‘No sé decir adiós’, la triunfadora de Málaga

La película del director Lino Escalera consigue cuatro premios en el Festival incluyendo el del jurado.

Icono de fecha 18 May 2017 Icono de autor Amalia Enríquez
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

En el último Festival de Málaga causó sensación: cuatro premios. Entre ellos, el especial del jurado y la interpretación de Nathalie Poza. Todo lo que invade nuestros afectos y nos enfrenta a situaciones emocionales, muchas de ellas no resueltas, nos remueve por dentro, nos hace pensar y nos sentimos identificados. ‘No sé decir adiós’ concentra carencias afectivas, emociones pendientes y el dolor que genera enfrentarte a la realidad.

Sinopsis: Carla recibe una llamada de su hermana: su padre, con el que hace tiempo que no se habla, está enfermo. Ese mismo día, Carla coge un vuelo a Almería, a la casa de su infancia. Allí, los médicos le dan a su padre pocos meses de vida. Ella se niega a aceptarlo y contra la opinión de todos, decide llevárselo a Barcelona para tratarle. Ambos emprenden un viaje para escapar de una realidad que ninguno se atreve a afrontar. Y será en esa huida donde se terminarán encontrando, donde finalmente se podrán decir adiós.

El sevillano Juan Diego es José Luis, el padre.

Juan Diego
El actor sevillano da vida a José Luis, el padre. Es un niño de la posguerra, curtido en el hambre, ya desde muy pequeño comenzó a trabajar para traer comida a casa. Con los años, José Luis se casó con la mujer que fue su novia, trabajó sin descanso y construyó una familia. Una vida en la que no echó nada en falta. Y fue feliz, a su manera. Hasta que murió su mujer siendo muy joven. Este hecho truncó su vida. Desde entonces, sigue estancado emocionalmente pero a salvo dentro de una vida rutinaria. Pero algo callado desde hace tiempo se abre paso de manera inevitable: su enfermedad, que le colocará ante la muerte, pero también ante la vida.

Nathalie Poza es Carla, una mujer fuerte, acorazada

Nathalie Poza
Ella es Carla, una mujer acorazada. Desde muy pequeña ha sabido protegerse de la vida. De la soledad y la muerte de su madre cuando era niña y la problemática relación con su padre en la adolescencia. Se fue muy joven de casa y, desde entonces, ha seguido sola su camino, sin contar con la ayuda de nadie, siempre adelante, derribando obstáculos. Esta habilidad para la supervivencia le ha funcionado bien, le ha protegido del dolor, pero también del amor y el perdón. La coraza de Carla ha resistido demasiados envites, hasta ahora.

La ganadora de dos premios Goya, Lola Dueñas, es Blanca

Lola Dueñas
Lola Dueñas se mete en la piel de Blanca. Es menos problemática que su hermana, menos complicada que su padre. Desde muy pequeña ha funcionado como una especie de colchón familiar para los golpes y sirve de apoyo. Blanca se sintió cómoda en ese rol. En toda esa responsabilidad encontró la escapada perfecta para olvidarse de ella misma y huir de sus frustraciones. Y así siguió. Se casó con su novio de toda la vida, tuvo una hija y se encargó de cuidar a su padre y trabajar en el negocio familiar. Siempre dispuesta, siempre con una sonrisa en la boca. Pero algo se ha roto en esa dinámica y Blanca se está buscando, y no se encuentra. Ya no sabe muy bien quién es, ni qué es lo que quiere.

Lino Escalera, director de la película

‘No sé decir adiós’ es, a juicio de Lino Escalera, su director, “un drama familiar que cuenta la historia de un reencuentro”. En este sentido, la película habla principalmente sobre la familia y, más concretamente, sobre los códigos de comunicación, o incomunicación, que se establecen entre sus diferentes miembros. También enfoca el tema de la familia como canal de transmisión generacional, de cómo la herencia recibida se traspasa de padres a hijos de forma inevitable.

BMW Continues to Achieve Sustainable
Descubre a Frankenstein y otros iconos terroríficos