El rojo te hace sexualmente irresistible

Atracción, agresividad, sexualidad, pasión, poder, intensidad, prohibición, alarma, peligro… Y todo en un solo color. ¿Por qué nos seduce tanto el rojo?

Ana Villarrubia. 17/09/2015
Adriana Lima para Victoria´s Secret.

El color rojo es un gran elicitador de emociones. Y, aunque la evidencia empírica que nos proporciona la llamada ‘Psicología del color’ es aún joven y algo inmadura, se ha investigado ya de manera suficientemente contundente sobre la influencia que ejerce el color rojo en nuestras vidas. La relación entre el color rojo y la conducta humana es sorprendente.

En deportes de combate como el boxeo, el taekwondo u otras formas de lucha, quien viste de rojo tiene más probabilidades de ganar. ¡No lo digo yo! esta es la conclusión a la que llegó el equipo de investigación de la Universidad de Durham liderado por los psicólogos y antropólogos Russell Hill y Robert Barton. Asignando por azar trajes rojos o azules a deportistas de élite encontraron repetidamente que los luchadores que vestían de rojo ganaban estadísticamente muchos más combates que los que vestían de azul. ¡Hasta dos tercios más de victorias que no podían explicarse por ninguna otra variable que no fuera el color de su equipación deportiva!

Estadísticamente ganan más los deportistas vestidos de rojo
Estadísticamente ganan más los luchadores vestidos de rojo

Estos mismos resultados se han replicado en experimentos equivalentes que asignaban aleatoriamente el color rojo a las camisetas de jugadores de fútbol. Resulta que es más difícil meterle un gol a un guardameta vestido de rojo que a otro vestido de azul o blanco. Según publicó Russel Hill en la prestigiosa revista científica Nature, el rojo ayuda en situaciones de competición, “puede influir mucho en el rendimiento en ciertas competencias físicas en los seres humanos». En el deporte, el color rojo no te hace ganador pero, con iguales niveles de capacitación, te concede mayores posibilidades de éxito.

En pelota mano el favorito viste de rojo
En pelota mano el favorito viste de rojo

¿Por qué ocurre esto? ¿El rojo nos ensalza desde dentro o desde fuera? Es decir, ¿el deportista de rojo se crece o es quien lo percibe desde fuera quien se deja intimidar por la tonalidad de su atuendo? Pues bien, quienes visten de rojo en el terreno de juego no experimentaban niveles más elevados de testosterona (asociada a la dominancia, fortaleza, superioridad) pero sí niveles más bajos de cortisol (asociado al estrés).

Es decir, quienes visten de rojo no son más agresivos, no se perciben como más dominantes, pero sí se sienten más seguros de sí mismos, confían más en sus capacidades y, por tanto, acaban mostrando un mejor nivel de rendimiento. Se sienten menos estresados y por ello su niveles de cortisol (conocida como la hormona del estrés) son más bajos. La vestimenta carmesí aumenta la confianza en uno mismo y, si esto ocurre en el deporte, el científico Russell Hill entiende que también en cualquier otro contexto: “Cualquier persona de rojo debería experimentar el mismo efecto”.

Muchas actrices escogen el rojo para sus eventos más especiales
Muchas actrices escogen el rojo para sus eventos más especiales

Y así parece ser. El rojo no solo nos hace sentir más seguros sino que aumenta las posibilidades de que desde fuera se nos vea con buenos ojos. Otra serie de experimentos conducidos por Andrew Elliot, profesor de Psicología de la Universidad de Rochester, en Nueva York, concluyeron que tanto hombres como mujeres son considerados más atractivos cuando visten de rojo que cuando lo hacen de cualquier otra tonalidad. Eso sí, los resultados fueron mucho más contundentes cuando eran las mujeres las que vestían de ojo y los hombres quienes valoraban su atractivo físico.

En condiciones experimentales, los hombres señalaban una vez tras otra a las mujeres de rojo como las más atractivas o sexualmente más deseables, en comparación con otras mujeres de similares características físicas que vestían de otro color.  Y, lo que es más llamativo, cuando se les mostraba a la misma mujer vestida de rojo o vestida de otro color (sin que ellos fueran conscientes de que se trataba de la misma mujer exactamente), los hombres afirmaban que estaban dispuestos a gastarse más dinero en un primera cita con la mujer de rojo que con la misma mujer acicalada con ropa de otros colores.

Los hombres las prefieren de rojo
Los hombres las prefieren de rojo

Y más dinero también se gastan en Francia los clientes de bares y restaurantes con las camareras que visten de rojo con respecto a las que visten de cualquier otro color. Un estudio publicado en la revista de investigaciones sobre hostelería y turismo Journal of Hospitality & Tourism Research concluyó que los clientes varones de varios establecimientos en varias ciudades francesas dejaban entre un 15% y un 26% más de propina cuando las camareras que les habían atendido vestían de rojo. En cuanto a las propinas que dejaban las mujeres, no se apreciaron diferencias. Los investigadores, Nicolas Guéguen, profesor de Comportamiento Social, y Céline Jacob, profesora de Marketing, ambos de la Universidad de Bretaña del Sur, atribuyeron estos resultados a la connotación sexual del color rojo que, a los ojos de un hombre, hace a la mujer más deseable.

La  asociación del rojo con el erotismo, la pasión y el deseo podría ser el origen de su demostrada influencia sobre nuestra conducta; porque en los estudios de Elliot nada cambiaba cuando a los hombres y a las mujeres de este ensayo experimental se les permitía conocerse y conversar: el rojo no tenía ninguna relevancia a la hora de calificar la simpatía, la amabilidad, la agradabilidad o la inteligencia de las personas. El rojo, simplemente nos hace sexualmente más deseables.

rojoropainterior
Las firmas de ropa interior siempre apuestan por el rojo para sus modelos más picantes

Dado este carácter enigmático y seductor no es de extrañar que algunos de los vestidos más sensuales e icónicos de la historia del cine y de la moda sean precisamente rojos: el maravilloso vestido de Nino Cerruti para Julia Roberts en Pretty Woman o los espectaculares bermellones de los vestidos que Catherine Maton creó para Nicole Kidman en Moulin Rouge son, tan solo, algunos ejemplos. Y, para rojos icónicos, marca propia tienen el rojo Ferrari, el rojo Mini, el sensual Rouge Dior o el ansiado rojo de Valentino para quien lo escarlata es mucho más que un color.

Cuentan, de hecho, que Valentino se enamoró del rojo en España, que aquí lo redescubrió asociado a recuerdos de su infancia y aquí lo asoció con la fuerza, la sensualidad y la elegancia que ha plasmado después en cada uno de sus cuidados diseños. El rojo y el deseo son uno. Queda por dilucidar dónde está la frontera entre el rojo que desata la seducción o el rojo que impone y agrede al contrincante.

Nicole Kidman de rojo para Moulin Rouge. Foto de la drcha: Vogue
Nicole Kidman de rojo para Moulin Rouge. Foto de la drcha: Vogue

En cualquier caso, desde el punto de vista evolutivo, la relevancia del rojo es evidente y quizá de aquí parte también nuestra predilección por esta tonalidad. El rojo es el color de las frutas maduras, el color de la rolliza piel del bebé bien sanote o el color de la piel de la persona mostrando excitación sexual. El rojo, además de evocar frenesí, es salud, supervivencia y afiliación.

Efectivamente, como afirma el investigador Elliot, uno de los principales precursores de la ‘Psicología del Color’: «Es fascinante encontrar que algo tan omnipresente como un color puede tener un efecto en nuestra conducta sin que nos demos cuenta«.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies