Belleza

9 dólares por una siesta rápida al lado de la Casa Blanca

La startup Recharj abre un estudio a solo una manzana de la residencia oficial del Presidente de los EEUU donde echar una siesta corta y regresar al trabajo.

Dori Toribio. 20/11/2017

No es ningún secreto. Los niveles de estrés y agotamiento en Washington están por las nubes y una cabezadita a la hora de la comida es el sueño de muchos. La startup Recharj se ha propuesto cumplirlo, abriendo un estudio a solo una manzana de la Casa Blanca donde echar una siesta corta y regresar al trabajo.

Se trata de una pequeña habitación con luz tenue, cortinas divisorias, mantas, antifaces y yogibos (comodísimos pufs de dos metros que se adaptan al cuerpo en reposo) cuyo objetivo es sucumbir a una beneficiosa “power nap” o siesta energética.

En Recharj puedes descansar un rato para seguir después a tope

Recharj ofrece ventanas de 20 minutos para cerrar cómodamente los ojos y desconectar en medio de la jornada laboral. Se trata de evitar tener que buscar lugares improvisados para hacerlo. Me dicen “encontré una sala de conferencias vacía” o “duermo un ratito en mi coche en el aparcamiento”, cuenta el fundador Daniel Turissini. Recharj ofrece un rincón en la ajetreada capital estadounidense para echarse una siesta y recuperar la energía a mitad del día.

La estancia está pensada para relajarse y desconectar durante unos minutos

Este estudio, que está a pocos minutos caminando de la Casa Blanca, ofrece además una veintena de clases de meditación de entre 30 minutos y 1 hora. Los precios oscilan entre 9 dólares por una siesta y 18 dólares la clase de meditación. También hay una cuota mensual de 79 dólares con clases ilimitadas para miembros inscritos en este “lounge de relajación”, como lo llaman.

Las siestas energéticas impulsan la creatividad

Entre ellas, un baño de sonido con cuencos tibetanos de más de siete siglos de antigüedad. La oferta múltiple hace que sea fácil escaparse en algún momento del día. Pero no por mucho tiempo. La clave, según Turissini, está en la brevedad y cita estudios que aseguran que dormir durante 10 minutos produce mayores beneficios en descanso, lucidez y productividad, mientras que las siestas de más de 30 minutos pueden provocar justo el efecto contrario. Las siestas energéticas por la mañana pueden impulsar la creatividad, aseguran, y por la tarde, el bienestar físico.

Dormir durante 10 minutos produce mayores beneficios que una siesta de más de 30 minutos

El objetivo final sería que estas salas de descanso existieran en las oficinas, un asunto que se debate desde hace meses en las empresas estadounidenses. La fundadora de Huffington Post, Arianna Huffington, predijo que acabarían siendo tan comunes como las salas de reuniones para eliminar el estigma que existe asociado con “dormir en el trabajo”, en lugar de entenderlo como una “herramienta para incrementar la productividad”.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies