EducaciónTheLux

¿Por qué debes llevarte bien con tus compañeros de trabajo?

La relación entre buen rollo en el trabajo y salud física y psicológica tiene ahora un importante aval científico.

Ana Villarrubia. 17/11/2016

Que el ser humano es gregario por naturaleza es un hecho indiscutible. Y los motivos de esta ‘necesidad del otro’ trascienden a lo meramente evolutivo: en primer instancia necesitamos rodearnos de otras personas para sobrevivir pero, una vez cubiertos nuestros requisitos de subsistencia más fundamentales, resulta que de esas relaciones también depende nuestro bienestar, nuestra satisfacción con la vida o, incluso, nuestros niveles de felicidad. En aquello que nos vincula a los demás hay mucho más en juego de lo que superficialmente puede parecer.

actitud
Es importante gestar buenas relaciones también en el entorno de trabajo para sentirnos mejor.

De los demás dependen, al menos en parte, elementos tan importantes de nuestra estructura psicológica como la autoestima, las habilidades de comunicación, la percepción de auto eficacia, la seguridad en nosotros mismos o la inteligencia emocional; por poner solo algunos ejemplos. Ahora sabemos que, de nuestras relaciones sociales, depende también nuestra salud. Un estudio publicado recientemente por la Society for Personality and Social Psychology en su revista científica de cabecera, Personality and Social Psychology Review, avala ahora la importancia de gestar buenas relaciones también en el entorno de trabajo.

Eso de que uno va al trabajo a hacer aquello que se le ha encomendado y que para ser bueno en ello no necesita llevarse bien con nadie no lo respalda la ciencia, o al menos no cuando se trata de aspirar a ser un trabajador exitoso a la par que feliz. Algo en lo que, por cierto, no se sabe si fue antes el huevo o la gallina porque todos entendemos que el éxito profesional es una gran fuente de satisfacción personal pero, al mismo tiempo, ¿acaso no rinde mejor quien más tranquilo y satisfecho se encuentra?

copañeros de trabajo
La persona que forja buenas relaciones en el trabajo experimenta un mejor estado de salud física y psicológica.

Según el mencionado estudio, un meta-análisis que analiza los resultados de muchas otras investigaciones sobre bienestar y relaciones laborales, gran parte de nuestra buena salud psicológica (y también física) depende de las relaciones sociales que mantenemos en uno de los más importantes escenarios de nuestra vida: nuestro lugar de trabajo.

El equipo de investigadores que ha liderado este proyecto desde la Universidad de Queensland, en Australia, ha demostrado que la persona que forja buenas relaciones en el trabajo y forma parte de grupos sociales en el seno de su organización no solo se siente más motivado, más satisfecho o rinde mejor, sino que además experimenta un mejor estado de salud física y psicológica.

equipo de trabajo
El “nosotros”, por encima del “yo” aparece entonces como garantía de fortaleza.

No importó qué tipo de trabajo tuvieran los participantes en la investigación (se entrevistó a profesionales de todos los sectores, desde funcionarios y militares hasta vendedores o proveedores de servicios pasando por el sector salud salud o cargos administrativos de pequeñas y grandes empresas), como tampoco fue significativo su país de origen (se tomaron participantes de 15 países); se encontró en todos los casos una correlación relevante entre la buena salud de las personas y su implicación en varios grupos sociales vinculados a su lugar de trabajo con quienes cultivar un fuerte sentido de pertenencia.  El “nosotros”, por encima del “yo” aparece entonces como garantía de fortaleza.

trabajo en quipo
La percepción de pertenecer a un grupo y ser aceptado por sus miembros enriquece nuestra identidad.

Desde el punto de visita estrictamente psicológico estos datos no resultan, en el fondo, nada sorprendentes. El vínculo con los demás, con los compañeros de trabajo en este caso, nos ayuda a tejer una red de protección y apoyo que mejora nuestra salud emocional y nos hace sentir más seguros. Además, la percepción de pertenecer a un grupo y ser aceptado por sus miembros enriquece nuestra identidad.

En el contexto profesional este grupo canaliza e intensifica el significado de nuestras tareas cotidianas; en el grupo se refuerza el sentido de las cosas y se concreta la direccionalidad de nuestra trayectoriaPerseguir objetivos que entendemos como intrínsecamente relevantes mejora, además, la forma en la que nos percibimos a nosotros mismos.

equipo trabajando
¿Quién, mejor que un igual, puede comprender lo que en el trabajo nos preocupa?

Y, por otro lado, también desde un nivel más pragmático contar con una red de sanas relaciones sociales en el trabajo nos hace la vida más fácil: se fomentan conductas de colaboración entre los miembros del grupo, al tiempo que se provee a cada uno de sus miembros de apoyo, desahogo emocional, comprensión y empatía.

El grupo es un refugio en el que elaborar emociones negativas, analizar situaciones complejas desde distintos puntos de vista, encontrar soluciones y reconciliarnos con la motivación que en un momento pudo abandonarnos. ¿Quién, mejor que un igual, puede comprender lo que en el trabajo nos preocupa?

equipo de trabjadores
Promovamos más Gefes y menos jefes a la vieja usanza.

Aunque numerosas empresas son conscientes de esta realidad y se esfuerzan  por crear entornos de trabajo amables y organizan actividades para promover el establecimiento de relaciones sociales en el seno de su organización, por desgracia son aun muchas las compañías que priorizan la competitividad y la explotación de los recursos de sus trabajadores incluso por encima de su salud física y mental. En este sentido, la labor de los líderes de equipos, es fundamental. Aprendamos de lo que las investigaciones nos aportan: promovamos más Gefes (Gestores de Felicidad) y menos jefes a la vieja usanza.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies