¿Por qué un control parental en Internet?

Internet se ha convertido en una herramienta cotidiana y de uso habitual en adultos, jóvenes y niños.

Patricia Peyró. 30/07/2014
Usar internet de una forma correcta también ayuda al medio ambiente
Control Parental en Internet
Control Parental en Internet.

Internet se ha convertido en una herramienta cotidiana y de uso habitual en adultos, jóvenes y niños. Estos pequeños ‘ciudadanos digitales’ necesitan la guía de un adulto para manejarse en la era de las nuevas tecnologías dentro de una red repleta de recursos pero también de amenazas para el menor.

Parece clara la tendencia global de que los jóvenes son quienes más uso hacen de la tecnología. De acuerdo con el INE y a través de su último informe “Perfil sociodemográfico del Internauta” referido al ejercicio 2013, más de 18, 6 millones de personas de 16 a 74 años se conectan a Internet todos los días, habiéndose incrementado el en un 3,7 por ciento respecto al año anterior a partir de nada menos que los 10 años de edad. Si nos vamos a otro país como México, por ejemplo, nos encontramos con que la proporción de niños de 6 a 11 años que navegan en la Red es del 11,7 por ciento.

Son varios los focos de atención que deben mostrar los padres en su labor de control parental y todo ello con objetivo básico de prevención y limitación del uso, siempre de acuerdo a la edad de cada niño y dentro de la actitud habitual de poner límites como parte de su educación.

Es responsabilidad de los padres enseñarles a navegar por Internet con seguridad

Además de que puede producirles un aislamiento social, es esencial limitar el tiempo de acceso a Internet, especialmente si no sabemos lo que está haciendo nuestro hijo.

  • Contenidos: La facilidad para acceder al contenido puede ser tan útil como potencialmente peligroso, ya que la probabilidad de que el niño acceda a contenido inadecuado es muy alta y aumenta a medida que el menor controla su manejo. Ejemplos de contenido inapropiado son la pornografía, la xenofobia, el racismo y demás temáticas vinculadas a las conductas violentas.
  • Tiempo que los pequeños pasan en Internet: Estar enganchado a edades tempranas supone restar tiempo de juego y de interacción real con los demás, lo cual es limitar el desarrollo de su personalidad, que puede volverse retraída o inapropiada, al no desarrollarse de forma natural las habilidades sociales con las que tiene que competir en la vida real.
  • Con quién tratan y se relacionan en Internet: la socialización virtual en los jóvenes es, hoy en día, casi tan importante como las relaciones reales. El peligro, en este sentido, puede venir tanto por la intrusión de un adulto con malas intenciones como por las dinámicas de acoso que se forman entre los propios jóvenes entre las que a menudo se encuentra el intercambio de imágenes inapropiadas.
Permitir el uso de Internet a nuestros hijos no es malo, pero debemos controlarlo

No olvidemos que los niños más felices son aquellos que no se sienten muy diferentes a los demás, por lo que prohibirles el uso de Internet o de las redes sociales en las que se encuentran todos sus amigos, lejos de ser una buena idea, puede suponer un elemento más de fricción en la difícil relación que se entabla con los adolescentes a la hora de ponerles límites. Siempre es mejor el control que la prohibición.

Las actividades en Internet que presentan mayor intensidad de uso entre los jóvenes de 16 a 24 años son la matriculación en educación superior o universidad y/o bibliotecas públicas y el uso de redes sociales, según el perfil sociodemográfico del internauta aportado por el INE

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies