicano ‘elegido’ por el cine

El actor se convierte en protagonista de la cinta de Antonio Chavarrías. Quédate con su cara porque ha llegado para quedarse.

Icono de fecha 01 Sep 2016 Icono de autor Amalia Enríquez
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Acaban las vacaciones y, en el último trimestre del año, se revoluciona el mundo del cine. Se van agotando los plazos para poder entrar en nominaciones y los estudios cinematográficos empiezan a dar salida a los últimos estrenos en cartera para posibilitar el acceso a ese posicionamiento. Esta semana se estrenan varias películas de muy diferente perfil. Puestos a seleccionar, nos quedamos con ‘El Elegido’, cuyo título produce el efecto de un imán. Basada en un hecho real, la historia nos lleva a la España de 1937 y nos descubre episodios de nuestra historia desconocidos para muchos.

El Elegido', dirigida por Antonio Chavarrías
El Elegido’, dirigida por Antonio Chavarrías

¿Sabías que Trosky vivió en Méjico y que un español fue el elegido para matarle? Dirigida por Antonio Chavarrías, con un reparto internacional, la protagoniza el mexicano Alfonso Herrera, al que acompañan Elvira Mínguez y los británicos Hannah Murray y Henry Goodman. ‘El Elegido’ nos acerca a Ramón Mercader, un joven comunista español, que fue captado por los servicios secretos soviéticos para participar en un complot ordenado por Stalin. A inicios de 1940 viajó a México para encontrarse con su amante y cumplir una orden: asesinar a Trotsky.

Alfonso Herrera, al que apodan ‘Poncho’, no es un desconocido en el mundo de la interpretación, aunque en nuestro país su popularidad es reciente. Después de triunfar de adolescente en el mundo de la música como integrante del grupo mejicano RBD, se dejó llevar por el mundo de las series y el cine, aunque su vocación sigue siendo ser piloto de aviación. Su rostro causa sensación. En estos momentos, al otro lado del charco por su participación en la serie ‘SENSES8′, en la que interpreta a la pareja de Miguel Ángel Silvestre.

“Hicimos un gran equipo”, me comenta Poncho en nuestro encuentro en Madrid antes del verano. “Él es un estupendo compañero, muy fácil de llevar. La dinámica y complicidad que establecimos hizo muy llevadero todo. La serie está siendo un éxito y es gracias al trabajo de todos”.

Alfonso Herrera llega dispuesto a triunfar en el mundo del cine. Foto: ©Xavier Torres-Bacchetta
Alfonso Herrera llega dispuesto a triunfar en el mundo del cine. Foto: ©Xavier Torres-Bacchetta

The Luxonomist: ¿Cómo aterrizas en el mundo de la interpretación?
Alfonso Herrera: Yo iba a estudiar aviación en Tejas. Tenía 19 años y era lo que quería hacer. Mandé la solicitud y me aceptaron para hacer el examen. En ese momento, yo estaba en un grupo amateur de teatro en Méjico. Conmigo actuaba la hija de un director de cine muy importante en mi país. Me invitó a hacer un casting para una película que iba a hacer. Lo pasé, hice la película y decidí ir a hacer el curso de aviación, pero se cruzó en mi camino una serie de televisión. La hice y, cuando ya me iba por fin al curso de Tejas, me hablaron de otra película. Fui encadenando un trabajo con otro y ¡hasta hoy! Igual ahora, que he terminado ‘El Elegido’, hago por fin el curso de aviación (risas).

TL: El destino te tenía preparado un trabajo adictivo…
AH: Sin duda alguna, porque la interpretación lo es. Te da muchas herramientas y, cada proyecto, te va perfeccionado y te prepara para el que sigue. Yo no soy el mismo que cuando empecé. Habría sido muy mala señal que me quedara estancado.

Elvira Mínguez, una de las protas de la cinta
Elvira Mínguez, una de las protas de la cinta

TL: Ese momento de decir en casa que ‘quieres ser artista’…
AH: Mi papá es odontólogo y mi madre se dedica a los bienes raíces. Nada más alejado de este mundo de la interpretación. Aún es hoy el día en el que mi papá me sigue preguntando por qué no elegí una profesión más normal, una dedicación con horario, de 8 de la mañana a 4 de la tarde. Para ellos no ha sido fácil. Vieron que, cuando lo decidí, me lo tomé todo de una manera muy responsable y se preocuparon hasta un cierto punto.

TL: ¿Y ahora?
AH: Ahora están felices porque me ven encantado con mi elección, pero lo que de verdad les alegra es que siga trabajando, que no haya tenido etapas de paro. Como a todos los padres, eso es lo que más les preocupa.

TL: ¿Nunca te has arrepentido de no estar ahora pilotando un avión en lugar de interpretar a diferentes personajes?
AH: No, nunca. Esta profesión es inestable, tiene altibajos, es una auténtica montaña rusa ¡y ese es uno de sus encantos! Yo veo la interpretación como un trabajo, nada más. Si uno logra verlo con esos ojos, es más fácil de llevar y te hace sufrir menos.

Un momento del rodaje de 'El Elegido'
Un momento del rodaje de ‘El Elegido’

TL: ¿Cómo llega ‘El Elegido’ a tu mesa de propuestas?
AH: Antonio Chavarrías, el director, estaba en la ciudad de México. Cené con él y con la productora del proyecto. Tuvimos una conversación de unas dos horas, en las que me contaron la película que querían hacer, el personaje que él veía y me dieron unas escenas para poder trabajar y hacer una audición dos días después. La hice y, a los diez días, me dieron la noticia de que era ‘el elegido’. Fue algo muy importante para mí porque sé que hubo un casting muy exhaustivo en España, en Latinoamérica y en LA.

TL: ¿Qué te hizo distinto?
AH: ¡Qué difícil esto que me preguntas! Me produce pudor autovalorarme. Yo creo que pudo ser un punto a favor el idioma, hablar inglés sin acento español. Era algo fundamental para el personaje. El director también me dijo que me parezco físicamente al protagonista real de la historia. Yo he visto fotos y difiero de esa apreciación pero, si me ha servido para obtener el papel, bienvenido sea.

TL: ¿Dónde has dejado el acento mexicano para tu personaje de doble papel, un español y un francés?
AH: Lo tuve que trabajar mucho, muchísimo. Fue parte de la elaboración del personaje y me costó lo que no está escrito. Soy más mexicano que el chile y eso incluye el marcado acento de mi país, que tengo y que ahora estás comprobando. Cambiar el acento es algo que aceptas cuando te lanzas a la aventura de encarnar a un personaje que no es de tu nacionalidad. Mira el excelente trabajo que hizo Oscar Jaenada como Cantinflas. Hizo un trabajo bárbaro. Todos los mexicanos nos quedamos asombrados.

Herrera tuvo que cambiar por completo su acento mexicano
Herrera tuvo que cambiar por completo su acento mexicano

TL: ¿Cómo se trabaja un acento que no es el tuyo?
AH: Lo tuve que trabajar con un coach de acento. Lo primero que hicimos fue neutralizarlo y luego ya empiezas a trabajarlo en profundidad. Lo que yo realmente hice fue perfeccionar ese acento en las escenas que tenía que interpretar. Estaba con cientos de papeles con tachones, que me indicaban cómo debía hacerlo. Al terminar la escena, volvía a mi acento habitual como algo mimético.

TL: ¿Conocías la historia?
AH: Parte de ella, al menos. Cada vez que viene un amigo a Ciudad de México le llevo a ver la casa de Trosky. Cuando vengas a mi ciudad, te llevaré. Es cita obligada. Lo que no conocía tan bien es la historia de mi personaje, Ramón Mercader. Gracias a esta película pude adentrarme más en la historia y acabar entendiendo lo que él hizo.

TL: ¿Crees que era un hombre convencido de lo que hacía o estaba succionado por su madre?
AH: Desde mi punto de vista, tanto él como su madre veían a la Unión Soviética y sus ideales como algo casi divino. El ser ‘el elegido’ para llevar a cabo esa misión era el summum, no podía aspirar a más. El adquirió, desde la cuna, esa admiración auspiciado por su madre. Convirtió su misión en casi una acción religiosa.

Parte del equipo durante el rodaje de la película
Parte del equipo durante el rodaje de la película

TL: ¿Qué te conquistó de Ramón Mercader?
AH: Tiene muchas capas, muchas aristas. Ramón Mercader tuvo que realizar un trabajo de actor e interpretar un personaje para sacar adelante su encomienda. Unas veces era Ramón y otras Jacques. La posibilidad de duplicarme, interpretar diferentes acentos, hablar en inglés, francés, español… Todo eso era un reto fascinante porque, en la película, no experimenta un cambio físico, sino una transformación desde dentro. Eso me pareció un privilegio para un actor.

TL: ¿Eres más Ramón o Jacques?
AH: Me gusta la determinación de Ramón para llevar a cabo la tarea y la elegancia con la que caminaba y se desenvolvía Jacques. Eran mundos totalmente diferentes, compatibles y atrayentes. Uno (Ramón) era un soldado, un guerrero, una persona que estaba literalmente arriesgando la vida. El otro (Jacques) era un tipo refinado, pulcro, de una educación exquisita. El contraste entre ambos me pareció tremendo y muy atractivo para un actor.

La cinta cuenta la historia del español que debía matar a Trostky
La cinta cuenta la historia del español que debía matar a Trotsky

TL: ¿Cómo te sentiste realmente en la piel de un farsante?
AH: Traicionó a todo el mundo y ese fue su gran éxito. Es tremendo alcanzar la gloria por algo tan negativo. La verdad es que es una historia muy rica porque es una película basada en hechos reales, histórica, que tiene romance, una temática thriller, con espías. Es un film muy interesante, la verdad.

TL: Traicionó incluso a su mujer, ¿realmente estuvo enamorado de ella?
AH: No se sabe, pero yo tengo mi hipótesis y creo que sí. La única vez, en toda la historia, que ramón se quiebra, se rompe, es cuando se descubre todo y tiene el cara a cara con su mujer. Ella nunca quiso volver a hablar de ese momento en toda su vida, por eso yo considero que ella le amó sin condiciones y él le correspondió.

TL: Tu personaje acataba órdenes sin preguntar, ¿Alfonso también es así?
AH: No, ¡para nada! A mí me gusta saber el porqué y trabajar en equipo. Hacerlo implica cuestionar y dejar que te cuestionen, hacer preguntas, buscar respuestas y que te las hagan a ti.

Jennifer Aniston y Justin Theroux a
Pitt berry a
Martin a
Dougla a
Vuelta al cole con Dolce & Gabbana
¿Sabes quiénes son tus verdaderos amigos?