Gastro

La forma más cool de comer fruta

Se han convertido en una alternativa sana y perfecta para comer fruta en cualquier momento y lugar.

Hace ya algunos años que descubrí las frutas deshidratadas. Fue en Estados Unidos, donde todas las máquinas de vending de los colegios y universidades contaban con las manzanas deshidratadas para los niños. Cumplían así con el refrán más conocido de aquellos lares “an apple a day keeps the doctor away”. Pues eso, primero fueron las manzanas, luego las uvas y a partir de ahí las variedades se mezclaron con cereales y frutos rojos para no engordar (tanto).

En general, las frutas deshidratadas son una buena forma de disfrutar de aquellas que no son de temporada, pero si hablamos de una que además de mantener todas sus cualidades es especialmente sabrosa, hablamos de la fresa.

La fruta deshidratada te permite disfrutar de algunas frutas fuera de temporada

Aunque ya están disponibles para ser consumidas durante todo el año, gracias a sus nuevas variedades y a su modelo de cultivo intensivo, el proceso de deshidratación es muy útil para hacer con ellas deliciosas elaboraciones. Desde hace algunos años, este producto se ha popularizado enormemente e, incluso, su uso se ha extendido a la alta cocina. Los agricultores de fresas que están asociados en Fresas de Europa lo tienen claro y por ello han iniciado una campaña de difusión.

¿En qué consiste el proceso de deshidratación?
La deshidratación o desecado es una de las formas más antiguas de procesar los alimentos y consiste en la extracción del agua y la humedad, haciendo que la vida de las frutas se prolongue en el tiempo pero conservando sus beneficios y propiedades.

Hacer fresas deshidratadas es muy sencillo

¿Cómo deshidratar las fresas?
El procedimiento es muy sencillo. Si bien es cierto que existen máquinas específicas para realizarlo, también puede hacerse de forma manual, aunque el proceso es más largo. Y si quieres probarlo en casa, aquí te contamos como:

Corta las fresas en finas láminas (sin el pedúnculo) y colócalas en la bandeja del horno a la temperatura más baja que sea posible (50º está bien). Si es necesario, también podemos dejar entreabierto el horno, puesto que lo que queremos es secar las fresas, no cocinarlas, y para ello, la ventilación es primordial. Procura que las fresas no se toquen entre sí. Las fresas pueden tardar unas 4 horas en estar completamente deshidratadas. Posteriormente, déjalas secar antes de guardarlas en un tarro completamente hermético y seco.

Al final del proceso debes guardar las fresas en un tarro

¿Cómo consumirlas?
Las frutas deshidratadas son un aperitivo muy saludable, pero sus usos son múltiples y diversos, tantos como tu destreza culinaria y tu imaginación te permitan. Como condimento en bebidas, como ingrediente decorativo en galletas, bombones o chocolates, las posibilidades son múltiples y diversas. Incluso, si conviertes en polvo las fresas puedes llegar a hacer palomitas con sabor a fresa.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies