El Rincón de Carla

La Casona del Judío

Hoy nos adentramos en lo más profundo de la vanguardia gastronómica de Cantabria visitando la Casona del Judío, en Santander.

Carla Royo-Villanova. 14/07/2015

Que Cantabria es infinita ya no lo duda nadie. Culpable de ello es la cantidad de propuestas que nos ofrece. Desde la mejores playas de España, hasta los planes más aventureros en ríos y montañas. Pueblos medievales, museos, arte, historia, música. Y desde luego, su gastronomía. Si la cocina tradicional cántabra es una de las más reconocidas de nuestro país gracias a su excelente materia prima y al buen hacer de cocineros a lo largo de la historia gastro, hoy nos adentramos en lo más profundo de la vanguardia gastronómica de Cantabria. La Casona del Judío abre sus puertas a El Rincón de Carla para descubrirnos un mundo de sensaciones.

Sergio Bastard dirige la aventura gastronómica
Sergio Bastard dirige la aventura gastronómica

Dirigida por le chef Sergio Bastard, chef referente en la vanguardia cántabra, junto a otro grande de la “tierruca”, Jesús Sánchez del Cenador de Amós y el empresario propietario de la bodega El Riojano, Carlos Crespo. Un elenco de profesionales unidos para ofrecer experiencia y calidad.

Hay plantas que crecen entre las dunas cántabras
Hay plantas que crecen entre las dunas cántabras

Mi aventura gastronómica comenzó recolectando junto a Sergio Bastard algunas de las plantas y hierbas marinas que luego acompañarían al Menú Gastronómico. Un lujo al alcance de pocos. Me sentí afortunada de poder aprender de la mano de una de las personas que más saben de botánica marina, a reconocer y descubrir esas hierbas que crecen en las dunas cántabras y sobre las que tantas veces he caminado sin saber que son un manjar y un perfecto acompañamiento para muchos de los platos tradicionales del Cantábrico.

carla2
Las hierbas se convierten en platos exquisitos e inesperados

Descubrí que el hinojo o la acelga tienen su propia versión marina. Que hay un espárrago de mar que se llama salicornia, una deliciosa planta carnosa y salada como el agua del Cantábrico. El eríngeo marítimo ese cardo con el que tantas veces me he pinchado, y siempre despreciado, resulta que es cardo marino. Probé la hierba de rocío o escarchada por su aspecto crujiente y como recién mojada y la sanísima verdolaga cargada de Omega-3, o las pequeñas hojas de acedera de mar. Un mundo de sabores que siempre tuve  a mis pies y ahora se rendía a mi paladar.

El menú de Sergio nos dio la oportunidad de probar platos espectaculares
El menú de Sergio nos dio la oportunidad de probar platos espectaculares

El colofón de todo lo aprendido aquella mañana en las dunas fue disfrutar después del menú que Sergio había preparado para utilizar sus hierbas marinas en los platos más espectaculares. Los aperitivos que precedieron al Menú Gastronómico fueron tan sorprendentes como lo que vendría después. Jamás imaginé que el praliné de pistacho fuera compañero perfecto para las anchoas de Santoña.

carla5
Anchoa de Santoña con praliné de pistacho, La Casona del Judío

Y luego desfilaron nuestras hierbas marinas transformadas en preciosas combinaciones de sabor y color. La acelga marina había sido ahumada con madera de roble para acompañar un caldo con sardina marinada al Pedro Ximenez. Una crujiente hierba de rocío hacía de jardín perfecto para un tomate deshidratado durante 6 horas. La deliciosa verdolaga acompañaba al chicarro, previamente marinado en salmuera durante 12 minutos, y juntos compartían baile con rabanitos, arándanos y aceite de nuez moscada. Verdolaga de nuevo un poco más tarde  para adornar berberechos ahumados con hojarasca de pino.

carla7
Platos exclusivos en La Casona del Judío

Cubriendo una remolacha cocinada durante 90 pacientes minutos a baja temperatura estaba la acedera de mar, que a los postres volvería para acompañar a un suave almíbar con bizcocho de cacao. Otras flores rindieron mi paladar, como aquella flor de oxalis recubriendo una cebolleta glaseada al jugo de café. O la lavanda convertida en refrescante helado para maridar con un jugo de lentejas… Los platos no aparecían con calma y por su orden sino además que el propio Sergio, desde una mesa cercana iba explicando y terminando en mesa cada una de sus creaciones.

carla1
Flor de oxalis recubriendo una cebolleta glaseada al jugo de café.

Sentada junto a unos amigos en la bodega de esta casona del siglo XIX, los recuerdos y vivencias de mi infancia en la “tierruca” despertaron en forma de sabores. Sofisticación en estado puro sin perder ni un ápice el sabor del mar, el sabor de la Cantabria más pura y exquisita. La Casona del Judío, donde lo efímero se transformó en imborrables recuerdos.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies