Gastro

Lo último: cenar en una discoteca ‘Premium’

La calidad del restaurante no lo hace asequible a cualquier bolsillo.

Patricia Peyró. 05/03/2015
Opium restaurante
Restaurante Madrid Opium. Haz clic en la imagen para saber más

El pasado mes de diciembre, y en el espacio en el que se encontraba la discoteca MOMA, arrancaba el nuevo y embriagador proyecto ‘Opium Madrid’ con visos de convertirse nuevamente en una de las salas de referencia de la capital.

Aunque parece que a partir de una edad, da “no sé qué” ir a una discoteca a cenar, sobre todo si uno no tiene intención de ligar, si las fuentes son muy fiables e insisten en que es un lugar Premium, no se trata de ir contra corriente, sino de probar, y a ser posible como corresponde en una “discoteque”: en grupo. Para pasarlo bien, reírse, y echarse unos bailes después o, por lo menos, tomarse un par de copas.

La magnífica entrada de Opium Madrid  no es sino el principio de algo mejor: un restaurante moderno y sensacional que bien podría definirse de radiante, aunque sin perder la funcionalidad. Su carta es una apuesta ecléctica que toca diferentes palos que abarcan los clásicos de la cocina de mercado con otros platos de lujo con guiños a la cocina internacional, especialmente asiática.

Arranca, pues, de forma magistral con opciones clásicas y conservadoras como el Jamón ibérico de bellota y la Coca de pan con tomate, con otros platos sofisticados como los Nems de verduras, Soja y agridulce o incluso el Caviar beluga imperial (130€).

Opium collage
Su chef ejecutivo, Billy Baroja, ha sabido crear una Carta de lo más completa. Haz clic en la imagen para descubrirla

Continúa con entradas “de tendencia” como las Láminas de alcachofa con aguacate y parmesano o la Burrata con tomate cherry y albahaca que se combinan con otros más elaborados como los Canelones de faisán o el Risotto de queso manchego. Y qué decir de los platos principales, que de puro atractivo plantean al cliente la dificultad de elegir entre opciones tan variadas como una clásica Dorada salvaje a la plancha con verduritas, un exótico Kofta de cordero con hummus y tzatziki, una selección de sushis y variedades japonesas o incluso un Pato estilo Pekín.

La selección de platos no sólo es magnífica, sino que está muy bien ejecutada, ya que las materias primas son de primera categoría, algo que no siempre abunda en los restaurantes de nueva generación que asimismo presentan las Gyozas, el Tataki  y no digamos ya el sushi, pero con una calidad que deja mucho que desear. Esta pobre ejecución de algunos locales de tendencia deja a los platos en muy mal lugar y está obligando a los restaurantes buenos a diferenciarse indicando el nombre científico de la especie, como hacen ahora, por ejemplo, en los restaurantes japoneses como Shikku, para referirse al pez mantequilla.

Coca de Foie y Trufa, Opium Madrid
Coca de Foie y Trufa, Opium Madrid

La calidad del restaurante no lo hace asequible a cualquier bolsillo, por lo que su ambiente de perfil alto convierte a Opium en una opción de lujo para una cita romántica muy especial o, cómo no, para ir con los amigos y poder darlo todo después en la disco.

Detrás de su gestión se encuentran el directivo del Barça, Javier Bordas, y su hermano Ramón, miembros del Grupo Costa Este especializado en el ocio nocturno y que cuenta con otras discotecas y restaurantes como Opium Barcelona, Astoria Universal, Nube Ibiza y Cachitos.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies