Belleza

Las grandes olvidadas de la salud dental

Si no se lavan los dientes, las bacterias migran hacia las encías y generan una reacción defensiva, la inflamación de las encías.

Doctor Jorge Escobar. 21/10/2015

Todos quieren dientes sanos y blancos y una sonrisa radiante. Sin embargo, los dientes no son el único factor a tener en cuenta: también están las encías, algo que no debería ser así, ya que son importantes para lograr una sonrisa perfecta y saludable. A la consulta vienen a veces pacientes preocupados por la alineación de sus dientes o por el color de su sonrisa, desatendiendo otros problemas que a veces no se perciben porque no se les presta la suficiente atención. Hablamos de las encías, una encía sana y saludable es esencial para que todo el conjunto de alrededor de los dientes esté cuidado de forma adecuada.

En ocasiones, las estructuras que rodean y soportan al diente (encías y hueso), pueden verse afectadas y si no se tratan de forma efectiva, podemos llegar a perder nuestra dentadura. A las encías les afectan cuestiones como el tiempo o la alimentación. Con la edad, las encías, al ser un tejido muy fino, se ven debilitadas y con los malos hábitos alimenticios las encías acaban sufriendo un proceso de desoxigenación que las vuelve oscuras, perdiendo su característico color rosa.

El mal cuidado de las encías puede llevarnos a perder dientes
El mal cuidado de las encías puede llevarnos a perder dientes

Cuando las encías se ven retraídas, suele deberse a una periodontitis. Se trata de una inflamación en los tejidos. La solución pasa por alinear los dientes y limpiar en profundidad todas las zonas que rodean las encías para que recuperen su salud.

Otra de las anomalías relacionadas con las encías es que éstas se inflamen, lo que da una imagen de dientes cortos. Es así porque invaden la superficie de los dientes. Para tratarlo, hay que llevar una higiene adecuada y realizar masajes circulares para estimular la superficie del diente y acudir siempre al odontólogo.

Cuidar las encías es fundamental
Cuidar las encías es fundamental

Por último, si nos encontramos ante una encía que ya ha perdido mucha superficie, dando una imagen de dientes largos, el tratamiento básico consiste en eliminar la infección existente limpiando a fondo toda la boca, bajo anestesia local. Si el estado es muy avanzado o se requiere regeneración, se suele hacer una pequeña intervención quirúrgica, un injerto de encía, también con anestesia local que logra remodelar los márgenes gingivales y crear una sonrisa armónica con la cara, simétrica y bonita.

En cualquier caso, el tratamiento básico consiste en la limpieza exhaustiva de las encías por medio de un aparato de ultrasonidos, instrumentos de barrido y pulidores, con el fin de eliminar toda la placa bacteriana causante del problema. Esta tarea es la que va a realizar siempre el odontólogo, de modo que tras la limpieza, la inflamación decrece y la encía vuelve a adherirse al diente formando una barrera para que no pasen las bacterias.

Las encías sanas tienen un color rosado
Las encías sanas tienen un color rosado

Por tanto, si tiene alguno de estos síntomas como mal aliento, encías con un fuerte color rojo intenso, te duele levemente y sangran con facilidad al cepillarse los dientes, aumentan ligeramente de tamaño, mal sabor de boca o sensibilidad al tomar bebidas o alimentos muy fríos o muy calientes acude hacerte una revisión completa.

Lo más importante en estos casos es que el paciente sea consciente de su problema y asuma que, tras el tratamiento inicial, al menos una vez al año debe acudir al dentista a realizarse limpiezas de mantenimiento, durante el resto de su vida. La higiene oral es fundamental para tratar este tipo de problemas. Sólo de este modo se consigue tener una sonrisa sana.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies