Destinos

La mejor guía navideña para visitar NYC

Aquí tienes la guía perfecta para visitar la ciudad en Navidad hecha por Pilar García de la Granja, una experta tras vivir muchos años en la Gran Manzana.

“Les hace una ilusión bárbara y por eso nos llevamos a los niños a Nueva York”. Esta frase la escucho en los últimos días en múltiples ocasiones y por fin se acerca el fin de semana más viajero del año. Para el Puente de la Constitución, Nueva York es la ciudad perfecta para visitar con niños.

El tradicional árbol de Rockefeller Center está encendido y es una de las principales atracciones de la ciudad en estos días, pero que sepáis que hay un árbol maravilloso en cada esquina, en cada rincón de la ciudad, en cada lobby. Nueva York es la ciudad que nunca duerme y menos en Navidad. Si te quedas por esa zona, puedes patinar en Rockefeller Center y después comer con los niños en Milo´s el restaurante griego por excelencia de Midtown.

Rockefeller Center es uno de los lugares más concurridos en Navidad

Pero si la cola para patinar en el corazón de Manhattan es como imaginas, eterna (sobre todo a partir de las 5 de la tarde), hay una pista de patinaje maravillosa en Central Park que, al igual que la de Rockeffeller, está amenizada con villancicos. Mariah Carey en vena. Y además tiene un pequeño restaurante de fast food para tomar la pizza de turno o el perrito caliente sin perder mucho tiempo.

El patinaje es una de las paradas obligadas en Navidad en Nueva York, pero hay más. Por ejemplo, pasear por Central Park y visitar el estanque de los botes por control remoto, donde los niños disfrutan haciendo carreras. Al lado está la estatua de Alicia en el País de las Maravillas, y a pocos pasos la estatua del perro alemán que todo el mundo visita. Obligado también en Central Park es visitar el recuerdo a John Lennon e Imagine, frente al edificio Dakota donde le asesinaron.

 

El recuerdo a John Lennon en Central Park

Si no están agotados merece la pena alquilar un coche de caballos y recorrer no solo el parque al atardecer, sino también la Quinta Avenida y disfrutar de la iluminación nocturna. Los grandes almacenes y sus escaparates son un verdadero espectáculo, no creo que exista un derroche similar de imaginación y dinero para decorar la Navidad.

Precisamente para las compras, la parada obligatoria es la Quinta Avenida. Gaps, Uniqlo y Ralph Lauren… todas las tiendas que quieras y más a tu disposición, a un palmo la una de la otra y con descuentos estupendos. Aunque para descuentos, Century 21 ya tiene grandes almacenes en el Upper West Side, en la 69 St y Broadway. Si queréis ir de compras con los niños, ese es el lugar.

El Empire State Building y sus vistas son parada obligada

Tras las compras… el descanso, que para los niños, también es importante. Las mejores hamburguesas de Nueva York en JG Melon. Ni puedes reservar, ni pagar con tarjeta – solo cash – pero sencillamente es para quitar el hipo. Fantásticas. Otro lugar para comer si les gusta la comida japonsa es Haru, con varios restaurantes en la ciudad. En Times Square, el Hard Rock Café sigue siendo el punto de encuentro para toda la familia, y al ladito Serafinas, otra cadena de restaurantes de comida italiana a buen precio.

Ya que estamos en el centro de la isla, dos visitas necesarias: el Empire State Building y, por supuesto, un show de Broadway. Este año se ha estrenado Anastasia, basado en el cuento y película de Disney que está teniendo buenísimas críticas y con colas imposibles para las entradas. El clásico, el espectáculo de Navidad de las Rockettes en el Radio City Hall es una magnífica oportunidad para conocer uno de los teatros más impresionantes de la ciudad.

La Estatua de la Libertad es uno de los lugares con más encanto para los niños

Con los niños bien abrigados hay que visitar Downtown, Wall Street y, por supuesto, la Estatua de la Libertad. El consejo es tomar un barco -de los que dan la vuelta a la isla- en los que puedes comer (maravilloso el Lobster roll) mientras disfrutas de las vistas de la Gran Manzana y te acercas a la Isla de Ellis y a la estatua.

Para visitar también la Liberty Tower, con uno de los ascensores más rápidos del mundo y con imágenes de cómo se fundó la ciudad de los rascacielos desde que llegaron los primeros inmigrantes holandeses. Andando desde el Ground Zero se puede ir hasta el Puente de Brooklyn y comer al otro lado del East River en el River Café.

La crisis en Estados Unidos llegó hace ya dos años a los almacenes históricos de juguetes como FAO Schwarz y Toys”R”Us, que ya no existen, pero a cambio, la ciudad ofrece para los más jóvenes un montón de posibilidades. Todos los museos durante el mes de diciembre tienen planes para los más pequeños de la casa, desde el MoMA hasta el MET pasando por el Children’s Museum o el Museo de Ciencias Naturales, que en Navidad cuenta con la iluminación más bonita de todos.

Hay mercadillos navideños repartidos por toda la ciudad

También merecen la pena los mercadillos de Navidad que están por toda la ciudad, desde el clásico de Unión Square hasta el más informal de la 42 St y la Octava Avenida, hasta el super sofisticado de Chelsea Market (donde además están los ascensores de las oficinas de Google).

Nueva York sigue siendo la ciudad de los sueños y en Navidad es más mágica que nunca. Desde hace una semana ya están los “Santas” de Salvation Army por las esquinas, los coros infantiles y el ambiente dispuesto para disfrutar.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies