Cosmética

Por qué las marcas de belleza invierten en celebrities

En pleno post festín de la gala de los Óscar, analizamos por qué la alfombra roja es el mayor escaparate de las marcas de belleza y de moda.

Julia Urgel. 26/02/2015
Rostros como el de Olivia Palermo se han convertido en una marca por sí mismas
Rostros como el de Olivia Palermo se han convertido en una marca por sí mismas

En el mundo de la publicidad existe una fórmula que ha dado resultados positivos. La combinación de productos exclusivos promocionados y presentados por un personaje público se ha convertido en la tendencia de la mayoría de las marcas de belleza.

Las celebrities se han convertido en potentes herramientas de marketing e incluso podemos decir que han pasado a ser una marca en sí mismas. Personajes como Olivia Palermo, Kate Moss, Gisele Bundchen o, en España, Paula Echevarría, se han convertido en potentes herramientas para las marcas. Son su cara visible, imprimen sus valores y, en ocasiones, comportan un valor añadido a un producto.

Lupita Nyong´o es imagen de Lancôme
Lupita Nyong´o es imagen de Lancôme

De ahí que la gala de Los Oscar se convierta no sólo en un desfile de vestidos de alta costura sino en una muestra de extravagantes peinados y maquillajes… En la mejor plataforma de las marcas por los millones de ojos que están pendientes de la alfombra roja y de las estrellas de Hollywood que se convirtieron en una mezcla entre actor y personaje y son mitificadas como dioses por el público. Estos dioses estaban creados por los propios estudios. Es el llamado «glamour hollywoodiense”, al que las marcas se rinden.

La española Natura Bissé lleva años ofreciendo a las estrellas de Hollywood lujosos tratamientos nutritivos y rejuvenecedores antes de mostrarse sobre la alfombra roja. Algunas más internacionales como Lancôme presumen de maquillar a actrices de la categoría de Lupita Nyong’o para la ceremonia, tal y como ayer contaba Pilar García de la Granja.

Paula Echeverría para Decleor
Paula Echeverría para Decléor

Según Church Gibson, autor del libro Fashion and celebrity culture, “ese interés intenso que despiertan las estrellas de Hollywood, que combina el deseo de copiar su estilo, posesiones y sus perfectos cuerpos son el ansia de saber todo lo posible sobre su vida privada, lleva vivo más de cien años”. Sin embargo, en los últimos diez, las cosas han cambiado: “Ya no interesa tanto qué llevan en las películas, como fuera de ellas”. Por eso, no hay nada mejor para una marca que una celebrity enamorada de su producto.

Los datos. Es muy difícil conocer los beneficios económicos que conlleva contratar a una celebrity, pero nos quedamos con el caso Décleor y Paula Echevarría que fue una revolución en el sector de la cosmética en España. Según datos de stanpa.es, la marca aumentó sus ventas un 50% en 2011 respecto a 2010 y el 14% entre 2012 y 2011. Además, Decléor ha pasado de tener una notoriedad de marca del 14% en 2.010 a un 39% en el año 2.012.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies