Tarantino defiende la violación

El director de cine asegura que en "Europa se ve normal mantener relaciones sexuales con una menor de 13 años".

Icono de fecha 07 Feb 2018 Icono de autor Pilar García de la Granja
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS
tarantino

Tarantino defiende a Polanski por violar a una menor. Así de claro. El sexismo, el abuso de poder y finalmente, la violación. Quentin Tarantino, como muchos de los prohombres de Hollywood, no saben cómo encajar la revolución que las mujeres están emprendiendo en medio mundo. Desde el levantamiento contra la tiranía iraní, quitándose los pañuelos con los que les obligan a cubrirse el cabello, hasta los movimientos #MeToo y #TimesUp, las mujeres han decidido que no pasan ni una más.  

Y Tarantino no sabe cómo encajarlo. En una entrevista de radio con Howard Stern, uno de los grandes conductores de radio en Estados Unidos, demostró que la doble moral es un mal endémico en muchos hombres. Preguntado por cómo es posible que un hombre como Polanski, condenado en 1977 por violar a una niña de 13 años, recibió el Oscar de Hollywood, el polémico director respondió que “fue una relación sexual consentida, que aunque fue condenado en Estados Unidos por causas morales, en Europa y en el resto del mundo no se considera una violación”.

La sorpresa de Stern ante la respuesta fue mayúscula. Mantener relaciones sexuales con una menor de edad no es ni moralmente aceptable, ni legal. Es más, la entonces niña que mantuvo relaciones sexuales con 13 años con el director de cine de 44, se suponía que iba a un casting porque quería ser actriz. La pequeña acabó drogada y, aunque Polanski le pidió que no dijese nada, ella por supuesto, denunció. El director polaco tiene prohibido entrar en Estados Unidos desde que fue declarado culpable.

Por supuesto, a Hollywood estas cosas le daban igual hasta hace unos meses; como le daba igual que una hija de Woody Allen asegurase que su padre había abusado de ella y que ese fuese el detonante de la separación de la madre que siempre respaldó a su hija.

La progresía tiene doble moral hasta que un día, de repente, todo cambia. Siempre quedan algunos que son capaces de todo, incluso de defender el trabajo de directores, actores y productores por su “genialidad” aunque sean unos verdaderos depredadores sexuales. Pero esto también cambiará, como ha cambiado para Harvey Weinstein.

Mohamed Hadid
Allen b
Testino a
Dougla a
¿Te apetece una crema calentita?
La nueva tendencia que arrasó en los Goya