ACTUALIDAD

Deja un mundo mejor a tus hijos. Actúa ya.

La lista de los daños del cambio climático es tremenda y debemos actuar de inmediato para frenar las consecuencias.

The Luxonomist. 15/02/2018

Aumento de la temperatura, olas de calor cada vez más fuertes, enfermedades respiratorias, subida del nivel del mar, inundaciones, desastres naturales… la lista de los daños del cambio climático es tremenda y lo peor es que va in crescendo.

Pero ¿qué es exactamente el cambio climático? La variación global del clima de la Tierra y se debe a causas naturales y, sobre todo, a la acción del hombre. Tras muchos años de negacionismo por parte de algunos políticos, existe un consenso científico en torno a que nuestro modo de producción y consumo energético está alterando el clima a escala global.

cambio climático a
Parque eólico El Andévalo, propiedad de Iberdrola, en Huelva

El impacto es enorme, con predicciones de falta de agua potable, cambios en las condiciones para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad debido a inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor, según el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Por ello, no es un fenómeno solo ambiental, sino de profundas consecuencias económicas y sociales. Los países más pobres, que están peor preparados para enfrentar estos cambios tan rápidos, sufrirán las peores consecuencias.

Los científicos también prevén la extinción de animales y plantas, ya que los hábitats cambiarán tan deprisa que muchas especies no se podrán adaptar a tiempo. Por si fuera poco, la Organización Mundial de la Salud ha advertido de que la salud de millones de personas podría verse afectada por el aumento de enfermedades transmitidas por el agua y por la mayor contaminación del aire.

cambio climático b
Los participantes en la marcha ciclista ‘Moving for Climate Now’ a su llegada a la cumbre del clima de Bonn

Ante este gran reto, los especialistas en políticas para frenar el cambio climático alertan de que hay que tomar medidas urgentes para dejar un planeta mejor a nuestros hijos. En la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP 23) volvieron a reclamar que se tomen medidas en el día a día, como reciclar, ahorrar energía, reducir el consumo de plásticos o gestionar mejor el agua que utilizamos. Pero también advirtieron de que eso no es suficiente y la clave para lograr un mundo mejor es cambiar el modelo económico y avanzar hacia una mayor sostenibilidad, donde la energía es fundamental.

Los expertos reunidos en Bonn dijeron de nuevo que, si queremos que  las generaciones futuras puedan vivir en este planeta, debemos sustituir las energías sucias, como el carbón o el petróleo, por otras limpias, como las renovables. Esta transición energética y la lucha contra el cambio climático se muestran cada vez más no solo como un reto para todo el planeta, sino también como una clara oportunidad para empresas, gobiernos, ONG, ciudades y consumidores, que pueden aliarse en este objetivo común.

cambio climático c
Parque eólico marino Wikinger de la empresa española Iberdrola en el mar Báltico alemán

Para avanzar hacia un modelo económico más limpio, los especialistas explican que también es necesario que haya leyes que impulsen las renovables, el coche eléctrico y todas las medidas que sean posibles para lograr un mundo sostenible. También hay que cumplir a rajatabla el principio de ‘quien contamina, paga’, lo que implica que las empresas que contaminen abonen un mayor volumen de impuestos.

En España aún queda mucho camino por recorrer, pero sí que se ha avanzado en concienciación y, por parte de algunas empresas, en planificación y actuación. Iberdrola, gran referente internacional en renovables, destaca por su posicionamiento verde dentro del sector energético, con su firme apuesta por frenar el cambio climático. La compañía, líder mundial en eólica, ya ha anunciado que cerrará sus dos únicas centrales de carbón en el mundo y destinará 25.000 millones de euros hasta 2020 para consolidarse como una de las eléctricas con menores emisiones contaminantes.

cambio climático e
El parque eólico de Serra do Burgo, en Orense

El ejemplo de Iberdrola demuestra, además, que es posible ser una empresa rentable y contribuir al desarrollo social mientras se lucha a la vez contra el cambio climático. El optimismo no puede ocultar una realidad que exige la reacción urgente de todos los estamentos para frenar los efectos del calentamiento global. En palabras del propio secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, “el cambio climático pone en peligro nuestras esperanzas. Ya es hora de abandonar la senda de las emisiones suicidas. Sabemos hoy lo suficiente para actuar”.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies