Fashion

Fallos y aciertos de Kim Kardashian embarazada

 Cómo unos cuantos fallos garrafales arruinan una imagen cuidada día a día.

Te puede o no gustar la estética de Kim Kardashian, pero de lo que no hay duda es que tiene un estilo propio y definido. En general, consigue gran éxito con sus outfits y tiene millones de seguidores (algunos hasta se han gastado 150.000 dólares en cirugía para parecerse a ella sin contar el dinero en ropa, maquillaje y zapatos). Incluso imparte master class de maquillaje al módico precio de 800 dólares.

Kim con vestido de Lanvin
Kim con vestido de Lanvin

Tomando como ejemplo algunos de los últimos outfits de la reina de Instagram ahora que está esperando su segundo bebé, vamos a comentar varios errores y aciertos que no se nos olvidarán a la hora de vestirnos, estemos o no embarazadas, y tengamos la talla que tengamos.

Es cierto que a Kim Kardashian le pierde la Alta Costura y que no duda gastarse lo que haga falta en que le personalicen los modelos de las pasarelas a cualquiera que sea la figura que tenga en ese momento. Al igual que gana mucho peso en los embarazos, también lo baja rápidamente (con dietas milagrosas y entrenadores personales) y varía mucho de formas aunque no esté embarazada. 

Kim
Kim en el desfile de Givenchy de la NYFW 2015

Me parece genial y está de acuerdo a lo que siempre digo: «La talla ideal es la que tienes en este preciso momento porque es ahora cuando te tienes que vestir».  Estarás ideal con lo que a ti te guste y te encuentres más favorecid@ pero en tu talla, ni mayor ni menor. Por esto no entiendo qué le pasa a Kim Kardashian a la hora de elegir estilismos durante su embarazo.

De acuerdo que ella no es precisamente una mujer discreta, pero de ahí a ir mal vestida e incluso cometer errores de bulto, va mucho camino. En los premios MTV consiguió ser la más votada como peor vestida por diferentes encuestas de medios digitales y le llovieron críticas en todas las redes sociales de medio mundo, con aquel inclasificable vestido de Balmain que tenía su encanto en el diseño original (no lo dudo), pero que falló claramente en la adaptación a ella.

Kim con vestido de Balmain en los premios MTV
Kim con vestido de Balmain en los premios MTV. Fotos: Getty

EL PEOR. Es uno de los looks más desacertados de Kim Kardashian, por cómo le queda el traje – claramente no es su talla – y por el momento que eligió para ponérselo: La gala de los MTV.

  • Los hombros: Las hombreras son muy grandes para suplir que los hombros no se ajustan a su medida. Aún así no lo consiguen y en el hombro derecho hace incluso un bultito. Además las hombreras se notan.
  • Las mangas son excesivamente largas. Estrechas en la parte de arriba y demasiado anchas en la parte de la muñeca.
  • Los bolsillos son enormes. Dan la sensación de estar llenos, sin estarlo. Desgarbados.
  • El cordón central. Generalmente con todos los trajes tipo safari o sahariana pasa que por muy delgada que estés tienes el problema de la unión central debe quedar impecablemente ajustada. Ella ha elegido un modelo en el que la unión en vez de mediante botones o clips se une por cordón.
Kim en la gala de los MTV
Kim en la gala de los MTV
  • Con este vestido es imposible usar ropa interior puesto que se vería y quedaría espantoso. La casa le ha proporcionado la solución de un pantalón de la misma tela para que se pueda sentar. Además le han proporcionado una estructura muy bien construida en la zona del pecho por la parte interna del vestido puesto que  Kim tiene un generoso busto y darle una forma más bonita y evitar que se señalen los pezones.
  • El color no es uno de los que más favorecen y menos a una mujer con sus rasgos.
  • El vestido le queda excesivamente largo por la parte delantera, tal como ella lo lleva. Si lo cierra tanto hace que incluso pueda llegar a tropezar.
  • Por detrás hace unas arruguitas sobre el culete y es porque le viene pequeño de caderas (ella tiene la manía de ir siempre una talla menos de cadera). Por eso el vestido también parece más corto por detrás que por delante, porque realmente no baja hasta donde debe.

El largo de este vestido es adecuado pero no para llevarlo cerrado, es un vestido que debería llevar una pequeña cola que naciera desde el talle delantero. Llevarlo largo por la parte delantera además  para cualquiera es una temeridad y más para una embarazada, pues se puede tropezar e incluso caer.

Kim de negro y con transparencias
Kim de negro y con transparencias

FALLOS: LA TALLA Y LAS TRANSPARENCIAS
En alguno de sus estilismos va tan ajustada que se le nota incluso el ombligo, además del culete y los pezones. El colmo para mí fue un mono de lycra para el gym con el que se le marcaba la entrepierna.

Su anatomía la conocemos no sólo por sus fotos «artísticas» sino gracias al abuso de transparencias que, junto a Beyoncé, provocaron el comentario de Carolina Herrera tras su última fiesta del MET sobre la falta de imaginación en sus modelos.  Se cargaron -esto ya es de mi propia cosecha – uno de los principios básicos del arte de la seducción.

Kim
Kim con un calzado no adecuado

TERCER FALLO: EL CALZADO
En sus dos embarazos Kim Kardashian ha cogido bastante peso. En éste ha aprendido a utilizar más calzado plano que en el anterior y a no someterse a «ciertas torturas». Utiliza zapatos altos con tacones finos pero no pasa de unos 7-10 cm. Los tacones altísimos no son recomendables en personas con sobrepeso puesto que a la larga, provocan la acumulación de líquidos y la hinchazón de piernas.

Lo que debería aprender, como muchas celebrities y personas anónimas, es a comprar sandalias de talla y horma adecuada y no aquellas que por muy bonitas que sean, no tienen espacio para todos nuestros dedos.

Kim con un camisón
Kim con un camisón Lanvin

ÉXITOS
Son incontables los éxitos de los looks de Kim Kardashian embarazada, por eso me molesta que arruine éstos por esos descuidos que dan la vuelta al planeta en cuestión de segundos. También hay que considerar que Kim gasta 10.000,00 dólares al mes en estilistas. Aquí te dejo unos para que tomes nota:

Está estupenda con el camisón blanco de la fotografía superior aunque debería subirle un pelín el bajo, todavía le queda mucho para que no se vean los pies y conseguir el efecto que quiere.

d
Kim con pantalón de cuero y overall de encaje y con vestido de corte en A.

Éste es un outfit muy práctico para trabajar e ir perfecta de la mañana a la tarde e incluso a cenar. Pero con una talla más en la cadera estaría mucho mejor. Si todos las faldas y los vestidos le quedaran por detrás como éste de Proenza  Schouler, iría perfecta.

f
Kim con falda de cuero y blusa blanca, y con vestido de Proenza Schouler

Ya sabemos cómo es Kim Kardashian puesto que nos lo expone ella día a día en las redes sociales. Luchó hasta la extenuación por quedarse embarazada por segunda vez y comentó en una entrevista a Ryan Seacrest, director del reality ‘Keeping up with the Kardashians’: «Yo esperaba esta increíble experiencia para   hacer lo que me diera la gana, comer lo que me diera la gana y sentirme bien, pero para nada ha sido así”. Kim, como toda la familia Kardashian es una industria multimillonaria en sí misma. Un ejemplo de ello fue el hecho de que sólo por filtrar la pedida de mano de Kim, Chad Hurley -cofundador de Youtube-, tendrá que pagarles a ella y a Kanye West 400,000,00 dólares.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies