Gastro

Las 5 mejores hamburguesas de NYC

Si vienes a NY no deberías irte sin probar al menos una de los siguientes sitios.

Luis Jiménez. 06/07/2015

La asociación: “EE.UU.– Hamburguesa” es una de esas que casi todo el mundo hace por defecto. Las hay ecológicas, de culto y hasta especiales para vegetarianos, pero nunca faltan en ninguna carta. Si vienes a NY no deberías irte sin probar al menos una de los siguientes sitios.

El interior de Minetta Tavern conserva el recuerdo de otro tiempo. Cortesia de @partisant
El interior de Minetta Tavern conserva el recuerdo de otro tiempo. Cortesia de @partisant

Minetta Tavern Restaurant113 MacDougal St., New York, NY 10012   (entre Bleecker y W. 3rd Street)
Es la joya de la corona, porque según los medios especializados es la mejor de todo Estados Unidos. Se llama Black Label (etiqueta negra) y está hecha a base de cuatro cortes ternera distintos. La sirven en el Minetta Brook, que abrió sus puertas en 1937 y hoy forma parte del grupo de restauración del chef inglés Keith McNally  -dueño de los restaurantes más populares del West Village-. Durante el proceso de cocinado se la pinta con mantequilla unas cuantas veces y se sirve acompañada únicamente de cebolla caramelizada. Cuesta 28 dólares pero dicen que no hay persona que la pruebe que no acompañe el bocado de un “mmmmm” o varios.

Hamburguesa @5napkinburger. Foto: Instagram
Hamburguesa @5napkinburger. Foto: Instagram

5 Napkin Burger. 630 9th Ave, New York, NY 10036
Situada muy cerca del centro neurálgico de la ciudad pero suficientemente aislada del bullicio turístico, es perfecta para cenar después de haber disfrutado de un musical de Broadway. La carne está siempre en su punto y el pan con el que la acompañan está delicioso. Tienen varios tipos de hamburguesas, pero no cometas el error de obsesionarte con tu figura y pedir la hamburguesa de pavo, porque aún estando buena, no alcanza ni de lejos a la de la casa: 5 Napkin Burger, que va cortejada por una loncha de queso gruyere, cebolla caramelizada y alioli de romero.

Aspecto de Ear Inn hace más de un siglo y rompiendo estereotipos. Fotos cortesía Ear Inn
Aspecto de Ear Inn hace más de un siglo y rompiendo estereotipos. Fotos cortesía Ear Inn

Ear Inn. 326 Spring St, New York, NY 10013
A primera vista el bar no difiere mucho de cualquier irlandés, sin embargo es uno de los bares más antiguos de la ciudad. Abrió sus puertas en 1817 y desde entonces no ha parado de funcionar. La hamburguesa, aquí, es espectacular. La carne la suministra una de las mejores carnicerías de la Gran Manzana y la dejan en maceración para que adquiera el punto perfecto antes de pasarla por la plancha. La sirven sin queso por norma, pero no ponen mala cara si te apetece añadirlo. La decoración es casi tan antigua como el bar y, en general, no resulta acogedor, pero el bocado merece la pena.

Hamburguesas listas para saciar el hambre Cortesia @shakeshack
Hamburguesas listas para saciar el hambre Cortesia @shakeshack

Shakeshack. Madison Square Park (entre Madison Ave. y E.23rd St.)
Empezó siendo un puesto callejero y desde el 30 enero cotiza en bolsa. Solo eso ya dice bastante. Es, obviamente, una cadena pero luchan incansablemente para no parecerlo. Y lo consiguen. Sus trabajadores cobran más que en el resto de fast foods y se nota. La carne que usan es de Black Angus, una raza de ternera conocida por ser una de las de mayor calidad y tener la perfecta combinación de grasa y magro; sin embargo, todo el mundo coincide en que el secreto está en la salsa (“shake sauce”) con la que la sirven. Aquí sí hay opción vegetariana: la Portobello Mushroom (champiñón) y también está de muerte.

Nyystea Cortesia @NYYSteak.jpg
NY Yankees Steakhouse. Foto cortesia @NYYSteak

NY Yankees Steakhouse7 West 51st Street ( entre la Quinta y la Sexta Avenida), New York, NY 10019
A pesar de estar al lado de unas de las atracciones más famosas de Manhattan, el restaurante de los NY Yankees, uno de los equipos de béisbol de la ciudad, pasa desapercibido para la mayoría. La puerta es humilde pero el interior es muy teatral. La relación calidad precio es de las mejores, teniendo en cuenta que las mesas están cubiertas con mantel de tela (sinónimo muchas veces de precio prohibitivo). La hamburguesa de la casa es sencillamente deliciosa y aunque podría alimentar a dos personas perfectamente, es fácil no dejar ni rastro. La carne se macera en el local a la vista del cliente. Una curiosidad: como el edificio era anteriormente un banco, la sala en la que comen los directivos está montada en el sótano, dentro de lo que era la caja fuerte.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies