El mundo al revés de Georg Baselitz

El Museo Guggenheim de Bilbao exhibe hasta el próximo 11 de noviembre su serie de pinturas, 'Héroes'.

Icono de fecha 08 Sep 2017 Icono de autor Almudena Blanco
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Georg Baselitz (Deutschbaselitz, Alemania, 1938) es junto con Anselm Kiefer y Gerhard Richter uno de los tres pintores alemanes vivos más influyentes. Incluso siendo evidentes sus diferentes estilos y su forma de abordar la pintura hay algo rotundo y común a los tres que hace que sintamos que sus propuestas sientan cátedra. La de Baselitz, no obstante, se desliza por los límites de la radicalidad. Su opción es la más rara, la más outsider, la menos normal. Sus obras más conocidas son sus pinturas realizadas al revés.

El artista, Georg Baselitz

En 1969 Baselitz dio un vuelco al mundo del arte y decidió iniciar una serie de pinturas en las que los objetos están representados boca abajo y que cambiarían, para siempre, el concepto de representación pictórica. Se trata de pinturas que no pueden ser calificadas como figurativas por estar alterado radicalmente el concepto de representación de la realidad pero que, de ninguna forma, podrían encajarse en el discurso de lo abstracto.  Estas son las pinturas más famosas de un artista inclasificable en términos de corriente pictórica o propuesta artística y que fue expulsado de la Academia de Bellas Artes en el Berlín Este por “inmadurez sociopolítica”.

Baselitz fue expulsado de la Academia de Bellas Artes de Berlín

Baselitz dice de sí mismo que lleva una vida normal, de burgués, pero que cuando pinta se siente fuera de la sociedad. También parece estar instalado emocionalmente al margen de su identidad nacional. En su frase más célebre se queja de que nunca ha podido evitar a Alemania ni ser alemán. Un suma y sigue de huidas del encasillamiento cocinadas al fuego lento de una niñez y juventud forjadas en la Alemania nazi. El derrumbe posterior del sistema y la división en dos de su país no consiguieron proveer al pintor de un modelo válido de sociedad.

Parte de la obra que se puede ver en Bilbao

Fruto de esto, en 1965 y con tan sólo 27 años, Baselitz desarrolló una serie de 60 pinturas que lleva por título Héroes y que representa de manera sarcástica y desalentadora la conclusión del fracaso humano representado por el nazismo. Los héroes de Baselitz son soldados, pastores y rebeldes que, a pesar del título de la serie, reflejan una imagen muy alejada de la propaganda bélica y triunfalista de la posguerra. Los héroes del artista alemán son combatientes destrozados por la guerra, heridos, ensangrentados. Explica Baselitz que percibir la destrucción y sinsentido del mundo en el que creció no le hizo desear querer introducir ningún nuevo orden, de manera que sus Héroes serían un reflejo de lo que ya había presente, no una idealización en busca de un mundo mejor.

El museo realiza visitas únicas para explicar la muestra

Sus pinturas a día de hoy se venden a unos seis millones de euros aunque él descalifica esta dinámica argumentando que la calidad del arte no tiene nada que ver con el precio que se paga en el mercado. Baselitz recuerda cómo fueron ignoradas en su momento las que él considera sus mejores pinturas, Héroes, y cómo ahora, décadas después, están convertidas en inasequibles objetos de deseo.

Parte de la obra que se puede ver en Bilbao

Baselitz defiende que el arte no tiene tanto que ver con la belleza como con la posibilidad que tiene el artista de ganar algo nuevo, ese espacio que irrumpe en la forma de lo tradicional. La semilla de sus pinturas boca abajo, de sus pinturas fracturadas y de su trazo valiente, impetuoso y desconcertante hasta la provocación está presente en la exposición que bajo el mismo título de la serie de pinturas, Héroes, podrá disfrutarse en el Museo Guggenheim de Bilbao hasta el próximo 11 de noviembre. Una oportunidad excepcional de despedir el verano y de bucear en las motivaciones, el esplendor y la crítica ácida y outsider de Baselitz.

*Imágenes cortesía del Museo Guggenheim de Bilbao.

lámpara araña a
Jorge Blass magia
Olga a
Moda
Elige los glúteos que quieres lucir
Abriendo boca para la próxima Fashion Week Madrid