El corazón dividido de Fernando Alonso

Repasamos todos los coches que han marcado la vida del piloto asturiano de Fórmula 1.

Icono de fecha 11 Sep 2017 Icono de autor Agustín Castellote
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Mundialmente conocido por los coches de competición, hoy en The Luxonomist descubrimos los ‘otros coches’ de la vida del doble campeón del mundo, Fernando Alonso. En el museo que lleva su nombre, en el municipio asturiano de Llanera, a 12 kilómetros de Oviedo, podemos encontrar todos los coches con los que el piloto asturiano ha competido desde que tenía tres años, en sus primeros y diminutos karts, hasta la actualidad.

Un legado impresionante donde se pueden admirar desde los siempre llamativos Ferrari con los que corrió entre los años 2010 y 2014, hasta los Renault R25 y R26 con los que consiguió sus dos campeonatos del mundo, pasando por el actual McLaren Honda. Una colección muy especial y que cada año es visitada por cientos de personas amantes de la velocidad, el deporte y la Fórmula 1.

El museo situado en Llanera, Asturias, hace un repaso por todos los coches del piloto

Pero más allá de la competición, hoy vamos a conocer un poco los gustos automovilísticos del campeón asturiano. Esos coches exclusivos que forman parte de su vida y también de los sueños del resto de los mortales.

Desde que cumplió 18 años y pudo sacarse el carnet de conducir, aprobó a la primera, la vida de Fernando Alonso ha girado en torno a los coches. Paralelamente a los monoplazas, con los que conseguía llenarse de gloria y dinero por los circuitos del mundo gracias a su enorme talento para pilotar, Alonso ha estado rodeado, en el terreno particular, de auténticas joyas del sector del automóvil. Las cláusulas de exclusividad que imponen las escuderías a sus pilotos y que les impiden conducir cualquier vehículo de la competencia acotaban esos gustos, pero siempre dentro de los modelos más exclusivos y elegantes que se puedan encontrar en el mercado.

Mercedes SLR 722 Edition

El primer recuerdo que se tiene de Fernando Alonso en un coche de calle es cuando fichó por la escudería Renault con la que alcanzaría sus dos títulos de campeón del mundo. Aquel Renault Mégane que Fernando reconocía “solo lavaba cuando llovía” forma parte de su interminable álbum de recuerdos. Luego, cuando en 2007 fichó por McLaren, cambió el Mégane por un espectacular Mercedes SLR 722 Edition que, entre otros, ha conducido la gran estrella del baloncesto mundial, Michael Jordan. Se trata de un deportivo con todos los extras imaginables, concarrocería de carbono y motor V8 capaz de ofrecer 650 CV y una velocidad superior a los 300 Km/h. Su precio en el mercado es de 470.000 euros.

En 2010 el piloto fichó por la escudería Ferrari

Aunque el salto cualitativo fue cuando Alonso fichó en 2010 por la escudería Ferrari. Entonces y durante los cuatro años que duró el acuerdo, el asturiano ha podido disfrutar del FerrariI 599 HGTE, en una edición especial dedicada al piloto; el Ferrari 458 Italia, que también conduce la estrella musical canadiense Justin Bieber, totalmente personalizado y en color blanco perlado; el Ferrari FF motor V12, que llegó a tener el Rey Juan Carlos, regalo del primer ministro de Emiratos Árabes; y un espectacular Maserati Gran Cabrio, negro azabache, descapotable, con cambio automático de seis velocidades en un motor V8 de 4¨7 litros.

Además de un “utilitario“ Lancia Thema, una berlina con inyección diésel y más de 70 dispositivos que le han valido las cinco estrellas EuroNCAP en los test de seguridad y un todo terreno 4X4, Jeep Wrangler Rubicon de CHrysler, capaz de hacer frente a cualquier tipo de dificultad en el camino.

En 2015 regresa a McLren-Honda a mandos de este McLaren 650 S

En 2015 Alonso regresa a McLaren-Honda y aparece a los mandos de un impresionante McLaren 650 S de llamativo color naranja, capaz de pasar de cero a cien en tres segundos y alcanzar una velocidad punta de 333 Km/h, así como un Honda Civic Type R de color rojo, mucho más modesto que los anteriores y que el asturiano presento en público a través de las redes sociales con una foto del coche y donde se podía leer E Voilá”.

Honda NSX

Dentro de un catálogo impresionante de posibilidades, unos generados por el propio gusto del piloto y otros por las necesidades de sus escuderías, Fernando Alonso siempre ha tenido dos caprichos “fuera de concurso“. Dos joyas inigualables. Por un lado el Honda NSX (New Sportscar Experimental) un vehículo cuyo motor V6 Turbo de 3´5 litros otorga 581 caballos y una velocidad máxima de 307 Km/h. Tras probarlo en el circuito de Estoril, Alonso lo presentó en sociedad con el siguiente texto “Todavía no lo sabes, pero algún día estaremos juntos”.

Pero su preferido, el súmmum de la exclusividad, es el Ferrari 250 GTO, uno de los mejores deportivos de todos los tiempos, un modelo incomparable del que la escudería italiana sólo fabricó 36 unidades para satisfacer los gustos más exquisitos. Una leyenda del automovilismo, propia de coleccionistas, que ostenta el  récord del coche más caro del mundo y cuya última venta se produjo en 2014. Fue en una subasta celebrada en Pebble Beach, California, en la que se llegaron a pagar 28 millones de euros por el prototipo.

El piloto siente debilidad por los coches clásicos

Fernando Alonso y sus coches exclusivos, los del circuito (no tanto) y los de calle. Aunque él siga pensando que su medio de transporte favorito es el tren y su pasión, la bicicleta.

portada-jaguar
Coach no abandona el sendero
Irma no entiende de famosos