Costa Rica

Costa Rica en caída libre

Hoy queremos ofreceros un recorrido por las cataratas más impresionantes de Costa Rica al que, seguro, no os podréis resistir.

The Luxonomist. 25/05/2017

Costa Rica destaca por su extraordinaria biodiversidad, su exuberante naturaleza y su compromiso con la sostenibilidad. Sobresale por sus playas de ensueño, por sus paisajes: volcanes, ríos y hermosas cascadas que, a veces, pasan desapercibidas pero que son el escenario perfecto para aquellos que quieren disfrutar de una experiencia diferente y fuera de lo común en contacto con la naturaleza.

La topografía montañosa – y a veces abrupta – de Costa Rica permite que cuente con abundantes cataratas a lo largo de todo el país rodeadas por una increíble vegetación. En muchos casos para llegar a ellas hace falta andar algún kilómetro por lo que, es posible, que se puedan disfrutar en solitario. Aquí van solo algunos ejemplos:

Cataratas Llanos del Cortés, al norte de Bagaces

Cataratas Llanos del Cortés
Se localizan a pocos kilómetros al norte de la ciudad de Bagaces, en la provincia de Guanacaste. Se trata de una bonita caída de agua de 12 metros donde se puede disfrutar de un baño, incluso relajarse detrás de las cataratas. Tienen la particularidad de contar con una pequeña playa de arena blanca.

La laguna de Palo Verde, un lugar perfecto para el avistamiento de aves acuáticas
  • Para completar la experiencia: acercarse al Parque Nacional de Palo Verde, lugar perfecto para el avistamiento de aves acuáticas y vadeadoras. El sendero de La Roca llega hasta un mirador desde donde se puede apreciar gran parte de la laguna de Palo Verde, el Río Tempisque y el Golfo de Nicoya.
Las Cascadas del Too termina en un hermoso cráter

Bajos del Toro
El río Toro Amarillo circunda el paisaje y el pequeño pueblo llamado Bajos del Toro de apenas 250 habitantes. Conforme desciende, el río se agranda y cae en las Cascadas del Toro, una catarata hermosa que da a un cráter ya extinto. Bajos del Toro es un lugar relativamente desconocido y que ofrece un entorno rural y natural único.

Decoración de carretas en la provincia de Alajuela
  • Para completar la experiencia: visitar el pueblo de Sarchí, cuna de la artesanía costarricense. Este pintoresco pueblo es donde se fabrican las famosas carretas típicas. A mediados del siglo XIX las carretas de bueyes eran utilizadas para transportar el grano de café desde el Valle Central de Costa Rica hasta la costa del Pacífico. Por entonces se pintaban y engalanaban las carretas para identificar el origen del boyero. Actualmente son símbolo de la cultura y tradición de Costa Rica.
A unos kilómetros del pueblo de Montezuma se encuentra su catarata

Catarata de Montezuma
A unos kilómetros del pequeño pueblo de Montezuma, en la Península de Nicoya, se encuentra esta grandiosa y fascinante cascada de unos 60 metros. Para llegar a ella hay que caminar durante 20 minutos pero el viaje tiene recompensa: una piscina natural rodeada de una exuberante naturaleza que hace las delicias de cualquier viajero. Muy cerca de este lugar se ubica otra caída de agua, la cascada Cocalito. Está muy cerca de la playa que lleva el mismo nombre por lo que el chapuzón va acompañado de unas vistas al Pacífico.

Pasar un día de playa en Montezuma depura cuerpo y mente
  • Para completar la experiencia: disfrutar de un día de playa en el pequeño pueblo de pescadores de Montezuma. La línea de costa de esta zona es sumamente hermosa ya que combina áreas rocosas con playas de una arena blanca impecable que se extienden hasta una zona de exuberante vegetación que da cobijo a monos congos y diferentes especies de aves. 
La cascada de La Fortuna tiene 70 metros de caída

Cascada de La Fortuna
La catarata de La Fortuna se localiza en el Parque Nacional Volcán Arenal. Hasta llegar a ella se deben descender unos 500 escalones aunque, si la vuelta resultase muy dura, a mitad de camino hay un mirador desde el que se observa la caída de 70 metros de altura y la belleza escénica del lugar. Para los más valientes llegar al final tiene premio: un baño en las aguas cristalinas de la laguna. Y para los que buscan un poco de adrenalina hay excursiones que incluyen rappel por la cascada.

El Volcán Arenal es impresionante desde cualquier perspectiva
  • Para completar la experiencia: aunque es uno de los destinos más visitados de la zona norte todo tiene su porqué. El Volcán Arenal es majestuoso, se mire por donde se mire. Da igual que sea desde el pueblito de La Fortuna, de una de las carreteras que lo bordean, desde cualquier hotelito de aguas termales; el volcán es sencillamente superlativo. Posee dos paisajes diferentes, uno cubierto con una exuberante vegetación que alberga una impresionante diversidad de fauna y una zona agreste de coladas de lava y arenas resultado de las últimas erupciones del 68. Hay varios senderos para todos los niveles de senderistas.
Cataratas de Nauyaca, a las que se accede a caballo

Cataratas de Nauyaca
También conocidas como ‘del Santo Cristo o Don Lulo‘, el acceso a estas cataratas se hace a caballo por lo que el viaje en sí merece la pena. Estos hermosos saltos de agua rodeados de una impresionante naturaleza culminan en una laguna de la que seguro no querrás salir nunca.

El Tómbolo de Punta Uvita es espectacular
  • Para completar la experiencia: acercase al Parque Nacional Marino Ballena, en la misma zona de Puntarenas. Marino Ballena se convirtió en el primer Parque Nacional Marino de Costa Rica y sus aguas reciben la visita de delfines y de las ballenas jorobadas, uno de los mamíferos más grandes del mundo y en peligro de extinción.  Además, se puede observar el Tómbolo de Punta Uvita, una formación geológica que en su mayor parte está sumergida. Cuando baja la marea, se forma un camino hacia el mar de  un km que desde el aire se asemeja, curiosamente, a la cola de una ballena.
Catarata de río Celeste, con un color que hay que comprobar in situ

Catarata Río Celeste
Esta caída de agua tiene una altura aproximada de 30 metros. Aunque no se permite el baño, la cascada es un auténtico espectáculo. Asegura una leyenda que una vez que Dios terminó de pintar el cielo, lavó los pinceles en Río Celeste. Y es que las aguas transparentes se tiñen, literalmente, de color azul turquesa. Por supuesto, se debe a un fenómeno geológico que deja con la boca abierta a quién visita río Celeste.

Canopy para los más aventureros
  • Para completar la experiencia: merece una visita el Parque Nacional Rincón de la Vieja donde se localiza el volcán del mismo nombre. Tiene dos sectores: las Pailas, con un sendero que lleva al cráter activo del Rincón de la Vieja; y Santa María con el sendero Mirador que culmina con una vista panorámica a las llanuras de Guanacaste y el volcán Miravalles. En varios tramos se puede practicar canopy entre cascadas.
Cascada de La Paz con dos saltos de agua pequeños y uno más imponente

Catarata de La Paz
De camino a la provincia de Sarapiquí se encuentra esta catarata de extraordinaria belleza que, incluso, se puede observar desde la carretera. Está rodeada de un hermoso entorno natural y cuenta con dos saltos de agua pequeños y uno grande e imponente que corona el paisaje. La zona tiene varios senderos y miradores que permiten apreciar el paisaje de bosque, río, caídas de agua y fauna. Sin duda, un escenario que emana armonía por lo que no es de extrañar que este salto de agua se llame La Paz.

Rafting en el río Sarapiquí, para soltar adrenalina
  • Para completar la experiencia: un día de rafting en el río Sarapiquí. Posee la corriente perfecta para aquellos que no son expertos en los rápidos pero que se atreven con todo.

*Más información en: www.visitecostarica.com
*Fotografías: Visite Costa Rica.

 


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies