¿Sabrías controlar a una niña con un don excepcional?

'Un don excepcional', con Chris Evans y la jovencísima Mckenna Grace, se estrenará el próximo 30 de junio.

Icono de fecha 22 Jun 2017 Icono de autor Amalia Enríquez
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Muchas veces, los adultos no nos damos cuenta del daño que podemos llegar a ocasionar a un niño cuando, por intereses o apreciaciones equivocadas, luchamos por sacarlo de su hábitat de bienestar y queremos para él lo que, en el fondo, materializa nuestros sueños. Esa es la lectura que se puede extraer de ‘Un don excepcional’, la película del director Marc Webb protagonizada por Chris Evans, Octavia Spencer y la joven McKenna Grace, un portento de actriz que ya apuntaba maneras como hija de Kiefer Sutherland, en la serie ‘Sucesor designado’ de Netflix.

Sinopsis: Frank Adler (Chris Evans) es un hombre soltero que cría a su avispada sobrina Mary (Mckenna Grace) en una pequeña ciudad costera de Florida. Pero Mary es una brillante niña prodigio. La intención de Frank de que ella lleve una vida normal se ve frustrada cuando el extraordinario dominio de las matemáticas que posee Mary con sólo 7 años, llega al conocimiento de la tremenda madre de Frank, Evelyn (Lindsay Duncan), una pudiente bostoniana que planea separar a su nieta de su hijo. Mientras la división y las tensiones familiares van en aumento, tío y sobrina encuentran apoyo en Roberta (Octavia Spencer), su protectora casera y mejor amiga, y en la profesora de Mary, Bonnie (Jenny Slate), una joven cuyo interés por su alumna desemboca pronto en una relación también con su tío.

Octavia Spencer y Chris Evans intentarán encontrar lo mejor para la niña

Nuestras familias no siempre son aquéllas en las que hemos nacido. Ésta es una idea muy importante con la que hay que conectar permanentemente”. De esta forma explica el director el fondo de la historia. “Mi padre estuvo dedicado a las matemáticas mucho tiempo, así que enseguida conecté física y emocionalmente con el guión, que encajaba justamente con lo que yo necesitaba. Hasta ese momento y durante mucho tiempo, había trabajado en películas grandes y quería hacer algo sencillo, algo que fuera una especie de retorno a la raíz de lo que me gusta en una película. Es decir, carácter. Tenía mucho interés en trabajar con niños. Era todo un desafío y algo completamente nuevo para mí, lo cual creo que se convirtió en el sugerente motivo por el que quise hacer la película”.

Fotograma con Chris Evans y Octavia Spencer

Chris Evans es Frank, el tío de la superdotada Mary: “Frank es un tipo complicado. Tiene un gran sentimiento de culpa, algo que es difícil de interpretar porque está en su interior. No puedes enseñar tus cartas abiertamente, y, de todos modos, Frank es el tipo de persona que no muestra sus emociones. Los diálogos del personaje no son fáciles. Yo creo que es alguien excepcional, pero hay mucha complejidad en su pasado”.

Mckenna Grace y Chris  Evans son sobrina y tío en la ficción

La elección de la actriz que debía interpretar a Mary era crucial para el éxito de ‘Un Don Excepcional’. Director y equipo, destinado a esa misión, llevaron una exhaustiva búsqueda a lo largo de ocho meses. “No estábamos buscando una gran actriz infantil, lo cual es un reto en sí mismo. Necesitábamos encontrar a alguien que pudiera mostrarse graciosa y valiente, supiera sacar adelante las grandes escenas emotivas y fuera creíble como genio de las matemáticas; un verdadero desafío, especialmente para una niña de ocho años”.

Mckenna Grace, con solo ocho años,  ha bordado el papel

Vimos a cientos de niñas, pero cuando Mckenna Grace hizo la prueba con Evans ¡la química entre ambos fue evidente! Le pedimos que jugara con un gato simulando que era una grapadora. Mckenna hizo ‘miau’ como si la grapadora maullara; era graciosísima. Chris era incapaz de mantenerse serio. Solo dos minutos después, rompió a llorar estrepitosamente derramando verdaderos lagrimones, porque se había ido la única persona que ella conocía allí. En Mackenna hay una profundidad emocional y una sofisticación que no se ve muy a menudo en un actor, y menos en una niña”.

Mckenna tiene una profundidad emocional muy difícil de encontrar

Mckenna reconoce que Mary es muy inteligente para su edad “y mucho más inteligente que yo”. Así que fue todo un desafío aprender matemáticas: “Era muy difícil memorizar todos esos números, todas esas reglas y todas esas ‘mates’. Es decir, yo acabo de aprender las tablas de multiplicar y ahora voy a pasar a las divisiones, mientras que mi personaje ya estaba en cálculo”. El director recuerda que Mckenna encontró una forma de memorizar las ecuaciones que le funcionó bien: “Las convirtió en una canción, coreando con escrupulosa exactitud complicadas ecuaciones, repletas de cálculos de Pi y Alfa y de valores absolutos, y eso era realmente extraordinario. Te daba la sensación de que realmente había un genio en esa niña, una clase diferente de genio”. 

marteportada
Inditex crece aunque menos
PVH: Sí pero no, no pero sí