#CloseTo Nuria Roca: “Nunca me planteo cosas a largo plazo”

Entrevistamos a Nuria Roca, que llegó a esta profesión por casualidad y se quedó en ella para hacerla diferente

Icono de fecha 29 Nov 2016 Icono de autor Amalia Enríquez
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Siempre me ha parecido que es la dueña de una vitalidad adictiva. Habla con la mirada y comunica con su sonrisa. Si le faltase alguno de esos sentidos, se ganaría la vida de igual forma porque tiene el privilegio de la empatía. Llegó a esta profesión por casualidad y se quedó en ella para hacerla diferente. Nos encontramos al día siguiente de las elecciones americanas, tras una noche en vela en la que vivimos la caída de Hillary Clinton y el ascenso inesperado de Donald Trump.

La foto de la portada se hizo así

The Luxonomist: Una de esas noches que nos gustan a los periodistas de raza…
Nuria Roca: Una maravilla de noche, sobre todo por la sorpresa. Yo había fantaseado siempre con una broma pesada, que nos traería lo que ha llegado, pero no imaginaba que se convirtiera en realidad. Es verdad que los americanos son capaces de eso y de mucho más. Yo estuve viviendo un año entero en Dakota del Sur y creo conocerlos un poco. Son muy del mensaje populista de Donald Trump.

TL: ¿Tú entiendes que haya mujeres o miembros de la comunidad negra que, después de sus ataques, le puedan votar?
NR: No lo comprendo porque yo no lo haría jamás. Ahora bien, sí tengo claro que Hillary no es una desconocida y venía con background. Trump era la primera vez que se presentaba y lanzó unos mensajes. Cuando sale a relucir el patriotismo, el American Way of life, el vamos a recuperar América y el sueño americano, eso lo compran todos los americanos.

TL: ¿Has vivido esta noche con la misma intensidad de la primera vez?
NR: La he disfrutado con la intensidad de que han sido unas elecciones muy atípicas. Hemos ido viendo, durante unos ocho o nueve meses, que lo que parecía una broma se iba convirtiendo en una realidad. Ahora estamos donde estamos y lo he vivido todo muy intensamente, la verdad. Y creo que vamos a seguir viviendo todo el post con esa misma energía. La broma ha llegado hasta aquí y ahora hay que gobernar. A ver qué pasa.

TL: Sin duda, esta vidilla es la que nos gusta a los periodistas ¿Lo tuyo es raza, vocación o ¡sorpresa!?
NR: Lo mío ha venido con el tiempo, ha sido un aprendizaje sumado a una supervivencia. Entras en un mundo que te parece curioso, que te llama la atención, que es interesantísimo y, poco a poco, vas aprendiendo. Yo he sido muy autodidacta y he sido muy esponja con todos los compañeros que he tenido alrededor. Yo creo que muchas profesiones se basan en el aprendizaje “in situ” y, a eso le sumas, las inquietudes personales, la curiosidad, el afán de superación, no pensar que lo sabes todo. Yo sigo teniendo la sensación, todos los días, de que acabo de empezar. Y creo que eso es fundamental.

Nuria Roca triunfa con su programa en Melodía FM
Nuria Roca triunfa con su programa en Melodía FM

TL: ¿Y nunca ha habido arrepentimiento de tomar este camino que “te tocó en suerte”?
NR: No, nunca. Yo he tenido mis momentos ingratos con proyectos que no han salido adelante, muchas decepciones personales y profesionales, pero en mi balanza lo positivo pesa mucho más. Mi vida familiar, mi pareja, las comodidades que tengo gracias a haberme dedicado a esto, las experiencias personales que no habría podido vivir de ninguna otra forma, todo eso pesa mucho más. Arrepentirme no, pero vivo siempre el presente. Nunca me he planteado las cosas a largo plazo.

TL: Pues esta es una profesión de largo recorrido…
NR: Lo sé, pero yo nunca he querido vivirla así. Siempre he pensado en el proyecto más inmediato que he tenido. Nunca me ha importado, y odio la palabra, reinventarme porque a mí siempre me ha gustado hacer muchas cosas. Tengo aún muchas pendientes que algún día haré, si Dios quiere.

Nuria Roca munto con su equipo
Nuria Roca junto con su equipo

TL: ¿Tienes mentalidad de autónoma?
NR: Sí, absolutamente (risas). Y, aun teniéndola, también la tengo de equipo. A la hora de trabajar, yo me he dado cuenta que mi equipo es el mejor. Si uno es capaz de quedarse con las personas que te ayudan y que te aportan, no hay límite y puedes llegar a hacer de todo.

TL: ¿Qué parte de pasión, esfuerzo, trabajo o suerte hay en esta aventura tuya?
NR: Suerte ¡muchísima! Yo creo en ella, a pesar de que no parezca coherente con mi filosofía de vida. También es cierto que la suerte acude cuando la buscas, cuando te la trabajas, pero estar en el sitio oportuno, en el momento adecuado, te da una carta que debes jugar. Yo soy el reflejo de ello al empezar en esto, de una forma casual, ir a un programa de televisión a concursar y que, en ese momento, estén buscando gente para un trabajo.

Nuria Roca ha llegado a esta profesión para quedarse
Nuria Roca no deja de aprender

TL:¿Eso es suerte o es el destino?
NR: (risas) Ahí me pillas porque, a lo mejor, es cierto que tiene que ver también con el destino. Es decir, las cosas acaban pasando porque tienen que pasar. Es un poco mezcla. La casualidad no existe, creo en la causalidad. Todo esfuerzo tiene una recompensa. Soy puramente optimista y siempre pienso que va a venir algo mejor.

TL: ¿A una periodista solo le entiende uno del gremio?
NR: No solo, porque yo conozco parejas que se dedican a profesiones distintas y les va fenomenal, pero es más fácil si los dos hablamos el mismo lenguaje. Cuando es así, hay cosas que no hay que explicarlas. Y, por otro lado, tienes más cosas que compartir, que lo hacen todo más fácil. Juan aparece en mi vida en el momento en el que yo empiezo mi carrera de verdad, porque hasta entonces había estado “jugando”. Desde ese momento, yo lo comparto todo con él y empezamos a trabajar juntos desde el principio.

TL: ¿No tiene su riesgo estar las 24 horas del día con la pareja, en casa y en el trabajo?
NR: Nosotros hemos trabajado siempre mucho juntos, pero nunca con la intensidad de ahora. Hemos escrito libros juntos, pero nunca hemos escrito a la vez, cada uno tenía su mundo y su tiempo. Sin embargo, ahora sí que es verdad que pasamos muchas horas juntos, somos muy tándem. Tenemos que ser mucho más cuidadosos con el espacio personal y eso lo respetamos con prioridad. Si uno necesita una noche de desconexión, de salir con los amigos, o incluso irse solo de viaje, lo hacemos. Es importante desintoxicarse, airearse, salir y ¡querer volver! Echar en falta para mí es fundamental, porque echar de más es peligrosísimo.

Nuria Roca
Nuria Roca quiere recuperar aficiones

TL: ¿Cómo lleva él tu protagonismo?
NR: Él lo tiene super asumido. No es fácil de sobrellevar, pero es una persona muy segura de sí misma. Juan tiene una autoestima muy elevada y eso es muy importante en muchas facetas de la vida. Es fundamental no tener inseguridades y las cosas muy claras en la pareja. Y, en este sentido, los dos hemos crecido y evolucionado a la par. Nos siguen interesando las mismas cosas, nos movemos por las mismas inquietudes, tenemos claro qué queremos y dónde queremos estar. Y, si mañana esto cambia, también se habla y no pasa nada. Somos compañeros, amigos, amantes, marido y mujer, padres. Tenemos muchas facetas comunes y también somos seres individuales e independientes.

TL: ¿A qué dedica el tiempo libre esa mujer individual e independiente?
NR: En estos momentos de mi vida, lo que más aprecio es dormir, te lo digo de verdad (risas). Y también desconectar un poco. Este verano, por primera vez en mi vida, me fui dos días por obligación de viaje ¡sola! Nunca lo había hecho y era una asignatura que yo tenía pendiente. Esos espacios, como mujer, tengo que recuperarlos. Estoy descubriendo hacer cosas sola. Me gusta el cine, las series y, por falta de tiempo, leo menos que antes porque ¡me duermo! (risas). Solo leo cuando tengo vacaciones. Y otra cosa, que llena mi tiempo de ocio, es el estar en casa ordenando armarios. Me apasiona.

Nuria Roca con Amalia Enríquez
Nuria Roca con Amalia Enríquez

TL: ¿Cómo es hoy un domingo perfecto en tu vida?
NR: Puede sonar a obsesivo pero me encanta levantarme el domingo, darme una ducha cuando la casa aún está en silencio y todos están dormidos, prepararme un buen desayuno y ponerme delante del ordenador a leer la prensa o adelantar trabajo. Yo disfruto con todo eso. Y estoy aprendiendo a tumbarme en el sofá y no hacer nada en un rato. No sé hacerlo, porque siempre tengo la sensación de que hay cosas pendientes y no disfruto, pero tengo que trabajarme esa faceta.

TL: ¿Qué era lo que te gustaba hacer de niña?
NR: Me gustaba mucho pintar. Ahora no puedo por falta de tiempo, pero quiero recuperar esa afición. Y, algo que voy a hacer aunque tenga ochenta años, es matricularme en Bellas Artes. Me relajaba muchísimo pintar y, desde los cuatro años, mis padres me llevaban a clase de pintura. Tengo en casa muchos cuadros pintados de esa época.

De niña me encantaba pintar nos cuenta Nuria Roca
De niña me encantaba pintar, nos cuenta Nuria Roca

TL: ¿Recuerdas esa primera vez en el cine?
NR: La primera película que vi en mi vida fue “Valentina” y, no hace mucho, la volví a ver con mis hijos. A pesar de los años, es una película que aguanta muy bien el paso del tiempo. A los niños les entusiasmó. Y otra que vi de muy niña también fue “La leyenda de la ciudad sin nombre”. Fui a una sesión continua. Lo recuerdo como si fuera hoy.

TL: ¿Tienes una película especial en la madurez?
NR: De las películas que siempre tendré en el top de mis preferencias es “Billy Elliot”. Me fascinó, emocionó y me parece imprescindible. Otra obligatoria es “La lista de Schindler”, película que considero que habría que ver todos los años para que te remueva ciertas sensibilidades, y no me quiero olvidar de “Qué bello es vivir” (risas), que es un clásico maravilloso.

TL: ¿Una de lágrima incontenible?
NR: La fuerza del cariño” me toca mucho. Me gusta muchísimo Debra Winger y me da pena que esté casi retirada y no le ofrezcan personajes, porque me parece una gran actriz. Me gustó mucho esa película y ¡lloré tanto! Y otra también para recordar por lo mucho que me afectó fue “En el estanque dorado”. La vi con mi padre y lloré tanto y ¡tan bien! (risas). Ha habido películas de las que me he salido, tengo que reconocerlo. He aprendido a valorar el tiempo y, si veo que me están tomando el pelo, me salgo sin pudor ninguno. Igual hago con los libros que no me gustan. No me cuesta nada dejarlos sin terminar.

La fuerza del cariño es su película de lagrima incontenible
Para ella La fuerza del cariño es su película de lagrima incontenible

TL: Tú que tienes también tu faceta de escritora ¿cuáles eliges para leer?
NR: Me gusta un poco todo, pero me atrapa una buena trama. Las historias negras me encantan. “La chica del tren”, por ejemplo, me gustó mucho. Le quitaría unas cuantas páginas, pero la historia me enganchó. A mí me gusta entretenerme cuando leo, al igual que cuando voy al cine. Es verdad que, a veces, por inquietud necesitas otra cosa.

TL: ¿La Nuria espectadora exige lo mismo que la periodista?
NR: Yo creo que no porque, en el fondo, cuando eres espectadora, lectora, oyente, necesitas una cosa que el profesional te tiene que dar y tiene que saber lo que te ofrece, captar tu atención, entretenerte, informarte y, para eso, tiene que saber qué teclas maneja. Y, a partir de ahí, construir para quien vas dirigido. Cuando me pongo en plan espectadora, no cuestiono ni exijo demasiado.

He cambiado mucho, he evolucionado, me he reinventado nos dice Nuria Roca
He cambiado mucho, he evolucionado, me he reinventado nos dice Nuria Roca

TL: ¿Te sientes bien en tu piel a estas alturas de la vida?
NR: Sin duda alguna. He cambiado mucho, he evolucionado, me he reinventado. Echando la vista atrás, creo que en el fondo conservo la misma esencia, porque mantengo las raíces y eso me hace estar siempre en mi lugar pero yo creo que, todo lo que nos rodea, nos cambia como personas y nos va moldeando. A mí me gusta hacia donde he virado. Soy mucho más consciente de las cosas y me gusto. Creo que eso es importante. Puede parecer prepotente pero ¡yo me caigo bien! (risas). Hay cosas de mí que son mejorables, pero me asumo tal y como hoy soy.

Localización: El cielo de Urrechu.
Próxima semana: Antonio Rubial.

bolsos2
Minotti 5
The Waves Building
¿Cómo se cuida un ángel?