La importancia de ir al dentista en la infancia

Cuidarse a tiempo es la clave para cumplir años y lograr que la salud bucodental se resienta lo menos posible.

Como dice el refrán: “Más vale prevenir que curar”. Y es que lo que muchas personas todavía no saben es que un alto porcentaje de los tratamientos odontológicos que se realizan en la edad adulta, podrían haberse evitado mediante una detección precoz en la infancia.

La edad idónea para que los niños realicen su primera visita al dentista es a partir de los 4 años. En este momento, aún se está a tiempo de detectar cualquier problema bucodental que el niño pudiese padecer en el futuro y en consecuencia, abordarlo en su fase inicial impidiendo que este se agrave con el paso del tiempo.

d
Hay muchos tratamientos odontológicos poco agresivos para niños

De esta manera, algunos trastornos bucales como por ejemplo, una mandíbula hacia delante, o una sonrisa en la que la encía se ve demasiado pueden corregirse a edades tempranas aprovechando el crecimiento de los huesos, mediante el uso de una ortodoncia discreta durante un corto periodo de tiempo o incluso con el empleo de aparatología removible, que el niño llevaría únicamente mientras duerme. Si esperásemos a una edad más avanzada, como a los 16 años, los problemas comentados sólo podrían solucionarse mediante la cirugía o tratamientos más complejos y costosos.

d
Es recomendable que los niños acudan al dentista a partir de los cuatro años

Por otro lado, los niños que acudan al dentista en edades comprendidas entre 6 y 12 años suelen padecer generalmente caries, problemas con las encías e irregularidades en la posición de las piezas dentales. Es muy importante educar correctamente a los niños en estos temas e inculcarles hábitos sanos en salud bucodental, así como medidas de prevención eficaces para que los más pequeños aprendan a cuidar sus dientes y sus sonrisas desde la primera visita.

Además es imprescindible que estas primeras veces de los niños en el dentista resulten agradables, deben estar pensadas para los más pequeños no desarrollen un miedo que podría acompañarles hasta edades adultas. El hecho de que los padres de estos niños hayan pasado por tratamientos de ortodoncia en su adolescencia o juventud, y que podrían haberse evitado en la infancia, es una gran ventaja para sus hijos, ya que la experiencia de sus padres puede servir para concienciarlos en este aspecto.

d
La ortodoncia durante épocas tempranas puede evitar problemas en la edad adulta

No obstante, también hay que señalar que antes de los 4 años no sería necesario acudir al dentista a no ser que se trate de un problema mayor para identificar posibles problemas bucodentales o maxilofaciales. En cualquier caso, lo mejor para estas primeras visitas es acudir a una clínica profesional y de confianza, con médicos especialistas para que los más pequeños de la casa crezcan felices y con una sonrisa sana y bonita.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies