“El Guardián Invisible te agitará, te removerá, te dejará en shock”

Hablamos con Fernando González Molina sobre su última película. Un thriller de mujeres basado en la famosísima novela de Dolores Redondo.

Icono de fecha 02 Mar 2017 Icono de autor Amalia Enríquez
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

La ‘Trilogía del Baztán’ es el fenómeno literario que firma la escritora Dolores Redondo. Más de un millón de lectores españoles conocen ya los avatares de los Salazar y su entorno. La pasada primavera traspasó fronteras y se instaló en las librerías de Estados Unidos. Aclamada por crítica y público, publicada en todo el mundo en más de 30 lenguas, la novela ‘El guardián invisible’ (el primero de los tres relatos) nos transporta a un mundo hipnótico y brutal, al que viajamos de la mano de Amaia Salazar (Marta Etura), inspectora jefe de Homicidios en la Policía Foral de Navarra. Una mujer dura, valiente, intuitiva, estricta, con una capacidad innata para advertir la maldad humana y, marcada por un trauma de la niñez que guarda en silencio…

Sinopsis: En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en una circunstancia que lo relaciona con un asesinato ocurrido un mes atrás. La inspectora Amaia Salazar dirige la investigación que la llevará de vuelta al pueblo de Elizondo, donde ella creció y del que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las complicadas derivaciones del caso y sus propios fantasmas, su investigación es una carrera contrarreloj para dar con un implacable asesino, en una tierra fértil en supersticiones y brujería…

x
Fernando González Molina dirige la cinta

Fernando González Molina estaba rodando ‘Palmeras en la nieve‘ cuando leyó ‘El guardián invisible’. Sin pensárselo dos veces llamó a los productores, con los que estaba trabajando en ‘Palmeras’, para hablarles de esa historia fascinante. Lo que él no sabía es que ellos ya habían adquirido los derechos para convertir la novela de Dolores Redondo en película.

Fernando, en la conversación que mantuvimos sobre esta película el pasado viernes en Madrid, me comentaba que “la gente que ha leído el libro, incluida su autora (que es lo más complicado), me dice que le encanta porque ven ilustrados, en pie y con vida, sus personajes. Si no lo has leído, creo que la experiencia es más divertida porque ‘El guardián invisible’ trata de enigmas y misterios que se van descubriendo. Si no sabes las respuestas, lo disfrutas más”.

Marta Etura interpreta a una mujer fuerte, intuitiva y con un pasado oculto
Marta Etura interpreta a una mujer fuerte, intuitiva y con un pasado oculto

The Luxnomist: Es una película a prueba de spoilers…
Fernando González Molina: (risas) La verdad es que poco debemos descubrir. Yo creo que, en esencia, no importa tanto saber quién es el asesino como qué pasa con Amaia Salazar, cuál es el por qué de su pasado, de la relación con su madre… Lo que ocurre en esta primera entrega es como la punta del iceberg.

TL: Yo me quedé con muchas preguntas, la verdad. El odio de la madre hacia ella, las censuras y reproches constantes de su hermana Flora (Elvira Mínguez)…
FGM: Eso lo irás descubriendo en las dos novelas siguientes.

TL: ¿Me estás diciendo que va a haber secuelas?
FGM: Más que secuelas, la idea es que sean tres largometrajes. Si el público nos acompaña y apoya, me encantaría poder hacer las otras dos también. Tengo mucha fe en la película.

La historia transcurre a orillas del río Baztán, en el valle navarro del mismo nombre
La historia transcurre a orillas del río Baztán, en el valle navarro del mismo nombre

TL: Con ‘Palmeras en la nieve’ dejaste el listón muy alto y te convertiste en tu propio enemigo…
FGM: Muy alto, es verdad. La repercusión mediática y en taquilla fue enorme. Ahora tengo el vértigo de los datos de taquilla de esa película y, sobre todo, del entusiasmo que se levantó con ella. No solo me influye que la vieran más de tres millones de personas, sino que a la mayoría de ellas les gustó. Eso marca mucho. La respuesta de la gente normal, de la que va al cine y paga, fue atronadora. ‘El guardián invisible’ es otro tipo de película y otro género pero, aunque no quieras, influye porque yo hago las películas para que la gente vaya al cine y les gusten, se emocionen, disfruten y sufran, si es lo que se tercia, pero te reconozco que estoy nervioso, tal vez más que nunca.

TL: ¿Eres de los que ves tus películas una vez estrenadas?
FGM: No las veo nunca más. De hecho, ‘Palmeras en la nieve’ no he podido verla desde el estreno. Tiene que pasar un tiempo prudencial para que pueda enfrentarme, de nuevo, a ellas. Mi último visionado suele ser con los actores, después de hacer la edición y las mezclas. En el estreno estoy, agradezco a la gente su presencia, pero nunca me quedo a ver la película.

TL: Si un día estás viendo la televisión y ponen una de tus películas ¿cambias de canal?
FGM: Si ha pasado el tiempo, no cambio. Por ejemplo, ahora ya puedo ver ‘Fuga de cerebros’ o ‘Tengo ganas de ti’ y las disfruto mucho, porque ya las veo como espectador y casi como un ejercicio de nostalgia, pero las demás todavía no. Sufro mucho porque siempre quiero mejorar y les saco defectos.

El director está preparado para todo tipo de críticas
El director está preparado para todo tipo de críticas

TL: ‘El guardián invisible’ ha dejado de ser tuya, ahora es del público. ¿Cómo fue ese momento del último plano, del fin..?
FGM: Es siempre muy raro acabar una película. En el caso de ‘El guardián invisible’ estuvimos mucho tiempo cambiando cosas, modificando la estructura, eliminando planos. Los directores nunca queremos acabar la película porque siempre tenemos miedo de habernos dejado algo en el tintero. Hemos prescindido de cosas pero el 95% de la película corresponde al guión inicial que se escribió.

TL: Ahora vendrán las opiniones… 
FGM: Puedo pasar por una buena o mala crítica, estoy preparado. No te voy a mentir, quisiera no leerlas, pero lo hago porque en caso contrario, siempre habría alguien que vendría a contármelo. Intento que las negativas no me hagan daño y que las positivas me envanezcan. Soporto todo lo que puedan decir de mi cine, pero no el hecho de que el público ignore la película. Eso me duele mucho porque atenta al principio básico de por qué dirijo. Las películas no las hago para mí, aunque me considero el primer espectador, las hago para el público. Si ellos la rechazan, me produce un dolor incontrolable.

La historia se cuenta a través de los ojos de Marta, sin narrador
La historia se cuenta a través de los ojos de Marta, sin narrador

TL: ¿El peor crítico está en casa?
FGM: Sí, no lo dudes. Yo sufro bastante, soy mi peor enemigo. Nadie mejor que uno para saber dónde ha acertado y dónde fallado. Cuando ponen una crítica en el foco en el que tú también coincides, duele mucho. Las críticas a veces son acertadas y a veces son absurdas. Mi sentimiento con la crítica en España es que se colocan siempre en el mismo sitio para ver todo tipo de películas. Y eso, a mi juicio, es un error. Tú lees las críticas en Estados Unidos y compruebas que no se posicionan igual para comentar ‘Star Wars‘ o ‘Jurassic Park’, como para hacerlo con el cine de Haneke, por ejemplo. Se posicionan desde diferentes perspectivas. Aquí todas las películas las miramos con la misma lupa y eso, creo yo, es negativo. ‘El guardián invisible’ es una película, como ‘Palmeras en la nieve’, para disfrute del espectador y, desde esa visión, debería juzgarse.

TL: ¿Tienes la sensación del trabajo bien hecho?
FGM: Sí, la verdad que sí. Me importa mucho la opinión de tres personas: los productores con los que trabajo, Marta Etura (la protagonista) y Dolores Redondo (la autora). A todos les ha gustado y, sobre todo a Marta. Me preocupaba que le hubiese compensado el esfuerzo, el pasar frío, las bajas temperaturas, la lluvia incesante, las noches sin dormir.

TL: ¿Es una presión añadida llevar al cine historias de escritores que aún viven y pueden opinar?
FGM: No lo dudes. Con ‘Tengo ganas de ti’ o ‘Tres metros sobre el cielo’ no tuve tanta presión porque Moccia vivía en Italia y se desvinculó bastante de los rodajes, pero con Luz Gabás y Dolores Redondo fue distinto. Son autoras vivas, importantes, grandes vendedoras de libros, mujeres fuertes, poderosas, con los ovarios muy bien puestos (risas). En el caso de ‘El guardián invisible’ ¡no te imaginas el fenómeno fan cómo es! Un millón de libros vendidos es asombroso.

Es una historia de mujeres, de tres hermanas fuertes interpretadas por Patricia López, Elvira Mínguez y Marta Etura
Es una historia de mujeres, de tres hermanas fuertes interpretadas (de izda a drcha) por Patricia López, Elvira Mínguez y Marta Etura

TL: ¿Qué te cautivó de esta historia? No es una novela fácil de llevar al cine…
FGM: No lo es, todo lo contrario. Es difícil. Es una historia con mucho diálogo interior, con mucho dolor interno del personaje. Queríamos evitar la labor de narrador y queríamos contar toda la historia (y lo que encierra) a través de los ojos de Marta Etura. Lo que me atrajo de la novela, que ocurre igual en la película, es que es una especie de cebolla, con muchas capas que se van descubriendo a medida que avanza el relato. La película va girando constantemente. A ratos parece una película policíaca, a ratos sobrenatural, a veces un intenso drama. Y, lo que más me interesó de todo, es que fuera una película de mujeres, femenina, con personajes fuertes, suficientes, profesionales, en un mundo de hombres en el que ellas eran las jefas. Me apetecía mucho esto, hacer un thriller de mujeres. Es una película de mujeres de bandera y de hombres en la sombra, casi hombres objeto detrás de ellas. Me seducía la posibilidad de invertir la figura.

TL: Mucho rodaje en exteriores, mucha lluvia, días oscuros, frío… ¿Nunca hace sol en Elizondo?
FGM: (risas) Sí lo hace, pero la ambientación de la novela exigía esa estética. Fue un rodaje muy duro, sobre todo los primeros días, que los pasamos muy mal rodando. Nunca tuve dudas de que lo íbamos a conseguir, pero sí de que el equipo fuera a plantarse y que Marta fuera a quebrarse, porque las tres primeras semanas rodamos lluvia, barro, ríos, noche, frío, más lluvia. Fue terrible. En el relato había un día en el que salía el sol y, casualmente, ese día llovió de verdad. Marta no se lo podía creer, pero es una mujer gladiadora ¡por eso aguantó!.

El equipo soportó mucha lluvia y días fríos en el rodaje
El equipo soportó mucha lluvia y días fríos en el rodaje

TL: ¿Cuántos resfriados contabilizasteis?
FGM: Muchísimos (risas). Fíjate que yo, cuando ruedo, nunca me doy cuenta de si hace frío o calor porque el subidón de adrenalina de rodar me hace olvidar todo, pero un día pedí que me llevaran al hotel para cambiarme y darme una ducha caliente porque estaba en pre hipotermia. Cuando ves la película acabas con la sensación de que te mojas en el patio de butacas (risas).

TL: ¿Por qué hay que ir a ver ‘El guardián invisible’?
FGM: Porque es un gran viaje al corazón del valle del Baztán, a Elizondo, a la magia de ese lugar, a la mitología vasca y al corazón y los recuerdos de Amaia Salazar. Es una película de contrastes, con una investigación policial pero también es un gran drama femenino y familiar. Es una película que te va a hacer pensar, agitar, remover y dejarte en shock.

Jennifer Aniston y Justin Theroux a
guillermo-del-toro
Estreno de Cincuenta sombras liberadas
tarantino
Niños frustrados… adultos inseguros
Mercadona genera 4.000 empleos fijos