EducaciónTheLux

Más sol y menos antidepresivos

Con las debidas precauciones, la exposición a la luz del sol mejora nuestro estado de ánimo y nos hace sentir más felices. ¿Quieres saber por qué?

Ana Villarrubia. 02/07/2015
Tomar el sol beneficia a nuestro estado de ánimo
Tomar el sol beneficia a nuestro estado de ánimo
Tomar el sol beneficia a nuestro estado de ánimo

¿Qué elementos influyen negativa o positivamente sobre tu estado de ánimo? A esta pregunta tan directa (y no tan sencilla de responder como a primera vista puede parecer) la mayor parte de las personas responden: “La familia”, “la pareja”, “el trabajo” o “la situación económica”. En efecto, las actividades que realizamos a lo largo del día, las situaciones a las que nos enfrentamos y las personas que nos rodean son, a priori, los factores que de manera más obvia ejercen influencia sobre nuestro estado de ánimo. Pero también están el ejercicio físico, los ciclos hormonales, el tiempo de ocio… Y nos olvidamos a menudo en esta puesta en escena de un actor que juega un rol, en ocasiones, protagonista: el sol. Porque las horas de luz a las que nos exponemos y la exposición directa de nuestro cuerpo al sol tienen una influencia considerable en la forma en la que nos sentimos.

s
Recomendamos únicamente 20 minutos de exposición directa diaria

Es de sobra conocido que la exposición a la luz solar acelera el proceso de envejecimiento de nuestras células y, lo que es más importante, está relacionada con el desarrollo del cáncer de piel. Por eso, vaya por delante lo obvio: ni en las horas de mayor radiación solar, ni de manera prolongada, ni sin hidratación, ni sin ocultar las zonas más sensibles (ojos, orejas, cuero cabelludo…), ni sin preparar debidamente nuestra piel con protectores solares adecuados a nuestro tipo de piel… Y por eso no nos atrevemos a recomendar más de 20 minutos de exposición directa, que es lo que los expertos y dermatólogos suelen aconsejar. 

Imprescindible para tomar el sol la protección solar. Haz clic para comprar
Imprescindible para tomar el sol la protección solar. Haz clic para comprar

Y es que, por muy cautos que debamos de ser… ¡Tampoco es sano huir del sol! Exponerte a la luz solar mejora, entre otras cosas, tu estado de ánimo. En primer lugar, la mera exposición a los rayos ultravioletas del sol favorece la síntesis de la vitamina D, encargada de absorber el calcio de los alimentos y depositarlo en los huesos. Por eso no es de extrañar que a famosas con diagnóstico de osteoporosis, patología predominante en mujeres, como Gwyneth Paltrow o Sally Field, se les haya prescrito médicamente vivir en sitios cálidos, como la costa californiana, con mayor incidencia de horas de luz por año.

Gwyneth Paltrow vive en lugares soleados por prescripción médica
Gwyneth Paltrow vive en lugares soleados por prescripción médica

Pero es que, además, la vitamina D está también directamente relacionada con la estimulación de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina. Esta última, la serotonina, cuya liberación promueve el sol pero también promueven el ejercicio físico, las relaciones sexuales, el chocolate, las actividades novedosas, los masajes, el baile y las técnicas de relajación (por poner sólo algunos ejemplos), es también conocida como “la hormona de la felicidad”. Junto con la dopamina, la adrenalina y las endorfinas, estas sustancias están involucradas en la experimentación del placer y otros estados emocionales gratificantes relacionados con la sensación de bienestar y felicidad.

Gafas de sol para la exposición solar
Gafas de sol para la exposición solar

Está demostrado que el cerebro segrega niveles más bajos de serotonina a lo largo del invierno mientras que su producción se dispara durante los meses de verano debido al aumento de la exposición a la luz solar en el hemisferio norte. Por ello, cuando acaba el verano y se acortan las horas de luz, aproximadamente un 6% de la población española nota los síntomas del llamado Trastorno Afectivo Estacional que no es una categoría diagnóstica en sí misma pero que se usa para describir un cuadro sintomático depresivo pasajero que no puede ser explicado por ninguna otra causa más allá de la adaptación del organismo a un menor número de horas de luz y a una menor estimulación en este sentido. Los datos confirman que en países situados más al norte, con menos horas de exposición solar que nuestro maravilloso entorno mediterráneo, las bajas por depresión se disparan en los meses de invierno. 

Disfrutar del sol de manera controlada lleva implícito disfrutar de la sombra
Disfrutar del sol de manera controlada lleva implícito disfrutar de la sombra

“Como una escalera que desciende a los infiernos”: esto es el invierno para Norman Rosenthal, profesor de psiquiatría de la Universidad de Georgetown (Washington, Estados unidos) que durante más de 20 años ha investigado el Trastorno Afectivo Estacional desde el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados unidos. Gracias a sus investigaciones sabemos hoy que el mejor tratamiento para este problema es la fototerapia que consiste en una exposición controlada a radiaciones ultravioletas naturales o artificiales.

Otro de olso
Otro de los imprescindibles para tomar el sol. Haz clic para comprarlo

Con la cantidad de advertencias que recibimos en los medios de comunicación sobre el sol y con lo insoportable que puede llegar a ser el calor -qué os voy a contar en plena ola de calor en España donde las temperaturas han superado los 40 grados en varias ciudades en la recta final del mes de junio- muchas personas tienden a aislarse en casa con las persianas bajadas o en grandes superficies con el aire acondicionado y esperar hasta que anochezca para salir de casa o de la oficina. El Corte Inglés en verano, efectivamente, ayuda a sobrellevar el calor, pero un paseo corto por la calle cuando aún luce el sol es más que recomendable para beneficiarse de las propiedades de los rayos del sol incidiendo directamente sobre nuestro cuerpo.

Melatonina
Melatonina

Además, en largos periodos de oscuridad se produce otro proceso paralelo: aumenta la secreción de melatonina, otra hormona clave para comprender nuestros ciclos de actividad pues se asocia a la inducción de un estado de ánimo aletargado: la antesala del sueño. Concretamente la melatonina se asocia con la inducción de un estado de somnolencia y letargia que favorece el descanso e induce directamente al sueño. Personas con dificultades para conciliar el sueño toman, de hecho, suplementos de melatonina como complemento de su dieta y para evitar la ingesta de otro tipo de fármacos con prescripción médica y con riesgo de generar efectos secundarios. En definitiva, la falta de exposición a la luz solar no sólo se asocia a cambios negativos en el estado de ánimo sino también a una desregulación del sueño y a la sensación apática de tener poca energía y menos ganas de hacer cualquier cosa. 

Siesta
La melatonina favorece el descanso e induce directamente al sueño. Foto: Getty

En definitiva, los problemas anímicos derivados de la falta de exposición a la luz solar son un problema en nuestras sociedades modernas en las que el ritmo de vida nos mantiene recluidos en viviendas o lugares de trabajo con nada o poco de luz natural y mucha luz artificial. Entornos contra-natura en los que organizamos nuestras vidas de manera muy eficaz pero poco adaptativa para nuestra salud mental en el largo plazo.

Así las cosas, el sol nos viene bien y la luz nos estimula. Su exposición nos mejora el ánimo y notamos las consecuencias en pocas semanas por lo que ya no te quedan excusas: olvídate de los antidepresivos y exponte el sol de manera controlada. Por prescripción del psicólogo. Tu mente lo agradecerá.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies