Decoración

Flores para el Palacio de Buckingham

En los extremos del mundo, dos familias decidieron echar raíces y cultivar una de las flores más admiradas del mundo: las peonías.

peonias3
Duchess de Nemour en una de las peonías más solicitadas por las novias. Fotografía Alaska Perfect Peony

La familia de Rita Jo Shoultiz llegó a Alaska hace medio siglo para vivir en una antigua cabaña sin agua potable ni luz. La salvaje naturaleza de la península de Kenai la cautivó: podía ver desde una pata y sus patitos en fila camino a su primera lección en el estanque, hasta osos persiguiendo a jóvenes y despistados alces. Pero fue pensando en su jubilación, y en 2006 plantó los primeros rizomas para el mercado de flor de corte.

Hoy día su empresa Alaska Perfect Peony tiene once hectáreas con 30 variedades de peonías en tonos blancos, blush, coral, rosa y rojo. Con temperaturas que nunca sobrepasan los 15°C y 22 horas de luz, la intensidad del colorido y su gran tamaño están garantizados.

peoniasa4
Peonías Duchess de Nemour y Sarah Bernhardt en pleno apogeo. Fotografía Alaska Perfect Peony

La cosecha de peonías empieza a mediados de julio hasta mediados de septiembre. Un lujo si se piensa que hasta hace poco estas flores sólo se conseguían en primavera y principios del verano. Este año tienen proyectado exportar 60 mil varas y 100 mil en 2016, que costarán entre $3, 5$ y $7, dependiendo de la cantidad y la demanda por dicha variedad.

Peonías con nombres tan deliciosos y evocadores como Bowl of cream, Eden’s temptation, Coral Sunset, Moon River, Festiva Maxima, Sarah Bernhardt y Dr. Alexander Fleming pueden llegar en apenas 9,5 horas casi a cualquier lugar del mundo. Y si vive en Estados Unidos, FedEx dejará el encargo en su casa a la mañana siguiente. Eso sí, el negocio familiar ha adquirido tal prestigio que recomiendan hacer las reservas de pedidos con tiempo.

peonias1
Rita Jo Shoultiz en la terraza de su casa en Alaska y sector del huerto con el invernadero detrás. Fotografías Alaska Perfect Peony

Además, ofrecen el servicio para matrimonios a la carta. La Bridal Box viene con 20 peonías para el bouquet y arreglos florales por U$179. Si uno quiere, las floristas preparan y envían bouquets de novias y las damas de honor, corsages para el novio y los padrinos, centros de mesas y peonías para decorar tortas. Incluso hay novias que mandan muestras de las telas de su vestido para que Rita les aconseje sobre cuáles peonías llevar el día de su boda.

No es raro llegar a la granja y encontrar a las cuatro generaciones trabajando. Leroy y Shannon, marido e hijo de Rita, están a cargo de limpiar y preparar los terrenos, implementar los sistemas de irrigación y las casetas para el packing. A ella se la puede ver armando ramos de flores para vender en el mercado local con sus biznietos, cortando vegetales de su invernadero o coordinando embarques que despegan hacia Singapur. Búscalos en su web, Facebook y Pinterest.

peonias5
Las peonias Kansas fueron medalla de oro en 1957. Fotografía Platinium Flowers

Peonías del fin del mundo
Fueron los primos de Mauricio Álamos quienes a fuerza de insistir lograron que los visitara en su campo en Coyaique, en la Patagonia chilena. Quedó fascinado. El paisaje indómito con bosques milenarios. Los vientos de 60 km por hora dando la impresión de que el pasto caminara. Las lluvias constantes que vienen desde el mar y los lagos prístinos. Amanecer con aguanieve para luego ver abrir el cielo y desplegarse tres arcoiris, eran espectáculos del que quería ser parte.

Convenció a su madre y sus hermanos para comprar un terreno. Pensaron que el campo La Cabaña sería el lugar donde pasar los veranos y criar algunos animales. A poco andar, llegó Francisco, el jardinero de la familia, recién graduado como técnico agrícola y el proyecto cambió. Se lanzaron a la búsqueda de un producto que sobreviviera al clima hostil de la zona y dieron con las peonías. Introducidas por los colonos años atrás, ellos fueron los primeros en plantarlas como flor de corte.

peonias
Las más exquisitas peonías Monsieur Jules Elie viajaron al Palacio de Buckingham. Fotografía Platinium Flowers

Platinium Flowers cultiva diez variedades en una hectárea y media. La producción por temporada es de 100 mil varas y en aumento. El 80% se exporta, principalmente a Estados Unidos y Europa, y el 20% restante permanece en el mercado local. Han recibido encargos de cinco peonías para el bouquet de una novia en Brasil, hasta centenares de botones Monsieur Jules Elie y Duchesse de Nemours para un evento en el Palacio de Buckingham.

A mediados de diciembre, el motor de la cámara de frío se enciende. Navidad se avecina y deben salir los primeros embarques. Con la ayuda de temporeros, cosechan las peonías. El trabajo es manual: a las varas se les quitan las hojas, hidratan y elastican en ramos. Son entre ocho mil y diez mil peonías por día que pasan por el mismo proceso. Acondicionadas en cajas especiales, viajan en camiones refrigerados al aeropuerto y de allí al mundo. En Madrid, una caja con 80 a 100 peonías, y dependiendo de la variedad, puede costar 500€; en Nueva York, los precios oscilan entre U$450 y U$500.

platinum
Lourdes Rojas, madre de Mauricio Álamos, ayudando en el tiempo de cosecha. Fotografía Platinium Flowers

Mauricio es arquitecto y trabaja en su constructora durante el invierno. Desde Santiago monitorea las actividades del campo. Cuando vienen los meses cálidos la familia se traslada a Coyaique. Nada se pierde. Las flores marchitas vuelven a fertilizar la tierra como compost. Con los pétalos de las peonías desechadas, lavanda, flores silvestres y conos de pinos, hacen popurrí. Tienen 30 nuevas variedades en el huerto, a las que siguen de cerca su proceso de aclimatación, con miras a expandir el negocio. Búscalos en su web, Facebook o Pinterest.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies