Cultura

Elisabet Benavent: “Haber vendido un millón de libros da mucho vértigo”

Beta Coqueta acaba de estrenar 'Fuimos Canciones', una novela "coral" que comenzó a venderse antes de estar en la calle...

Daniel de la Peña. 26/04/2018

Pocos escritores en nuestro país han vendido más de un millón de libros y lo llevan con tanta naturalidad y humildad como Elisabet Benavent. La escritora acaba de publicar su nueva novela, ‘Fuimos canciones’ y sobre ella, el éxito, el miedo del inicio, etc. charlamos de cerca con ella. Elisabet, o Beta Coqueta, tal y como la conocen sus lectores, nos anima a que nos lancemos a cumplir nuestros retos.

The Luxonomist: Presentas tu nueva novela ‘Fuimos canciones’. ¿Cómo han sido las primeras reacciones?
Elisabet Benavent: Estamos gratamente sorprendidos, desde la editorial y yo también, con la buena acogida que han tenido Macarena y sus amigas porque la verdad es que todos los comentarios son buenos. La gente se está riendo mucho, se están emocionando con el final… y yo, feliz.

TL: Semanas antes de salir ya estaba entre los más vendidos… ¿Cómo se lleva esto? 
EB: ¡Es increíble! Uno se siente muy agradecido sobre todo cuando todas las personas están dándole tanto apoyo. El libro sale ya muy cobijado, muy abrazado, con una sensación de cariño impresionante. También sientes cierta responsabilidad porque piensas que lo último que uno quiere en esta situación es decepcionar a toda la gente que está apoyando tanto, incluso sin haber leído la obra.

TL: Hace poco celebraste la fiesta de más de un millón de ejemplares vendidos de tus obras, ¿es la recompensa a mucho esfuerzo? 
EB: El esfuerzo viene ya recompensado desde hace muchos años porque todo lo que me está pasando es una cosa maravillosa y cuando tú dedicas mucho esfuerzo, muchas horas y muchos viajes fuera de casa para algo que te gusta mucho hacer, tampoco supone un grandísimo esfuerzo. Porque es trabajar de lo que siempre has querido, es tu pasión. No se siente tanto como un esfuerzo, es verdad que las giras son muy duras, paso mucho tiempo fuera de casa, pero el esfuerzo lleva ya recompensado desde hace mucho tiempo con las firmas, con las redes sociales, con el cariño, con los libros en los primeros puestos en cuanto salen… Pero vamos, la fiesta viene a reafirmar que la editorial está contenta conmigo porque es una celebración para mí y me hace sentir como una familia.

TL: ¡Es que no lo consigue cualquiera!
EB: ¡Es complicado! Si te digo la verdad, siento como que le está pasando a otra persona. No acabas de ser consciente de que has vendido un millón de libros y cuando te paras a pensarlo, da bastante vértigo.

TL: Un recuerdo que tengas de los principios, de tu primer manuscrito…
EB: ¡Muchos! Sobre todo la sensación de miedo, de pavor… de “¿A quién le va a interesar esto?” En el momento en el que yo me lanzo a la auto-publicación por la insistencia de una pareja de amigos míos, el contenido en Amazon tardó desde veinticuatro a setenta y dos horas. Cuando vi que realmente había subido ya, me dije a mí misma “Dios mío, ¿qué has hecho?” (risas) Yo pensaba “¡Qué ridículo, qué ridículo! Se van a reír de mí… Esto no lo va a leer nadie, va a tener diez descargas…” Pero también fue la superación de un miedo que tenía arraigado dentro. Tampoco tenía sentido ese manuscrito en un ordenador, así no me iba a pasar nada bueno. Tenía que arriesgarme. Valeria me demostró que cuando arriesgas tienes posibilidades también de ganar algo, de que salgan las cosas bien. De que no vengan las cosas siempre torcidas, porque no sé por qué siempre pensamos en las peores circunstancias y no, tenemos que estar abiertos a que pasen cosas buenas.

TL: Vamos… ¡Hay que arriesgarse!
EB: Hay que arriesgarse, hay que saltar porque pasan cosas buenas. El karma sonríe a los que se arriesgan.

TL: Volviendo a la novela, ¿qué se va a encontrar el lector en sus páginas?
EB: Es una novela que vuelve un poco al espíritu Valeria en cuanto a que es una novela coral, es más rápida, tiene muchos diálogos, casi todos los capítulos llevan a los personajes a una acción, no es tanto de reflexión interna. Mi única aspiración es que encuentren entretenimiento, se echen unas risas y se olviden de las rutinas, como siempre.

TL: ¡Casi nada! Eso ya es mucho.
EB: Es muchísimo, pero tampoco quiero que la gente vea una catarsis mental… no, al revés, que pase un buen rato.

TL: Algo que te apetece mucho hacer y que vas hacer dentro de poco es…
EB: No sabría decirte (risas) Hay proyectos muy chulos por ahí lo que pasa es que la mayor  parte están parados y no son seguros… hay muchas cosas que tengo muchas ganas de hacer aún… saldrán o no, la suerte lo dirá… pero nosotros estamos trabajando mucho, por ejemplo, llevar a la televisión algunas de mis obras.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies