Cine

El rey del engaño

Las peripecias de Francisco Paesa y Luis Roldán saltán a la gran pantalla en “El hombre de las mil caras”.

Amalia Enríquez. 22/09/2016

A principios de los 90 conocimos a un grupo de personajes, políticos y aspirantes a ser más poderosos que nadie, que convulsionaron a la opinión pública no acostumbrada, en aquellos años, a los corruptos, ladrones, malversadores y pícaros con premeditación y alevosía. Francisco Paesa y Luis Roldán se convirtieron en el “perejil de todas las salsas”, en los reyes indiscutibles de los informativos, en los protagonistas de unos episodios que por desorbitados se antojaban de difícil comprensión.

Eduard Fernández, José Coronado y Alba Galocha en El hombre de las mil caras
Beatriz, sobrina de Paesa (Alba Galocha) junto a Paco Paesa (Eduard Fernández) y Camoes (José Coronado)

Sin embargo, las acciones más increíbles son las que realmente sucedieron. Esas rocambolescas aventuras son las que se recogen en “El hombre de las mil caras”, la nueva película de Alberto Rodríguez con un reparto adictivo: Eduard Fernández (Paco Paesa), José Coronado (Camoes), Carlos Santos (Luis Roldán), Marta Etura (Nieves, sra de Roldán) y Alba Galocha (Beatriz, sobrina de Paesa). Sería complicado saber quién de ellos era más ambicioso, codicioso y embaucador.

Francisco Paesa ha sido hombre de negocios, banquero en Suiza, traficante internacional de armas, gigoló, playboy, diplomático, aventurero, estafador y agente secreto. En un momento dado, es traicionado por el Gobierno y se ve obligado a huir del país. Cuando regresa al cabo de los años, todo ha cambiado. Está arruinado, es incapaz de poner en marcha un negocio y su matrimonio hace aguas.

Eduard Fernández , Carlos Santos y Marta Etura en El hombre de las mil caras
Eduard Fernández , Carlos Santos y Marta Etura en un momento del rodaje

En esas circunstancias, conoce a Luis Roldán y su mujer que le ofrecen un millón de dólares a cambio de que les ayude a salvar 1.500 millones, robados de las arcas públicas. Es el momento perfecto para vengarse, rehacer su maltrecha situación económica y traicionar, de paso, a su cliente. Con la ayuda de su incondicional Camoes creará una minuciosa operación, digna de los mejores espías.

Amalia Enríquez con Alberto Rodríguez y Carlos Santos
Amalia Enríquez con Alberto Rodríguez y Carlos Santos

Alberto Rodríguez es, desde Grupo 7, un valor seguro y en alza. No hay actor que se precie que, en estos momentos, no dé media carrera por trabajar con él. Es minucioso, preciso, exigente y tiene muy claro el resultado que quiere conseguir. Trabaja, desde hace años, con el mismo equipo. Solo con una mirada saben lo que hay que hacer.

Eduard Fernández es, sin duda, uno de los mejores actores de nuestra filmografía. En comedia o en drama, su talento se ajusta perfectamente al cometido que le toque es suerte. Es Francisco Paesa, Paco como le llama él.

Eduard Fernández como Francisco Paesa en El hombre de las mil caras 2
Paco Paesa (Eduard Fernández) es un enamorado del riesgo

Fue un jugador empedernido, un impostor, un trilero enamorado del riesgo y de los saltos mortales. Es un hombre frío, cerebral y sumamente inteligente. Busca notoriedad, celebridad e, inconscientemente, un modo de poder empatizar con la gente, sentir y emocionarse.

José Coronado es Jesús Camoes, un tipo de familia bien, piloto de aviación y socio inseparable de Paesa. Confía en él pese a todas las mentiras y triquiñuelas que le dice y hace. Es un hombre que disfruta con la aventura y se apunta a lo que sea.

Alberto Rodríguez y Jose Coronado en El hombre de las mil caras
José Coronado junto a Alberto Rodríguez en un momento del rodaje

Atractivo, bon vivant, un hedonista amigo de todos los placeres del mundo. Divertido, bocazas y extrovertido. Es honesto, confiado y generoso. No tiene filtros ni dobleces. Es cándido y espontáneo.

Carlos Santos es Luis Roldán. Su caracterización física es la estética más sobresaliente de todos los personajes y su interpretación una auténtica revelación. Su Roldán es otro estafador inteligente y ladino, con un inconsciente complejo de inferioridad.

Carlos Santos y Marta Etura en El hombre de las mil caras
Luis Roldán (Carlos Santos) junto a su mujer Nieves (Marta Etura)

Astuto y con dosis de cinismo. Soberbio, autoritario, divertido, aventurero, enérgico, valiente, consentido del humor, inestable y tendente a la depresión.

En una película, en la que los hombres son los protagonistas absolutos, el papel de la mujer también es relevante. Marta Etura, como mujer de Luis Roldán, y Alba Galocha, en el papel de la sobrina de Paesa, demuestran que el factor femenino puede llegar a ser determinante en cometidos de responsabilidad.

Marta Etura Alba Galocha y Amalia Enríquez
Amalia Enríquez con Marta Etura y Alba Galocha

Con todos ellos hemos vivido un día de nervios, promoción y presentación de la película en el festival de San Sebastián. Un día en el que prensa y público se rindieron al talento de director y actores. El sábado termina esta 64 edición del certamen y se entregan los galardones pero, sin duda alguna, el mejor premio para una película es que la taquilla responda.

A partir de mañana, “El hombre de las mil caras” se instala en las salas. Es el momento de que la gente se movilice y, tras disfrutar de ese capítulo de nuestra historia más reciente, extraiga sus propias conclusiones.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies