Cine

La histórica batalla por la igualdad desde una cancha de tenis

'La batalla de los sexos' no solo enfrentó a Billie Jean King y Bobby Riggs, fue uno de los primeros pasos hacia la igualdad.

Amalia Enríquez. 02/11/2017

Hay historias que necesitan ser contadas y películas imprescindibles para dar altavoz a problemas o situaciones que se quedan estancados en el tiempo. Es inaceptable, al margen de vergonzoso, que a la altura del siglo que estamos, todavía se nos trate a las mujeres con desigualdad. En idénticas situaciones o puestos de trabajo que los hombres, tenemos que demostrar que valemos como ellos. De la parte económica ya, ni hablamos.

‘La batalla de los sexos’ afronta esta problemática desde la perspectiva de un hecho real en el mundo del deporte. Protagonizada por Emma Stone y Steve Carel, la película está levantando ampollas tras su estreno y movilizando, de nuevo, a quienes luchan por la igualdad de derechos.

Sinopsis: En la estela de la revolución sexual y el auge del movimiento feminista, el partido de tenis celebrado en 1973 entre la campeona mundial femenina Billie Jean King (Emma Stone) y el ex campeón masculino y tramposo habitual Bobby Riggs (Steve Carell), fue anunciado como ‘La batalla de los sexos’ y se convirtió en uno de los acontecimientos deportivos de mayor audiencia de todos los tiempos, alcanzando la cifra de 90 millones de espectadores en todo el mundo. A medida que la rivalidad entre King y Riggs fue subiendo en intensidad, fuera de la pista cada uno estaba librando batallas más personales y complejas.

La implacablemente reservada King no solo era abanderada de la igualdad, sino que además luchaba por aceptar su propia sexualidad a medida que su amistad con Marilyn Barnett (Andrea Riseborough) iba evolucionando. Y Riggs, una de las primeras celebridades hecha a sí misma de la era de los medios, lidiaba con los demonios de su ludopatía a costa de su familia y de su esposa, Priscilla (Elisabeth Shue). Juntos, Billie y Bobby ofrecieron un espectáculo cultural cuyo eco rebasó con mucho las pistas de tenis, desatando discusiones en dormitorios y salas de consejo que todavía hoy siguen resonando.

Emma Stone y Steve Carell interpretan a Billie Jean King y Bobby Riggs

1973 fue un año decisivo en el curso de la historia de Estados Unidos: el lanzamiento de la revista Ms., la aprobación del Título IX, la ratificación por parte del Congreso de la Enmienda de Igualdad de Derechos y la sentencia del Tribunal Supremo en el caso de Roe contra Wade. Pero, a pesar de todo ello, las mujeres seguían luchando para -simplemente- conseguir una tarjeta de crédito a su nombre.

Entonces ocurrió algo que rompería un tipo distinto de lanza en favor de la igualdad; algo que llegaría justo al corazón de la cultura popular. Fue descaradamente llamado la ‘Batalla de los Sexos’: un partido individual de tenis entre la estrella femenina entonces en alza, Billie Jean King, de 29 años, y el antiguo campeón masculino Bobby Riggs.

Emma Stone junto a su amiga en la ficción, Andrea Riseborough

Mientras 90 millones de espectadores de todo el mundo permanecían en vilo pegados a sus asientos, el enfrentamiento entre Bobby y Billie Jean estaba destinado a resultar surrealista y a estremecer al mundo a partes iguales. Cuando el árbitro cantó “Juego, set y partido”, algo nuevo había surgido: una época en la que el deporte ya no estaba separado de la política y el cambio social, sino que formaba parte de ambos. El bombo que se dio al encuentro, el espectáculo en que se convirtió y la búsqueda de la igualdad que sigue inspirando, todo ello cobra vida en ‘La batalla de los sexos’.

Esta semana se presentó la película, en pases privados y especiales en Madrid y Barcelona. Deportistas, activistas por la igualdad y rostros populares acudieron a la proyección y expresaron su opinión sin miedo y con esperanza para que las cosas cambien.

Subir arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies