Decoración

La fuente de la longevidad

La Fuente Conlotus supuso para Nikolas Piper el comienzo en una nueva línea de trabajo y nuevo campos de investigación como la botánica.

The Luxonomist. 23/03/2015
conlotus2
Detalle de la fuente Conlotus, Nikolas Piper.

‘Conlotus’ se ideó como una fuente que debía integrarse en dos estanques de un magnífico jardín privado en las Islas Baleares. Sus propietarios, expertos en arte, buscaban una pieza que fuera una escultura para el jardín y no un jardín para una escultura. 

Dentro de los estanques, llamados en la isla “safareigs”, la fuente debía convivir con la “Nelumbo nucifera”,planta acuática comúnmente conocida bajo el nombre de “Flor de loto”. Ésta, famosa por su longevidad ya que sus semillas pueden germinar después de 30 siglos, coincidía con la búsqueda por parte de Nikolas Piper de dotar a sus creaciones de una larga vida. 

Fuente Conlotus, Nikolas Piper.
Fuente Conlotus, Nikolas Piper.

La fuente ‘Conlotus’ tenía como objetivo el acompañar a las plantas en su ciclo vital, esconderse entre sus flores y hojas durante su floración, en verano y parte de otoño, intuyéndose su presencia sólo por el sonido del agua al brotar de la misma y aparecer durante el invierno, etapa en la que la flor de Loto entra en un período de reposo y pierde sus hojas.

Aprovechándose de la gran belleza de las hojas de la Flor de Loto, se reprodujeron algunas de ellas, ayudándose de las últimas técnicas en escaneo, para crear varias composiciones, algunas estarían fijadas en el suelo, otras serían flotantes. Se realizaron una serie de moldes que se manipularon hasta conseguir el resultado deseado, haciendo inclusive hincapié en la nervadura de las hojas. Posteriormente, mediante el proceso de fundición, se crearon las hojas en bronce, aplicando al final una serie de pigmentos hasta llegar al tono buscado, lo más similar posible al de las hojas naturales.

Fuente Conlotus, Nikolas Piper.
Fuente Conlotus, Nikolas Piper.

Todo el proceso creativo culminó el día de la instalación, en el que se hubo de luchar contra el reloj biológico de las plantas, cuyas raíces se tuvieron que extraer de los estanques para llevar a cabo el anclaje de la fuente al suelo de los mismos y se volvieron a introducir rápidamente a fin de evitar los mayores daños posibles. El resultado final fue una creación con una fortísima carga orgánica, un acompañante discreto para las flores de Loto a lo largo de sus etapas de floración y crecimiento, encontrando en ellas su razón de ser como escultura.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies