Close To

#CloseTo Feliciano López: “El silencio tiene mucho poder”

El tenista reconoce que ha cometido errores, que está pagando mediáticamente por ellos, pero no se arrepiente de los pasos dados en los últimos tiempos.

Amalia Enríquez. 13/12/2016

Está en el “ojo del huracán”. Y él lo sabe. Lleva semanas, meses, “capeando el temporal” como buenamente puede y le dejan. Ha cometido errores, que está pagando mediáticamente, pero no se arrepiente de los pasos dados en los últimos tiempos “porque he dicho lo que pienso y lo que siento. A veces cansa oír mentiras sobre mí y la situación vivida en los últimos meses, pero el tiempo acaba siempre encajando las piezas”.

Dicen que la relación periodista/personaje no es aconsejable, que nos hace perder objetividad. Siempre he rebatido esa idea porque, antes que profesional, me siento y soy persona. Nos conocemos desde hace mucho tiempo. No hace falta verse a diario para saber que, como amigos, estamos ahí. Hemos vivido y compartido cosas, que han afianzado una complicidad que no ha disminuido con el paso de los años. Y así lo comprobé cuando, hace unos días, volvimos a vernos en su casa para charlar un rato.

feliciano-lopez-y-amalia-enriquez-closeto-entrevista-selfie
La foto principal de este artículo se hizo así

The Luxonomist: ¿Cuánto tiempo llevas sin hacer entrevistas?
Feliciano López: Mucho. El otro día, a raíz de una comparecencia promocional, hice una con El Mundo pero así, tranquila y entre amigos, hace mucho tiempo.

TL: Esto es como montar en bicicleta, nunca te olvidas…
FL: (Risas) Eso es cierto. No deja de ser una charla entre dos personas que se conocen bien, como es nuestro caso, más allá de las preguntas. Lo importante de las entrevistas es que uno hable tranquilo y no estar pensando previamente las cosas que debe decir.

TL: Las entrevistas, en gente con proyección mediática, siempre van en el sueldo…
FL: Yo asumo que, cierta parte de mi vida, la profesional, se debe a los medios de comunicación. Hay muchos periodistas que viajan todo el año con los tenistas, porque les interesa nuestra proyección profesional. Otra versión muy distinta es la que se sale de ese círculo y afecta a tu aspecto personal.

feliciano-lopez-y-amalia-enriquez-closeto-posado
“Yo intento llevar las cosas con naturalidad, no es algo premeditado que actúe como lo hago”.

TL: La proyección mediática, esa que tanto te afecta a ti en los últimos años…
FL: No puedo volver la espalda a esa realidad. Desde muy joven, por la gente que ha estado compartiendo mi vida, que han sido personas conocidas en el ambiente social por decirlo de alguna manera, he salido en medios ajenos al deporte. Yo intento llevar las cosas con naturalidad, no es algo premeditado que actúe como lo hago. No cabe duda que me gustaría ser mucho más anónimo en algunos momentos de mi vida pero, sinceramente, no creo que eso haya representado un problema para mí y que haya tenido que hacer/renunciar a cosas por ser una persona conocida. Eso jamás.

TL: Me asombra cómo consigues conservar la calma en momentos de turbulencia…
FL: Siendo fiel a mi forma de ser y teniendo claro que hay cosas que nunca llegaré a hacer. Yo he procurado siempre ser una persona muy discreta, introvertida, tímida… No me gusta hablar de mis cosas personales, incluso mi familia se ha enterado, a veces, de cosas mías por otras personas. Cuando te pasan cosas en la vida, como las que yo he vivido, las intento vivir con naturalidad. Todo el mundo, en su vida, pasa por todo tipo de momentos. Como considero que son cosas mías, de mi pareja y que pertenecen a mi vida privada, siempre me las guardo para mí. Nunca comercializaría con algo así, sobre todo porque son mis principios. Siempre he creído firmemente en que debo actuar de esta forma y nunca he valorado contestar a acusaciones, dar entrevistas para callar ciertas cosas o puntualizar a personas que hablan mal de mí, nunca lo he considerado necesario. Si uno tiene un comportamiento normal y asume las cosas que le pasan en la vida con naturalidad, creo que debe actuar como yo lo hago. No es fácil, pero tengo muy claro cómo soy y sé el camino que debo seguir. Y así lo voy a seguir haciendo.

feliciano-lopez-y-amalia-enriquez-closeto-posado-2
“Nadie sabe la verdad, solo la otra parte y yo”.

TL: Admiro esa calma cuando eres “el malo de la película”…
FL: Yo podría defenderme con argumentos y, es posible, que la percepción de la gente con respecto a mí cambiaría, pero ¡Se han dicho tantas inexactitudes! Nadie sabe la verdad, solo la otra parte y yo. Al final, uno no puede estar todo el rato desmintiendo cosas, porque acabaría entrando en un juego que no creo que me interese. El silencio tiene mucho poder, sobre todo cuando uno sabe la verdad de las cosas. El circo mediático necesita de desmentidos y contestaciones. A mí eso no me interesa. Estoy tranquilo, soy consciente de cómo he llevado mi vida personal, cómo la quiero llevar y no voy a entrar en ese juego porque, como dice el refrán, “no es mi guerra” y no voy a pasar por ahí.

TL: ¿El tiempo acabará poniendo a cada uno en su sitio?
FL: Estoy convencido, siempre lo hace. Todas las experiencias personales, que he tenido en mi vida, me lo han demostrado. Gente cercana, que ha pasado por momentos difíciles, lo han conseguido. Yo creo que quien se comporta dignamente, que no intenta hacer daño a los demás, que tiene unos buenos valores y principios, al final tiene su recompensa y la vida, tarde o temprano, le sonríe. Estoy convencido que ese refrán es muy cierto. Sinceramente lo creo, sí.

TL: Hay otro refrán muy significativo, que yo siempre tengo en lugar preferencial: “Amigo es aquel que, en los buenos momentos, viene cuando se le llama y, en los malos, llega sin ser llamado” ¿Te has llevado sorpresas o decepciones en estos últimos tiempos?
FL: Yo creo que, al final, se magnifica mucho todo. No soy el primero ni seré el último que pasa por una situación así. Yo intento transmitir a mi gente cercana que separarse no es ningún drama. En mi caso, al haber trascendido y ver que todos opinan sin saber, porque la otra parte ha hecho todo lo posible por dejarme mal a ojos de todo el mundo, hablando mal de mí, de mi familia, ha provocado que los amigos, familiares e, incluso, conocidos, se preocupen un poco por mí. Yo lo intento llevar con naturalidad y les digo a todos que no me voy a amargar porque mi matrimonio haya fracasado. Yo he hecho mucho por esa relación, porque soy una persona que no “tira la toalla”. Juego un deporte individual como el tenis, que requiere un sacrificio brutal y que nos enseña a luchar sin desfallecer. Estamos acostumbrados a luchar por lo que queremos desde niños y eso lo traspasamos a nuestra vida diaria.

feliciano-lopez-y-amalia-enriquez-closeto-posado-gris
“Yo he sufrido por esta ruptura y, también, toda la gente que tengo a mi alrededor”.

TL: Entiendo que esas situaciones las controlas, porque llevas un entrenamiento que te enseña a ello, pero los afectos no entrenan, no se dominan…
FL: Es cierto que yo puedo parecer una persona muy fría, que no exterioriza los sentimientos. Eso puede dar lugar a que la gente piense que las cosas no me importan, pero el sufrimiento uno lo lleva por dentro. Yo he sufrido por esta ruptura y, también, toda la gente que tengo a mi alrededor. Por suerte, ha sido todo bastante natural. La gente que me quiere ha estado conmigo, han sido partícipes también de mi dolor, han sabido en todo momento cómo iban las cosas. Con todos he compartido mi proceso emocional.

TL: ¿Qué viste en el matrimonio que no te diste cuenta en los años anteriores de la convivencia?
FL: Nadie se casa sin estar convencido. Antes de casarme, como en todas las parejas, hubo discusiones, diferencias de criterio, pero yo estaba muy enamorado de esa persona y convencido que el paso del matrimonio iba a ser para toda la vida. Siempre pensé que los problemas que pudieran surgir los iba a superar.

TL: Siempre pensamos que podemos cambiar a la otra persona. Y ni nos cambian, ni cambiamos…
FL: Es cierto, las personas no cambian. Uno se casa, empiezan a pasar cosas e intentas poner soluciones, luchar, buscar una salida a la situación, hasta que uno se da cuenta que se casó por amor, pero no está dispuesto a ser una persona infeliz. Yo soy una persona que disfruta la vida al máximo, siento que soy un ser muy afortunado. Intento, en cada día de mi vida, ser consciente de ello y aprovecharlo. Quiero que la gente de mi alrededor comparta conmigo ese privilegio. Entonces, cuando te das cuenta que no puedes ser feliz, decides que hay que poner remedio. Nuestra felicidad debe estar por encima de todo. En mi caso fue muy duro. A pesar de todo lo que he sufrido, de lo mal que lo he pasado porque no fue fácil tomar una decisión, después de tan poco tiempo y de lo enamorado que yo estaba, creo que ha sido una decisión acertada porque no había salida.

feliciano-lopez-y-amalia-enriquez-closeto-posado-brazos
“Después de tan poco tiempo y de lo enamorado que yo estaba, creo que ha sido una decisión acertada porque no había salida”.

TL: Es sorprendente que esa inestabilidad emocional no te afectara en el deporte…
FL: Mucha gente se sorprendía de que pudiera aguantar con todo eso, seguir jugando, ganando partidos y, en algunos casos, torneos. Desde niños estamos acostumbrados a buscarnos la vida, a ser autosuficientes. Yo me fui de casa con 14 años. Llevo 20 años viajando por el mundo, conociendo cantidad de países, millones de gentes, culturas diferentes. He aprendido un montón. El tenis ha sido para mí una enseñanza de vida en todos los sentidos, no solo en esfuerzo y sacrificio para conseguir mis metas, sino para un montón de cosas. Una de ellas es que uno debe de aprender a tener paciencia y saber afrontar lo que te pasa en la vida con tranquilidad. En ese sentido, todo lo vivido no me ha afectado con la misma intensidad que la de otra persona, pero no por ello con menos dolor.

TL: ¿Jugar ha sido una terapia?
FL: No lo dudes. El tenis, en estos últimos meses, ha sido un refugio, un bálsamo y una medicina porque, al haber estado viajando continuamente sin pisar apenas España, me ha ayudado mucho a no estar oyendo todos los días las acusaciones contra mí. Yo me levanto cada día con el propósito de tener la mente ocupada, aunque hay momentos que es inevitable pensar en lo que me ha ocurrido. El ser humano es así.

TL: ¿Ves, a todo esto, un final tranquilo?
FL: Yo estoy seguro que sí. Soy de las personas que piensa que, todo en la vida, pasa por algo y que el tiempo, al final, lo cura todo. No soy para nada una persona rencorosa. En otros episodios personales, que he vivido, al final con el tiempo todo sanó. Somos personas muy jóvenes, la vida es muy larga y la tenemos por delante para rehacerla, ser felices y confío que, en el futuro, tanto ella como yo lo seamos.

feliciano-lopez-y-amalia-enriquez-closeto-posado-blanco
“Con mis virtudes y defectos he luchado por mi matrimonio y por mis relaciones siempre”.

TL: ¿Lo tuyo es mala suerte o que no sabes elegir bien?
FL: Yo no creo en la mala suerte. Para mí todo es un aprendizaje. La vida es así. Uno se enamora de una persona, lo da todo, intenta hacerlo lo mejor que puede y no siempre sale bien. Nadie es perfecto y yo menos. Con mis virtudes y defectos he luchado por mi matrimonio y por mis relaciones siempre. Es verdad que soy una persona muy independiente, porque desde muy niño he estado solo mucho tiempo.

TL: ¿Estás solo o te sientes solo?
FL: Solo no me siento. Tengo la suerte de tener grandes amigos en el circuito del tenis. Tengo un equipo fantástico a mi lado, que comparten la casi totalidad de los días del año conmigo. Ten en cuenta que yo viajo el 80 % de los días del año. Creo que no es fácil ser la pareja de un tenista, siempre lo digo. Es difícil crear una familia mientras estás en activo. Yo tengo compañeros que lo pasan muy mal porque no pueden ver a su mujer e hijos todo el tiempo que les gustaría, otros viven en países a los que les es complicado viajar y tienen que ver a los niños por face time. La tecnología ayuda, pero no es la solución. También te digo que hay parejas, en esa situación, que funcionan pero también quiero ser justo incidiendo en que no es fácil.

TL: Yo creo que todo se reduce a que no ha llegado la oportuna…
FL: Es posible. Yo creo que todo esto me va a servir para aprender, tengo la conciencia tranquila de que he hecho lo que he podido y ni me echo, ni echo a nadie, nada en cara. Seguro que algún día podremos hablar de esto con total naturalidad.

feliciano-lopez-chocron-joyeros
“Soy una persona muy independiente, porque desde muy niño he estado solo mucho tiempo”. (Foto: Chocrón Joyeros)

TL: ¿Cuándo descubres que el tenis se puede convertir en el motor de tu vida?
FL: Desde los diez años, que entrenaba prácticamente a diario, he dedicado mi vida al tenis. Antes jugaba al fútbol y nadaba. Mi padre fue quien potenció mucho mi dedicación al tenis. Vivíamos en Melilla y pidió el traslado a Madrid para que pudiera entrenar en las mejores condiciones posibles. Aquí empezó todo. A los catorce años me fui a Barcelona, porque me ofrecieron una beca en la federación. Dos años más tarde tuve que tomar la decisión de abandonar los estudios y apostar fuerte por el tenis. Tardé unos tres años más en jugar en el circuito profesional y empezar a ser autosuficiente económicamente. Fueron los años más duros y también lo que más te forman, porque ya te tienes que buscar la vida, pagar tu propio entrenador, gestionar tu casa.

TL: Decía Nadal, hace unos días, que echaba en falta no haber pasado por la universidad ¿Te arrepentiste también tú de dejar los estudios?
FL: En parte. En la “universidad de la vida” yo he aprendido muchas cosas gracias al tenis, sobre todo de crecimiento interior que es algo que, tal vez, no lo aprendes en una carrera. Sin embargo, es posible que eche en falta algo más que refuerce mi dedicación al deporte. Yo elegí ser tenista, ha sido toda mi vida y me he dedicado a ese deporte en cuerpo y alma. Esa entrega no me permitía compatibilizarlo con nada más pero, como no soy una persona pasiva, me he preocupado de leer, conocer mundo, valorar otras culturas y aprender varios idiomas.

TL: ¿Queda algo de ese niño de Melilla?
FL: No he cambiado mucho. Sigo siendo muy introvertido, observador, curioso por saber más, con ansias de aprender. Soy generoso, me gusta que la gente que está a mi alrededor se sienta a gusto. Disfruto compartiendo lo que tengo con los demás. Soy perseverante y cabezota, que no siempre es bueno. Creo que, en ocasiones, hay que tener la mente abierta para visualizar diferentes perspectivas de las cosas y, en ese aspecto, tengo que aprender.

feliciano-lopez-twitter
“Hay que tener la mente abierta para visualizar diferentes perspectivas de las cosas”. (Foto: @feliciano_lopez)

TL: ¿Qué pensaría ahora ese niño de ti?
FL: Yo creo que estaría orgulloso porque, al empezar esta aventura, todo se antojaba imposible. Nunca imaginé que iba a vivir todo lo que me ha tocado en suerte. Si pudiera dar marcha atrás, igual habría hecho algunas pequeñas cosas de manera diferente. Mi mayor prioridad ha sido intentar ser buena gente y creo que ese niño estaría orgulloso del esfuerzo que he hecho para conseguir muchos de mis sueños.

TL: ¿Por qué te ha costado tanto creer en que puedes lograrlo?
FL: Yo soy un jugador un poco atípico. En los últimos años he tenido una constancia mayor, que me la ha dado la madurez y el conocerme mejor. Ahora soy más conocedor de mi juego y sé cómo exprimirlo al máximo. La inteligencia, que te dan los años en el circuito, es un plus y, sin duda alguna, he tenido mucha suerte al no haber sufrido lesiones importantes. Tengo un físico fuerte.

TL: ¿Ese físico de sex symbol te ha pasado factura?
FL: No lo sé. Yo no me veo como me perciben los demás. Yo me considero un atleta de élite, un profesional, que tiene este cuerpo gracias al esfuerzo y las horas de preparación que le dedico, porque es mi herramienta de trabajo. Lo demás, el atractivo y esas cosas, son añadidos ajenos a mí sinceramente.

TL: ¿Eres consciente de que hay vida más allá de la pista de tenis?
FL: Claro, siempre lo he creído. Sé que es un momento que va a llegar, pero confío que tarde aún unos añitos. Estoy convencido que nunca seré igual de feliz. Reconduciré mi vida, pero nada me va a llenar tanto como el tenis, por eso tengo que aprovechar esto a tope porque, un día, se acabará. Lo que tengo que hacer es intentar aprovechar todo lo que he aprendido estos años y encauzar mi vida después.

feliciano-lopez-twitter-en-japon
“Nada me va a llenar tanto como el tenis, por eso tengo que aprovechar esto a tope porque, un día, se acabará”. (Foto: @feliciano_lopez)

TL: ¿Qué ha sido lo mejor de todo?
FL: Sin duda alguna, haber podido conseguir cosas, que nunca habría soñado, gracias a mi propio esfuerzo. Eso es lo que más me llena. Saber que, desde que cogí una raqueta con cinco años hasta hoy, todo lo que he logrado en estos treinta años ha sido gracias a mi empeño, lucha, renuncias y esfuerzo personal.

TL: ¿Dónde encuentra el ocio una persona que se dedica a proporcionárselo a los demás?
FL: En muchas cosas. Cuando estoy en Madrid, que es muy poco a lo largo del año, me gusta disfrutar de mi casa, de mi gente, de mi sofá y de esa serie o película, que me abstrae de la tensión. Aprovecho para disfrutar de mi familia y amigos, voy al pueblo a ver a mis abuelos que los veo muy poco e ¡imagínate! la ilusión que les hace que esté con ellos. Procuro disfrutar de mis hobbies como el golf, aunque ahora juego mucho menos que antes, e ir al cine. Eso no lo perdono.

TL: De niño ¿el tenis dejaba tiempo libre para ver películas?
FL: Si te digo la verdad, la primera película que recuerdo la vi con compañeros de tenis, cuando empezábamos a viajar, y fue “Titanic”. Me acuerdo que fue en Murcia. El entrenador de la federación fue quien nos llevó al cine a verla. Salí conmocionado. El barco que se hunde, la historia de amor inacabada, él que se muere (risas). Salí impactado. Ya, más reciente, una película que me ha tocado muchísimo es “La teoría del todo”. Me pareció un espectáculo en sí misma. Y otra a destacar, “Birdman”. Me gustan las películas que me dejan algo de mensaje, que me hacen pensar.

titanic
“La primera película que recuerdo la vi con compañeros de tenis, cuando empezábamos a viajar, y fue ‘Titanic’ “.

TL: ¿Incluimos las de llorar?
FL: Soy de lágrima fácil, lo sabes. Me emociono con muchísima facilidad. Lo pasé fatal con “El diario de Noa”, me dio mucha pena. La película es buenísima, la historia es fantástica, el guion es fascinante.

TL: Y de series ¿cómo andamos?
FL: Veo muchísimas porque se hacen muy buenas, aquí y fuera. “Cuéntame” para mí ha sido adictiva, brutal. No perdí ni un capítulo porque podía verla en los viajes en la web. Me rio muchísimo con “Aquí no hay quien viva”. De las extranjeras, “Breaking bad” (lenta, pero que va mejorando), “Prison break” me encantó en su momento, sobre todo la primera temporada. Y ahora quiero ver “House of cards”, que la tengo pendiente y me han dicho que es imprescindible, porque me interesan mucho las intrigas de la política americana, y también me han hablado muy bien de “Suits”. Me las veré en los próximos viajes.

el-diario-de-noa
“Lo pasé fatal con ‘El diario de Noa’, me dio mucha pena”.

Hay veces que no entiendo su silencio, pero admiro esa capacidad que tiene para seguir centrado en su profesión pese a la tormenta. No es fácil permanecer ajeno a los comentarios sobre uno, intentando no perder la compostura, mostrar siempre una sonrisa y no escuchar sustanciosas ofertas económicas, que tientan su silencio. Algunos no entienden su actitud y le atribuyen cobardía e inmadurez para enfrentarse a la situación. Más de uno se sorprendería al conocer su versión, su experiencia, su punto de vista. Ese que aún nadie públicamente le ha escuchado expresar. Se queda para él aún a riesgo de que su imagen pública se vea deteriorada por las diferentes versiones mediáticas. Su actitud es la de un caballero, la de un hombre maduro que entiende el verdadero sentido de la discreción.

Próxima semana: Carlos Latre.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies