Destinos

Las 10 mejores fiestas del verano

Guía Repsol recorre España para disfrutar de las mejores fiestas del verano. Este lunes, la Batalla del Vino de Haro.

The Luxonomist. 29/06/2015
San Fermín. Foto: navarra.es
San Fermín. Foto: navarra.es

Si por algo se caracteriza el verano en España no es solo por el buen tiempo y las aglomeraciones en la playa, sino también por tener una agenda plagada de fiestas y celebraciones de toda índole: vecinales, con verbena y orquesta en la plaza mayor; multitudinarias, con pasacalles y actuaciones de los cantantes más cotizados; históricas, con ambientación y puesta en escena de película; algunas declaradas incluso de interés turístico internacional; o simplemente alocadas y pensadas para pasarlo en grande. Sea como sea, todas estas citas consiguen sacar lo mejor de quienes participan ellas convirtiendo cada minuto de estas celebraciones en recuerdos imborrables en la memoria de cada verano.

Gastronomía y fiesta son dos conceptos que siempre viajan de la mano y que forman parte esencial del verano español. Así, Guiarepsol.com también recomienda los platos tradicionales con los que poner sabor a los días de celebración en cada región. Carnes, pescados, arroces son los protagonistas de algunas de las elaboraciones que conseguirán dejarnos con el mejor sabor de boca después de largas jornadas de verbenas, pasacalles y encierros.

Batalla del Vino de Haro. Foto: Pinterest/Turismo de Haro
Batalla del Vino de Haro. Foto: Pinterest/Turismo de Haro

29 de junio. Batalla del Vino. Haro.
No elijas tus mejores galas para visitar Haro, en La Rioja, el próximo 29 de junio. Ese día el vino corre a raudales en una peculiar romería donde todo acaba teñido de color granate. Como muchas otras celebraciones en España, esta fiesta tiene un origen religioso. Lo que empezó siendo una peregrinación a la Ermita de San Felices (ganadora del concurso El Mejor Rincón 2014, que organiza cada año Guía Repsol) ha terminado siendo una auténtica cruzada festiva donde no falta la charanga, la risa a raudales y la buena gastronomía.

Tras la misa en honor a San Felices de Bilibio y la batalla, donde tienen cabida pistolas de agua, botellas y cubos para disparar a diestro y siniestro el caldo más preciado de la tierra, es momento de parar y disfrutar de unas buenas chuletas de cordero (lechal o de pasto) al sarmiento de unas buenas brasas hechas con los restos de las vides de la zona. La guerra (del vino) puede ser complicada, este plato no, vuelta y vuelta y terminar con sal. ¿Dónde comerlas? En El Terete o en Beethoven II.

San Fermín. Foto: Pinterest/Intermundial
San Fermín. Foto: Pinterest/Intermundial

7 de julio. San Fermín. Pamplona
Es la fiesta por antonomasia del verano. Más que una celebración local, se ha convertido ya en parte de la imagen de España y por eso cada año acuden a ella más de un millón y medio de personas llegadas de todas partes del mundo. Aunque los encierros y las corridas de toros son sus eventos más populares, la fiesta cuenta con muchas otras actividades, de hecho, se podría decir que durante siete días la ciudad no descansa ni de día ni de noche. Entre lo que no podemos perdernos está el txupinazo que cada 6 de julio da el pistoletazo de salida oficial a la celebración que inundará la ciudad de pasacalles de gigantes y cabezudos, conciertos y espectáculos pirotécnicos para toda la familia.

Vivir unos “San Fermines” es toda una experiencia, como también lo es degustar el Caviar Per Sé nacional, extraído de hembras criadas durante 16 años en un entorno natural abierto y agua de río con certificación ecológica. Degustarlo no requiere de instrumentos más allá de una pequeña cuchara de nácar. ¿Dónde comerlo? Enekorri y La cocina de Álex Mujica. El esturión se puede tomar en el Bar Gaucho.

Desembarco en Villajoyosa. Foto: Turismo de Alicante
Desembarco en Villajoyosa. Foto: Turismo de Alicante

24 de julio. Fiesta de Moros y Cristianos. La Vila Joiosa, Alacant
Existen muchas celebraciones de Moros y Cristianos en el litoral levantino pero pocas como la que se vive en La Vila Joiosa, en Alacant, con más de 250 años de antigüedad y declarada de Interés Turístico Internacional. La fiesta rememora la batalla que se produjo en el año 1538, cuando los piratas berberiscos trataron, sin éxito, de tomar la villa. Durante 8 días la ciudad entera es un auténtico bullicio de gente, con actividades de todo tipo y dos actos estrella: los desfiles y el desembarco. La pirotécnica, las verbenas, los conciertos y las propuestas gastronómicas acaban de redondear la fiesta.

No sabemos si los piratas ya conocían este manjar, pero sin duda en esta fiesta no puede faltar el disfrutar del sabor dulce y firme textura de la gamba roja. Exquisita a la plancha, recién pescada. ¿Dónde tomarla?: Hogar del Pescador.

Foto: Pinterest/espanabizarra.tumblr.com
Romería Vikinga. Foto: Pinterest/espanabizarra.tumblr.com

2 de agosto. Romería Vikinga. Catoira, Pontevedra.
El de Catoira es otro de los espectaculares desembarcos (declarado de Interés Turístico Internacional) que pueden verse cada verano, pero aquí no son moros sino vikingos quienes toman la costa. Hasta aquí llegan, a bordo de auténticas réplicas de barcos vikingos, cientos de invasores perfectamente ataviados, con casco de cuernos y espadas incluidas, para protagonizar una cruenta batalla donde no faltan ni el vino ni las gaitas sonando de fondo. Una fiesta que recuerda la importancia de Catoira en la defensa de Galicia frente a los ataques de piratas normandos y sarracenos.

Junto al ataque vikingo desembarca también la tradición de almorzar mejillones de la Ría de Arousa acompañados de tintos del Ulla. Este bivalvo vive, casi exclusivamente, en las costas españolas, y se puede degustar de infinidad de maneras. ¿Dónde tomarlos? Casa Bóveda (Vilagarcía de Arousa).

Descenso del Sella. Foto: Pinterest
Descenso del Sella. Foto: Pinterest

8 de agosto. Descenso del Sella. Ribadesella, Asturias.
El agua, de río en este caso y no de mar, también es protagonista de una de las fiestas más importantes del verano en Asturias: el descenso del río Sella. Las cifras del evento nos permiten entender porqué la cita es mucho más que una competición deportiva: cerca de un millar de piragüistas y más de 100.000 asistentes en las últimas ediciones.

Una auténtica fiesta de agua y de gastronomía, porque aquí, además de piraguas, hay mucha sidra y buenos manjares asturianos. Tras el recorrido de los piragüistas entre los municipios de Arriondas y Ribadesella, la celebración se traslada a los Campos de Ova, donde se entregan los trofeos y se hace una multitudinaria espicha campestre donde no falta la música popular y las buenas viandas chorizos, empanadas, tortos, tortillas y concejales (pequeños bocados de bacalao rebozado).

Fiestas de La Paloma en Madrid. Foto: Pinterest/Viajejet
Fiestas de La Paloma en Madrid. Foto: Pinterest/Viajejet

15 de agosto. La Paloma. Madrid.
Sin duda alguna, la fiesta más chula del verano. Lo que se vive en la ciudad alrededor del 15 de agosto no tiene parangón. Chulapos y chulapas, ataviados con su gorra de medio lao y su mantón de manila, sacan su arte a pasear por las calles del centro al ritmo de los chotis. Madrileños de pura cepa que se mezclan con los madrileños de adopción y los miles de turistas que disfrutan de la fiesta como si fuera propia.

Para acompañar, la gastronomía más tradicional: gallinejas, callos y bocadillos de calamares, regado con limoná, sangría y vermú. Una auténtica verbena en toda regla, con miles de personas disfrutando de una fiesta callejera como pocas, con chiringuitos en cada plaza y esquina y una agenda repleta de conciertos, competiciones deportivas, juegos infantiles, rutas de tapas, propuestas culturales y, por supuesto, la procesión de la virgen de La Paloma, portada por los bomberos de la ciudad. Lo mejor de la celebración es que se suma a las verbenas de la San Cayetano y San Lorenzo, por lo que los festejos se prolongan durante toda una semana.

Gigantes y Mari Jaia en el Aste Nagusia de Bilbao. Foto: Pinterest/bilbao.net
Gigantes y Mari Jaia en el Aste Nagusia de Bilbao. Foto: Pinterest/bilbao.net

22 de agosto. Aste Naugusia. Bilbao.
Aste Nagusia / bakarra dago / hamar gauekoa /munduan Abuztuan Bilbon / denok batera / katuak eurak be jaietan (Sólo hay una semana grande en todo el mundo. En agosto, hasta los gatos están de fiesta) Así reza la tradicional canción que abre la Semana Grande bilbaína (tenía que ser grande si es en Bilbao, claro) y con ella aparece en el balcón del teatro Arriaga su preciada Marijaia, el personaje que representa las fiestas. Con esta campesina de cara bonachona y el tradicional chupinazo, arranca una semana de celebración donde la ciudad se convierte en un auténtico hervidero. El final del Aste Nagusia lo marca la quema de la Marijaia, que se realiza durante un paseo del personaje por la ría de la ciudad.

Bilbo es sinónimo de gastronomía por eso es imperdonable irse de la ciudad sin probar el Marmitako elaborado con bonito del Norte, tomate, pimiento, cebolla y patata. Esta feria cuenta con un concurso gastronómico dedicado en su totalidad a elaborar esta receta. ¿Dónde tomarlo? En el restaurante Víctor.

Tomatina en Buñol. Foto: Pinterest
Tomatina en Buñol. Foto: Pinterest

27 de agosto. Tomatina. Buñol, Valencia.
Los números lo dicen todo (o casi): cerca de 22.000 asistentes, 140.000 kilos de tomate y turistas llegados de todas partes del mundo. Lo que las cifras no pueden decir es la euforia, el éxtasis y el desenfreno en el que se sume Buñol durante las horas en las que los tomates sobrevuelan su cielo en una auténtica batalla campal que lo tiñe todo de rojo. Para acompañar la batalla, un programa de actividades como laTomatina Gastronómica, con tapas y cócteles a base de tomate, o el Tomatina Sound Festival, con agenda de conciertos de grupos nacionales y música electrónica.

La Comunidad Valenciana es región de arroces, y en Buñol también se demuestra esta tradición. Con la tomatina se organizan concursos para preparar el arroz de ayuno con sus ingredientes principales: Arroz DO Valencia, acelgas, cardo, nabo, ajo, alubias pintas cocidas, tomate, pimentón, laurel y azafrán. ¿Dónde tomarlo?: Bar Acacia.

Fiesta del Cipote
Fiesta del Cipotegato, Tarazona. Foto: top100aragon

27 de agosto. Cipotegato. Tarazona, Zaragoza.
También vuelan los tomates en Tarazona el 27 de agosto, aquí sin embargo, los proyectiles tienen un mismo objetivo: el Cipotegato. Este personaje, encarnado cada año por un vecino diferente y ataviado con un traje similar al del arlequín, parte a las 12 en punto del mediodía del consistorio municipal para iniciar un recorrido kamikaze por las calles de municipio. Cuando regresa al punto de partida, lo hace repleto de tomate pero victorioso, vitoreado por el gentío que le aclama. La puesta en escena, no apta para claustrofóbicos marca el inicio de las fiestas patronales de San Atilano.

En esta festividad medieval, que recuerda al que antaño se convertía en el afortunado de recibir un indulto, es común encontrarla en las tabernas de Tarazona la Gallina en Pepitoria.

El Cascamorras en Guadix. Foto: guadixymarquesado
El Cascamorras en Guadix. Foto: guadixymarquesado

6 de septiembre. El Cascamorras. Guadix, Granada.
Los últimos coletazos del verano llegan a Granada con una de sus fiestas más populares y multitudinarias. Con una hermosa leyenda a sus espaldas, más de 500 años de historia y un lugar inmejorable para la puesta en escena: las localidades de Baza y Guadix. Cada 6 de septiembre, un vecino de Guadix, vestido con un llamativo traje multicolor trata de llegar a la ciudad vecina con la intención de hacerse con la imagen de la Virgen de la Piedad que siglos atrás enfrentó a ambos municipios por su propiedad. En el camino los vecinos defienden su talla manchándole con pintura negra, aceite quemado y agua. El día 9 y sin haber conseguido su objetivo, el Cascamorras vuelve a su pueblo donde sus propios convecinos vuelven a emprenderla con él por regresar sin la Virgen.

En esta celebración no puede faltar el tradicional lomo de orza. Un lomo de cerdo macerado en una mezcla de ñoras, orégano, clavos, canela, laurel, nuez moscada, ajo, pimentón, pimienta, comino y sal durante dos días, pasándolo después por la sartén y conservándolo en aceite de oliva virgen extra conseguimos un plato que puede conservarse durante varias semanas. ¿Dónde tomarlo? La Bodeguilla de Guadix.

Guía Repsol 2015.
Guía Repsol 2015.

En cualquiera de sus versiones (impresa, digital, aplicaciones móviles y medios sociales), Guía Repsol pone al servicio del viajero las más prácticas herramientas, fiel a su compromiso con el turismo y la gastronomía en España a lo largo de sus más de 35 años de trayectoria. Guía Repsol 2015 es la perfecta combinación de cartografía, turismo y la mejor gastronomía.La edición impresa incluye tres Guías con todo para el viaje. A la Guía de Mapas de España y Portugal, que se publica de forma independiente para facilitar su consulta, se suman la Guía de Turismo con los Mejores Restaurantes y la nueva Guía de Rutas por los Mejores Alimentos y Bebidas (34 sabrosos recorridos, dos por cada comunidad autónoma, para descubrir España de una forma original).

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies