Mascotas famosas (I)

 Os contamos las mejores anécdotas y curiosidades sobre las mascotas favoritas de los políticos de nuestra historia reciente.

11 Ago 2017 Laura Martínez España

Hace unos 2350 años, Aristóteles definió al hombre como un animal político (zoon politikón) que, a diferencia de los animales comunes, posee la capacidad de relacionarse políticamente. Es decir, crear sociedades y organizar la vida en ciudades. Aunque ambos, hombre y animal, son seres sociales y quienes no, bestias o dioses… Decía cosas muy interesantes que nos vendría muy bien desempolvar para la sociedad actual pues encontraríamos el Norte de un plumazo y más en unos años tan electorales como ha sido y es 2015, y será 2016 para la mayoría de los países donde nos leéis.

Aristóteles
Aristóteles

REINO UNIDO. Mascotas en Downing Street.
En 1924 se creó el cargo de Ratonero en jefe que sería en español como se llama al gato oficial del nº 10 de Downing Street. En realidad, el Tesoro dispuso un presupuesto especial (concretamente un penique diario) para costear los gastos de un gato que se hiciera cargo de las ratas que venían del Támesis. El primer gato en desempeñar tan importante cargo, (no lo digo de broma, además de las enfermedades que transmiten las ratas, roen papel y allí hay archivos de vital importancia para el gobierno de Gran Bretaña) fué Rufus de Inglaterra, más conocido como Treasury Bill.

Winston
Winston Churchill con su mujer y su perro Rufus. Foto: Getty

Winston Churchill tenía verdadera pasión por los gatos, tanto es así que decía: “Los perros nos miran como sus dioses, los caballos como sus iguales, pero los gatos nos miran como sus súbditos”.  Tuvo tres ratoneros en jefe y un caniche.

Margaret Thatcher tuvo durante su mandato un gato llamado ‘Humphrey’.  Lo adoptó tras verlo merodear cerca de la residencia oficial en Londres y cuando abandonó el poder, su sucesor, John Mayor,heredó a Humphrey como una parte más del patrimonio nacional. Tony Blair hizo lo mismo cuando sucedió a Mayor como Primer Ministro e incluso tuvo que dar explicaciones en el Parlamento sobre su desaparición durante unas semanas. Humphrey estuvo a punto de ser atropellado por el Cadillac presidencial de Bill Clinton en una visita oficial a Londres.

El gato Humphrey estuvo a punto de ser atropellado por Clinton
El gato Humphre, en la puerta del nº 10 de Downing Street, estuvo a punto de ser atropellado por Clinton

El presupuesto con que cuenta el ratonero real para su mantenimiento es de 100 libras esterlinas al año. Dicen que la mayor parte se va en alimentación. Durante el cargo de Humphrey, la cifra les salía más que rentable. Sobre todo comparándola con las 4.000 libras que se pagaban al año al encargado de exterminar las plagas que no se registraron.

Larry es el gato de David Cameron
Larry es el gato de David Cameron

Si los ingleses creen que un gato se mantiene con 100 libras al año, no seré yo quien les saque de dudas, sobre todo cuando tan cerca de éste en cuestión trabajan el Ministro de Hacienda y el responsable del Tesoro. Actualmente es Larry, el gato que fue adoptado por los Cameron, quien ocupa ese cargo y a quien sus dueños ha agasajado en la celebración de su primer cumpleaños con una fabulosa fiesta.  

s
Lucha entre Larry y Freya

Parece que Larry se acomodó a su buena vida y dejó de cazar, fue despedido por dejación de sus funciones y sustituido por Freya, una gata con un magnífico curriculum para el cargo, propuesta por el Ministro de Hacienda, George Osborne. Freya y Larry convivieron hasta que después de una pelea en pleno Downing Street en la que tuvieron que ser separados por un policía, a Larry le volvió su impulso cazador y desde entonces no ha dejado de sorprender. Freya fue despedida en 2014. 

ESPAÑA
Sabemos que en España todos los presidentes de Gobierno desde Adolfo Suárez han tenido perros, al menos, en alguna ocasión durante su mandato. Sin embargo, no hay mucha tradición de comunicar cuáles son las mascotas presidenciales, sin embargo Rajoy, en su 24 horas con Ana Rosa Quintana, mostró al perro que regaló a sus hijos cuando llegó a La Moncloa.

Ana Rosa Quintana saluda al perro de Rajoy. Captura de Pantalla: Telecinco
Mariano Rajoy presenta a Ana Rosa Quintana a su perro, Rico. Captura de Pantalla: Telecinco

Es una pena que de José Luis Rodríguez Zapatero solo podamos contar como anécdota que los empleados de servicio (funcionarios) de La Moncloa se tuvieron que plantar porque estaban hasta las narices de hacer funciones que no les correspondían como sacar a los perros.

A José María Aznar le encantan los perros, salía a hacer deporte con ellos cuando vivía en La Moncloa, donde educó a tres gatos okupas  – Manolo, Margarita y Lucas,-  que se colaron en la residencia presidencial. Cuentan que uno de los perros de Aznar le dió un bocado a Clinton en una visita.

José María Aznar pasea por la playa con dos de sus perros
José María Aznar pasea por la playa con dos de sus perros

Por su parte, Felipe González tuvo durante su mandato al menos un perro de aguas español que le fue regalado cuando la raza fue reconocida oficialmente. Decía que le recordaba imágenes del sur de Andalucía. Lo que no sé si le hará tanta ilusión al señor Glez. -como escribía Umbral- es que Carmen Castilla, la líder de UGT andaluza le ponga a todos sus perros Felipe, por él.  

AMÉRICA LATINA
En Argentina, Cristina Fernández de Kirchner es muy amante de los perros. Un hecho poco noticioso y menos en Argentina, donde el porcentaje de personas con mascotas es del 78%, más alto que el de Chile con 71%, México con 54%, Brasil con 44% y Colombia con 35%. Lo anecdótico es que se sienta orgullosísima de que Hugo Chávez le regalara un cachorro de mucuchíes, raza nacional de Venezuela y que según él, acompañó a Simón Bolívar en todas sus batallas.

c
Cristina Fernández Kirchner presentó a Simón su perro de origen venezolano.

El inefable Pepe Múgica tiene a Manuela, para la que ha compuesto Cuplé de Manuela y Pepe. La recogió de la calle y está coja de una patita. Dilma Rousseff va a tener que ampliar la campaña que lanzó para buscar nombre a su labrador. “Algo” me dice que no va a ser suficiente ni nombrando a todo el mini zoo que montó Carlos Menem en la quinta Los Olivos cuando la reformó por 10 millones de dólares.  

Rara vez los presidentes de Costa Rica habían recibido como regalo animales, pero mucho menos una cerdita. En una feria agrícola ganadera una niña regaló al presidente de Costa Rica una cerdita llamada Daniela que forma parte ahora de las mascotas presidenciales y es famosísima en el país.

c
La cerdita Daniela, mascota presidencial de Costa Rica.

RUSIA
Vladimir Putin es conocido amante de los perros tiene a Buff, un pastor búlgaro, Yume -su Akita Inu- y Connie, su viejo labrador que ha sido testigo de numerosas y muy importantes reuniones, aunque, debido a su edad, está apartado del resto de sus mascotas y vive en un tranquilo retiro.

Una de estas reuniones fue en 2007 con Ángela Merkel, de la que es conocida su fobia a los perros. Algunos malpensados dicen que no fue fortuito que Connie estuviera en la reunión y que fue una maniobra para distraerla. Mira la fotografía y juzga por ti mismo. El perro estuvo de lo más cariñoso con la canciller alemana e incluso posó su hocico en el regazo de la Sra. Merkel y se sentó a sus pies causándole una gran incomodidad.

A
Ángela Merkel y Vladimir Putin con Connie.

Durante la guerra fría Nikita  Khrushchev le regaló a John F. Kennedy una perra que él aceptó encantado a pesar de su alergia a los perros. No era momento para desaires, por mínimos que pudieran parecer.

Pequeños detalles… en los que ¿crees que no caen aquellos que organizan estos encuentros y regalos que están medidos al milímetro? ¿Verdad que se pueden enviar muchos mensajes al mundo a través de los animales en política y no precisamente por paloma mensajera? 

Un Bugatti que se compra de dos en dos
Manchas solares, ¿cómo eliminarlas?