Destinos

Viajes perrunos. Los Ángeles, parada y fonda

Hoy llegamos a Los Ángeles, una ciudad muy por debajo de su mito pero con atractivos que conquistan a cualquier turista.

Sebastián Puig Soler. 09/12/2015

Abandonamos el bullicio de las Vegas para dirigirnos hacia el suroeste quemando asfalto desértico, camino de Los Ángeles. Casi nada que destacar en un recorrido árido como pocos, parte del cual bordea el Parque Nacional de Mojave, tercero en extensión de los Estados Unidos. Me cuentan los viajeros más curtidos que visitar Mojave en primavera tiene el encanto de la quietud de los grandes espacios solitarios y medio salvajes, pero les aseguro que en pleno verano uno sólo piensa en alejarse de aquella canícula y alcanzar cuanto antes la templada California. En cualquier caso, las buenas carreteras permiten recorrer las 286 millas del trayecto (460 kilómetros) de un tirón, casi sin despeinarse. Mejor dicho, hasta alcanzar el primer atasco angelino. Que lo alcanzarán, no lo duden.

Tráfico espantoso en Los Ángeles
Tráfico espantoso en Los Ángeles

No les mentiré: Los Ángeles es una ciudad que vive sobradamente de sus mitos cinematográficos y de un puñado de iconos, pero que resulta enorme, incómoda, abrumadora para el viajero y poco paseable. No en vano es la segunda urbe más grande de los Estados Unidos en número de habitantes (16 millones) y la primera en extensión (100 kilómetros de norte a sur). Y aunque sus autoridades presumen de tener una de las mejores redes de transporte público del país, la realidad es que se trata de una megalópolis tomada por los coches y que, por tanto, requiere de un coche para poder visitar sus lugares más emblemáticos con cierta independencia. Ello implica, con bastante probabilidad, acabar atrapado en alguno de sus monumentales atascos, que deben tomarse con la misma resignada filosofía que los lugareños. No les exagero: basta comprobar cómo cualquier GPS se vuelve literalmente loco tratando de actualizar las rutas en hora punta. Todo un espectáculo.

El icónico Pier de Santa Mónica
El icónico Pier de Santa Mónica

Es por ello que al visitante ocasional le recomiendo acomodarse en cercanías mucho más acogedoras, como Santa Mónica o Marina del Rey, a orillas del Pacífico y apenas a 25 kilómetros del centro de la ciudad (una minucia en distancias USA). Nada mejor que fijar nuestro cuartel general a pie de playa, en establecimientos tan deliciosos como Shutters on the Beach, verdadero descanso para el afanoso viajero, ubicado a distancia de paseo de las zonas de restauración y ocio de Santa Mónica y de la muy estilosa villa de Venice. Ideal para nuestro primer contacto con ese ambiente californiano encantador y especial que anima a esponjar el alma, abandonar las prisas, vestir una sonrisa y dejarse llevar por lo que vaya aconteciendo a nuestro alrededor.

Hotel Shutters on the Beach, haz clic para reservar
Hotel Shutters on the Beach, haz clic para reservar

Una vez acomodados, basta con agarrar el carro y dejarse llevar por la más furibunda mitomanía. Háganlo sin prejuicios ni vergüenza; recorran los lugares sagrados con espíritu de novicio en estas lides. Para un recorrido de una jornada (más que suficiente, en mi opinión) pueden empezar por visitar los estudios de la Paramount (el último gran estudio operativo en Hollywood y el que lleva más tiempo en funcionamiento). Al terminar, coman algo ligero por el camino y recorran con ojos codiciosos las aceras de Rodeo Drive en Beverly Hills. Ahí están TODAS las grandes marcas de lujo luciendo sus mejores galas, con escaparates que son verdaderas obras de arte y tiendas que constituyen propuestas estéticas por sí mismas (así como sus vendedores y clientes). La zona tiene abundantes posibilidades de parking para los visitantes. En fin, lo que se dice un must para los lectores de The Luxonomist.

Placa de Rodeo Drive y uno de sus complejos escaparates
Placa de Rodeo Drive y uno de sus complejos escaparates

Después de Rodeo Drive, súbanse de nuevo al coche y curioseen por las calles de Beverly Hills, respirando el ambiente de la zona. Sigan la ruta de Benedict Canyon Drive hasta Mullholland Drive (¿les suena?) para disfrutar de las preciosas vistas del valle de San Fernando y admirar las mansiones de la zona. No teman perderse; déjense llevar por la sorpresa; el GPS les devolverá después a la ruta correcta. Por otra parte, si son de los que gustan de una inmersión completa en el ambiente y no les importa pagar unos 6.000 dólares al día, pueden alquilar una preciosa mansión completamente equipada, como la Beverly Hills Jetson State: seis dormitorios, siete baños, siete plazas de garaje, piscina, vistas al mar y a las colinas circundantes… ¿Qué más se puede pedir?

Mansión
Mansión Jetson State. Haz clic para reservarla

Dejen que atardezca y diríjanse sin prisa al último y obligatorio destino de su jornada angelina. Recorran Sunset Boulevard hasta llegar al famoso paseo estrellado en Hollywood Boulevard y hagan como todo hijo de vecino: ir saltando de estrella a estrella (en intervalos de 1,8 metros) en el Hollywood Walk of Fame, tratando de reconocer los nombres de las más de 2.500 personalidades allí inmortalizadas. Actores, músicos, directores de cine, productores, solistas y grupos musicales, caracteres de ficción… un paraíso para iconoclastas y admiradores de la cultura estadounidense. Un divertimento fantástico y un recordatorio inmejorable de por qué amamos América. God Save The Show Business.

d
Nuestro colaborador Sebastián Puig Soler rindiendo homenaje a uno de sus mitos y descansando en Hard Rock Café

Y para terminar la jornada, qué mejor que unas buenas cervezas y una America Dining Experience al son de la mejor música en vivo en otro de los lugares emblemáticos de Hollywood Boulevard, el Hard Rock Café. Un excelente final de recorrido por Los Ángeles, ciudad desmesurada y rutilante donde las haya, descompensada y evocadora, que por mucho que se empeñe siempre estará por debajo de su mito.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies