Gastro

Diego Guerrero se lanza en solitario con DSTAgE

Hace poco más de una año Diego Guerrero anunciaba su salida del Club Allard, dejándonos en ascuas a todos los seguidores de su “revolución silenciosa”.

Patricia Peyró. 11/09/2014

Hace poco más de un año Diego Guerrero anunciaba su salida del Club Allard, dejándonos en ascuas a todos los seguidores de su “revolución silenciosa” acerca de sus intenciones y destino profesional. Meses después, comunicaba su intención de montar su propio restaurante y apenas días antes de abrir se conocía cuál era su ubicación exacta.

Mucha expectación generada en torno a este chef oriundo de Vitoria quien, sin haber cumplido los 40, dejó hace mucho tiempo el cliché de ser un “joven con futuro” a cambio de ser un “joven con presente”, demostrándolo ampliamente en sus diez años dirigiendo el Club Allard y llevándolo a la cima de  las dos estrellas Michelín.

Con su Days to Smell Taste Amaze Grow & Enjoy o, lo que es lo mismo, con su ‘DSTAgE’, Diego Guerrero se vuelve empresario y se vuelca en su propia marca, volviéndose mediático pero manteniendo la naturalidad necesaria para caer simpático y alcanzar el reconocimiento unánime de su carrera.

Su objetivo es hacer una alta cocina rentable, aspecto que se nota en algunos buenos detalles para un cliente al que se busca fidelizar, como la selección de algunos vinos de precios asequibles, así como una cocktelería a medida pero con la que no volverse loco a la hora de pagar.

Continuando con su línea de trabajo, apuesta por la técnica de la alta gastronomía, pero sin rigidez o ‘corsés’ para el cliente, como él mismo indica.  Elige prescindir de la carta a favor de dos menús degustación repletos de platos que fusionan sabores y materias primas exóticas traídas de distintos continentes.  Así, notamos la influencia de sus viajes a México, Perú y Japón en unas elaboraciones que destilan una modernidad de gustos muy globales.

Parte del que era su equipo en El Club Allard constituye ahora el núcleo duro de la cocina en DSTAgE cuando el chef tiene que asistir a alguno de sus múltiples viajes o compromisos internacionales, en muchas ocasiones actuando como embajador del producto español o la marca España.  Destacan el joven Alberto Solana, como jefe de cocina, Ruth Vila en postres y Javier Barroso como mâitre.

La experiencia DSTAgE cobra vida dentro de una arquitectura de garaje que choca con las últimas tendencias de interiorismo en restauración actual, con aires más retro-rurales y femeninos, cuando no afrancesados o neoclásicos. Diego Guerrero rompe este esquema generando un espacio fresco, masculino y con aires industriales. 

Sus dos alternativas de menú cuestan 88 y 118 euros y presentan versiones de 10 y 13 platos, respectivamente; elaboraciones que se disfrutan en los distintos ambientes de un local con protocolo propio: el de tratar de hacer sentir al cliente como en casa, agasajándolo como si fuera un invitado y haciéndole pasar por los distintos ambientes.Con su par de meses abierto, DSTAgE es ya un sitio de reserva muy codiciada pero también justificada. Será porque ofrece, en total, una fiesta de más de dos horas de comida, cocktails a medida, y puro espectáculo, en la que despiertan todos los sentidos.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies