¿Tu hijo no duerme? Prueba a quitarle la tablet

Los expertos recomiendan que los niños se vayan a la cama sin sus dispositivos electrónicos.

Icono de fecha 18 Abr 2017 Icono de autor Patricia Peyró
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Diez-once de la noche. Hora de ir a dormir en los hogares españoles. En la rutina de una gran mayoría de adultos está el relajarse mirando su dispositivo. Sea leyendo noticias o repasando las redes sociales, las pantallas han reemplazado al viejo libro al que abrazábamos antes de rendirnos a Morfeo. Sin embargo, ¿es sano?

La respuesta es no, y la razón obedece a la evidencia de que los dispositivos causan el denominado “insomnio tecnológico”, especialmente pernicioso en niños en edad de desarrollo. El visionado del móvil y de las pantallas de los dispositivos por la noche ha demostrado tener consecuencias negativas en nuestro descanso, imposibilitando el sueño y generando insomnio. Éstas son especialmente acusadas en niños, para quienes el descanso es fundamental, no sólo para su crecimiento, sino para su desarrollo cognitivo y su aprendizaje.

El insomnio infantil puede crear problemas de salud y retraso en el aprendizaje del niño

Así lo demuestran diversos estudios como el publicado por el Diario Científico de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatric Scientic Journal), según el cual, los niños que se acuestan con sus pequeñas pantallas duermen menos que el resto de los niños, quienes además tienen la sensación al día siguiente de haber dormido mal o de no haber descansado.

Tanto es así, que expertos investigadores del tema como Jennifer Falbe, de Berkeley (California) considera que “los pequeños se deben ir a la cama sin ninguna de sus pantallas ya que su visualización antes de acostarse afecta al sueño”. No sólo por poder estar mirándolos o interactuando con ellos a través de videojuegos, por ejemplo, sino porque los niños también pueden alterarse o despertarse por el sonido de mensajes entrantes, por ejemplo.

La luz de las pantallas impide la producción de melatonina, hormona que induce el sueño

Consecuencias del insomnio infantil

  • Trastornos del estado de ánimo y sociales: Un niño que no descansa, al día siguiente se encuentra fatigado y sin energía, lo cual le produce mal humor y puede afectar también a las relaciones con sus compañeros.
  • Retraso académico: La ausencia de concentración repercute en una falta de atención a las explicaciones y eventualmente en un mal rendimiento académico.
  • Familiares:  Los niños con problemas a la hora de conciliar el sueño con frecuencia requieren la presencia de alguno de sus padres para tranquilizarse, entrándose en un hábito familiar que puede afectar a la vida conyugal de los padres, que abandonan el “rol de esposos” a favor del “rol de padres”.
  • Físicos y fisiológicos: La hormona del crecimiento se segrega durante el sueño, por lo que la ausencia de éste puede afectar también al crecimiento y desarrollo del menor, afectando además a su sistema inmunitario.
  • Aumenta la obesidad:  Algunos estudios relacionan la falta de sueño con una mayor prevalencia de obesidad infantil, por lo que es imperativo educar en hábitos saludables, higiene del sueño y en evitar la tecnoadicción infantil y su impacto negativo en la visión.
Debemos limitar el uso de dispositivos a nuestros hijos

De padres gatos, “hijos misines”
Que la cultura de uso de los móviles de última generación está plenamente absorbida en nuestros hogares ya es un hecho, y que es el  modelo que observan e imitan los más pequeños de la casa, también. Los pequeños, conocidos ahora como ciudadanos digitales, o Generación Zeta o Web  han nacido con la tecnología, al estar presente en su ambiente desde que tienen uso de razón.

Así, “es fácil que pronto sigan el ejemplo de sus padres”, nos explica Noemí Fernández, psicóloga Doctora experta en trastornos de ansiedad. Se trata del comportamiento vicario o de imitación nos explica, por el que, “de forma adaptativa, y mediante procesos de imitación, los niños aprenden observando e imitando a los modelos a seguir, que son sus padres”.  Sin embargo, el aprendizaje vicario no ha de ser el único presente en el hogar, sino que se ha de educar desde una disciplina en la que se adopte una posición más positiva que negativa.  “Las recompensas a los buenos comportamientos funcionan mejor que los castigos a las conductas reprochables”, explica esta psicóloga. “Los premios no son siempre materiales, sino también sociales, como una frase de reconocimiento y una sonrisa”, añade.

A la hora de dormir es más aconsejable leer un libro que mirar el iPad

Aplicado a la higiene del sueño, no ha de ser difícil crear con nuestros hijos unas rutinas agradables junto a un libro y que  supongan ese momento especial en el que pasamos juntos un buen rato y a la vez fomentamos el vínculo paterno-filial.

¿Cómo evitar el uso temprano del móvil?
El primer consejo que se le puede dar a un padre pasa por “dar ejemplo” a sus hijos, procurando no pasarse el día con el móvil en la mano, explica la Doctora Fernández.  Así, si te ven abusar de los dispositivos y usar el móvil o el iPad para relajarte por la noche, los niños se fijarán en ese modelo, asumiendo que es una conducta apropiada para antes de irse a dormir. “El controlar la estimulación o el establecimiento de límites y pautas de uso sería el segundo paso para establecer una relación cordial y sin dependencia con el móvil”. Esto se logra marcando horarios de uso, negociando con el niño, y proporcionándole alternativas válidas. ¿Que el niño quiere ver el iPad todo los días un rato? Perfecto, pero que sea durante un tiempo establecido y limitado en el horario que acordemos los padres.

Los niños toman ejemplo de sus padres. Mejor que no nos vean usando el móvil por la noche.

Si se trata de un adolescente habrá que aplicar un poco de “mano izquierda” a la hora de comunicarse con él, evitando los imperativos que lograrán el efecto contrario. En este sentido, “el joven se sabe objeto de preocupación, pero no ha de sentirse asfixiado, sino comprendido en los cambios vitales por los que está pasando”.

Así se viaja en el avión de los reyes
Minnie y Snoopy: los ports del verano