DeportesTheLux

Los regalos millonarios de la Selección

Regalos de lujo, un añadido más a la interminable lista de prebendas del futbolista de élite.

Agustín Castellote. 27/11/2017

Cifras mareantes, sueldos fuera de mercado, primas millonarias y regalos de superlujo aprovechan la profunda influencia del fútbol en nuestra sociedad y sitúan al futbolista de élite al otro lado de la realidad. Un mundo paralelo que transmite la sensación de vivir permanentemente en una obscena burbuja que puede estallar en cualquier momento.

La selección española de fútbol, que prepara su presencia en el mundial de Rusia, es un ejemplo de todo ello. Lograda la clasificación es el momento de negociar primas y regalos, al margen de sus sueldos mensuales en los clubes, fichas anuales, contratos de publicidad… Pero más allá del dinero que percibirá cada jugador por lo conseguido y lo que recibirán en función del puesto que logren en el torneo, se ha institucionalizado un regalo por objetivos que pone de manifiesto el nivel y el estatus de la situación. Un reloj de gran lujo para completar una posición de privilegio a la que solo unos pocos tienen acceso.

Con este reloj comenzó este peculiar festival de regalos

Todo comenzó el 24 de junio de 2010, víspera del decisivo partido del mundial de Sudáfrica España- Chile. La selección española se jugaba la clasificación para octavos de final después de la derrota inicial frente a Suiza. El día antes del trascendente partido, el presidente de Iberdrola (compañía patrocinadora de la selección), José Ignacio Sánchez Galán, se acercó a la concentración del equipo en Potchefstroom y tras hablar y animar a los jugadores, les prometió que si llegaban a jugar la final del torneo, Iberdrola regalaría a cada futbolista un reloj de gran lujo.

España no solo llegó a la final, sino que ganó el campeonato y cada jugador y técnico recibió un exclusivo reloj Franck Muller, edición limitada, que lleva grabado en la esfera la Copa del Mundo y en la parte de atrás el nombre y dorsal de cada jugador y logotipos de la FEF e Iberdrola. El precio de cada reloj alcanzó los 25.000 euros.

El modelo Royal Oak Offshore de la firma suiza Audemars Piguet

Desde ese momento cada objetivo logrado por la selección era premiado con una suculenta bolsa económica y un reloj de super lujo. El triunfo en la Eurocopa 2012 significó un exclusivo modelo de la firma suiza Audemars Piguet, el Royal Oak Offshore valorado en 24.700 euros, hecho a mano, de forma octogonal y que fue entregado a los jugadores por la joyería Chocrón, que corría con parte del costo, merced al acuerdo de patrocinio suscrito con la Federación.

Dos años después, la Selección conseguía su clasificación para el Mundial de Brasil 2014, que fue premiado con el ‘Portugués Cronógrafo’, un modelo de IWC Schaffhausen en oro rosa valorado en 23.000 euros y considerado una de las piezas emblemáticas de la firma. Presentado en caja de oro rojo, esfera color pizarra y correa de cocodrilo, se ha visto envuelto en una gran polémica ya que en la documentación recopilada por la fiscalía y la Guardia Civil contra la estructura económica de la FEF, se ha descubierto que la Federación los repartía de forma caprichosa, dejando a algunos jugadores sin el premio prometido y siendo entregado a dirigentes afines a Villar.

El IWC Schaffhausen que se entregó a los futbolistas por conseguir la clasificación en 2014

En 2016, llegar a la fase final de la Eurocopa de Francia supuso un reloj de la firma suiza Hublot, previo pago de 20.000 euros por pieza a Pedro Rodríguez joyeros. El ‘Big Bang’ es un reloj atrevido, deportivo, de acero y esfera de color negro. El premio incluía un ejemplar para el máximo dirigente de la Federación, Ángel María Villar, con la inscripción ‘Presidente’.

En estos días, los capitanes de la Selección, Ramos, Iniesta y Silva, negocian con el presidente en funciones, Juan Luis Larrea, el premio por haber conseguido la clasificación para la fase final del mundial de Rusia del próximo verano y para el que los jugadores, todo parece indicar, han escogido firma y modelo para seguir con la tradición. El ‘Nautilus‘ de Patek Philippe es un cronógrafo de esfera negra degradé, fondo de cristal de zafiro, índices aplicados de oro y correa de aligator; una pieza exclusiva de 25.000 euros con bisel octogonal y cuya caja se inspira en la escotilla de un barco.

El Nautilus de Patek Philippe es una pieza exclusiva por encima de los 25.000 euros

Cifras astronómicas y lujo por doquier que contrastan con el Viceroy con el logotipo de la Selección y que por 70 euros cualquier aficionado puede comprar, como patrocinador oficial de la Federación Española de Fútbol.

Un mundo irreal, lleno de exceso y boato, con modelos exclusivos y personalizados que completan unas nóminas y premios de ensueño. Una vida al otro lado de la realidad, con sorpresa incorporada, ya que el ministro Montoro lo ha dejado muy claro, “el reloj es un premio no exento de tributación para la amenazadora Hacienda Pública”.

Subir arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies