Sin categoria

La locura del baloncesto universitario

El loco colofón a más de un mes de competición intensa, la llamada March Madness, culminó con la victoria de la Universidad de Villanova en el NRG Stadium.

Abel Amón. 08/04/2016

El pasado 4 de abril la Universidad de Villanova ganaba su segundo título de baloncesto masculino de la NCAA, gracias a una canasta en el último segundo de Kris Jenkins, ante una multitud de más de 75.000 espectadores en el NRG Stadium de Houston. En su edición del año 2015, la final consiguió una audiencia de casi 30 millones de telespectadores.

d
Gran victoria de la universidad de Villanova

El loco colofón a más de un mes de competición intensa, la llamada March Madness. Por primera vez en su historia, la competición dejó de poderse ver en abierto y los derechos se los repartieron cuatro canales de televisión por cable. Lógicamente esto ha afectado a la audiencia, que el año 2015 había experimentado un aumento de casi un 30%.

Es un mes en el que el país se paraliza para ver a unos muy atléticos jovencitos con un balón. Oficialmente no han tenido más ingresos que los de su educación universitaria y su manutención en la propia universidad, lo cual para muchísimos jóvenes desfavorecidos económicamente es de gran ayuda.

d
Mike Krzyzewsk es el Coach K

Los entrenadores de las universidades públicas son los funcionarios mejor pagados de los EEUU y son verdaderas instituciones allí, como el caso de Mike Krzyzewsk (el Coach K) que lleva 36 años al frente de la Universidad de Duke y compatibiliza el cargo con el de seleccionador nacional de los EEUU. Ha ganado cinco títulos con Duke y dos medallas de oro olímpicas con  EEUU.

La Universidad de Villanova es una pequeña institución académica de las afueras de Filadelfia. John Pinone, uno de los jugadores más carismáticos que han jugado en España, estudió allí. Cerca estuvo de conseguir el título, cosa que sí logró su hermano Steve un par de años después cuando John ya jugaba en Madrid, en el Estudiantes.

Pinone. Fotos: Archivo Fundación Archivo Estudiantes
Pinone. Fotos: Archivo Fundación Archivo Estudiantes

Viví en Filadelfia un año, pude estudiar varios cursos de postgrado en Penn (Universidad de Pennsylvania) tras haber jugado varios años como profesional en España y tuve la oportunidad de conocer al equipo y entrenar con ellos unas semanas. Hasta mediados de octubre los entrenamientos ‘oficiales’ están prohibidos con el fin de que los muchachos empiecen el año centrados en los estudios. El área metropolitana de Filadelfia está plagada de buenos equipos universitarios: Temple, San Joseph´s, La Salle, Penn y por supuesto, Villanova, flamante campeona este año. Muchísimo ambiente baloncestístico a pesar de que el equipo de la NBA de la ciudad, los Sixers, es el peor de la liga. Al igual que en el caso de los Lakers, su esplendor es cosa del pasado.

Los Sixers son los peores de la liga. Foto: NBA
Los Sixers son los peores de la liga. Foto: NBA

A cara o cruz
Después de varios meses de competición empiezan las eliminatorias donde 64 equipos se juegan todo a cara o cruz. Partidos emocionantes, tensión máxima, audiencias millonarias, algunas sorpresas y cabezas de serie (elegidos por un riguroso y potente programa informático) que caen eliminados.

La mayoría de los muchachos no van a conseguir en su vida un contrato profesional. Unos pocos elegidos dejarán la universidad en su primer o segundo año para pasar directamente a  la NBA, lo cual hace que el nivel podría ser aún mucho más alto si sucediera como en los años 80 cuando jugadores como Michael Jordan, Pat Ewing o Chris Mullin completaron sus cuatro años de carrera antes de ser leyendas de la NBA.

Jugadores como Pat Ewin completaron su formación universitaria
Jugadores como Pat Ewin completaron su formación universitaria

Tiene mucha lógica que un jugador con mucha perspectiva de ser figura, pase a la NBA  antes de los cuatro años que dura el primer ciclo universitario. Por un lado, les atrae un buen contrato en la liga profesional y, por otro lado, corren riesgo de lesionarse en la competición universitaria y con ello truncar su carrera profesional. Muchas veces se quejan los principales actores de que son ellos los que generan el negocio creado alrededor de la competición y apenas perciben rédito de ello. También hay que decir que los ingresos que reciben las universidades los deben reinvertir en desarrollo del deporte en la propia universidad y para facilitar becas.

En parte es cierto, sin embargo, el éxito de la NCAA va más allá de la figura de un equipo. Es  el éxito del juego colectivo, la enorme calidad media de los jugadores, la creatividad de los entrenadores, el colorido y sonido de las bandas y de música y estudiantes que en miles  se desplazan allí donde se celebran los torneos. El éxito de Villanova fue más allá de la alegría en la propia universidad. La ciudad de Filadelfia se paralizó y saltó a la calle en masa a celebrar el enorme éxito que llegó 30 años después. Obviamente, las clases en Villanova fueron suspendidas el martes.

El éxito del Villanova
El éxito del Villanova va más allá de la figura de un equipo

Buscando su expansión en China
Los aficionados de baloncesto de medio mundo ya se han enganchado a esta competición y la NCAA pretende implantarse en China, donde la NBA es ya muy popular. Se estima que 100 millones de fans allí ven partidos de liga de baloncesto profesional con regularidad. La NBA  juega allí regularmente partidos de exhibición. La liga profesional china se ha reforzado con varios ex jugadores NBA que han acudido atraídos por enormes contratos. A principios de esta semana se reveló que Yao Ming se convertirá en el primer ciudadano chino en entrar en el Salón de la NBA de la fama. Ahora el baloncesto universitario se está tratando de promocionar en China.

Yao Ming es un ídolo en China
Yao Ming es un ídolo en China

Por primera vez este fin de semana, la Final Four del baloncesto masculino fue transmitida en China, así como en la India. Las universidades de Washington y Texas abrieron la temporada  en Shanghai el año pasado -un hito histórico. Cabe decir que en la actualidad hay más de 500 jugadores extranjeros en la liga universitaria un 33 por ciento de hace cinco años. Posiblemente sea el australiano Ben Simmons, el que será el número uno del draft de la NBA. De hecho dos de los tres últimos números uno fueron canadienses (Bennet y Wiggins). Y hay cada vez más pruebas del torneo de la NCAA está ganando popularidad en el extranjero. El seguimiento del mismo ha aumentado en un 80 % fuera de EEUU en poco más de dos años.

Ben
Ben Simmons puede llegar a ser un fuera de serie

Estudiar y jugar en una universidad americana
Gonzalo Corrales, colaborador de The Luxonomist y ex tenista profesional que llegó a ser uno de los mejores jugadores juniors de su generación, vivió una gran experiencia académica, deportiva y personal al enrolarse en la Universidad de Georgia, con la que ganó el campeonato. Por ello decidió crear AGM, para que otros mucho siguieran su ejemplo y disfrutaran de su experiencia.

Gonzalo Corrales
Gonzalo Corrales ha fundado AGM

“Somos una organización fundada por deportistas y formada en su gran mayoría por deportistas. Ayudamos a deportistas de todo el mundo (ya más de 1.200 de 39 países diferentes) a continuar con su formación académica mientras siguen con su actividad deportiva, algo que en estos momentos ‘sólo’ es posible hacer en Estados Unidos”.

«Para nosotros es imperativo que los deportistas se formen, ya que todos dejamos el deporte de alta competición en algún momento y tenemos que vivir de algo cuando acabemos. Es imperdonable que nuestros deportistas no puedan estudiar porque tengan que hacer deporte y es algo que tenemos que cambiar para darles un futuro”, explicaba recientemente Gonzalo Corrales. Por experiencia propia debo decir que fue una gran decisión la de vivir un tiempo en EEUU y estudiar y disfrutar del deporte en una universidad americana.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies