Entrevistas

«Kanye West fue inmoral conmigo»

Anne Bowen, la diseñadora de moda que ha vestido a celebrities como Beyoncé, cuenta cuáles son las claves del éxito en el sector.

Almudena Calvo Domper. 12/04/2016

“Nunca quise ser diseñadora. Simplemente lo era”. Entre bocetos de futuros vestidos y las prendas de su actual colección perfectamente colgadas en sus perchas, Anne Bowen responde con una naturalidad aplastante. Diseñadora de moda ‘de nacimiento’, Bowen lleva quince años vistiendo al mundo del lujo desde Nueva York. Ella pone las ideas, los materiales de altísima calidad y el estilo; y clientas como Beyoncé, Angelina Jolie o Jessica Alba hacen el resto por su marca.

Anne Bowen es brillante y solidaria
Anne Bowen es brillante y solidaria

“Hubo un tiempo en que menosprecié la profesión. Pensé que ser diseñadora era un trabajo intelectualmente inferior. Nunca pensé que fuese reconocido y reverenciado como ha sucedido en los últimos años”, confiesa Bowen mientras acaricia a sus dos pequeños perros que descansan en sus rodillas.  “Pero finalmente me di cuenta de que llevaba diseñando toda la vida, que era mi don y lo estaba ignorando. Así que me lancé a la aventura con 350.000 dólares de mis propios ahorros, hice algunas muestras, la tienda Bergdorf Goodman las compró y, el resto, es historia”.

Piezas de su última colección, Nomad VII
Piezas de su última colección, Nomad VII

Desde su estudio situado en la séptima avenida de Nueva York, también conocida como Fashion Avenue, Anne Bowen crea sus diseños inspirándose en todo lo que le rodea: Mi proceso creativo no es lineal, es más como tirar un lazo, atrapar el universo y empezar a hacer zoom.  Su nueva colección de streetwear, Nomad VII, incluye tops que evocan sillones de coches de lujo, vestidos de cocktail hechos de pequeños metales o sudaderas de capuchas imposibles y cremalleras inesperadas.

El yin y el yan, la yuxtaposición de lo masculino y lo femenino es algo que obsesiona a la diseñadora americana. Mientras sostiene una de las exclusivas sudaderas que ha diseñado, explica: “El propósito de estas cremalleras es que puedas cerrarlas o abrirlas según como te sientas. Así, esta sudadera que es en cierta manera masculina, adquiere espontaneidad y feminidad”. Y es que prácticamente todas sus prendas se reconvierten en otras gracias a su diseño dinámico y lleno de posibilidades: “Tienen diferentes maneras de llevarse para distintos estado de ánimo”.

Las cremalleras tienen el protagonismo en su colección Nomad VII
Las cremalleras tienen el protagonismo en su colección Nomad VII

Aunque esta última colección que presentó en la New York Fashion Week para primavera-verano 2016 es la que más está promocionando actualmente, Anne Bowen es conocida también por sus diseños de vestidos de fiesta y vestidos de novia. Mi pasión es realmente diseñar; todo el que trabaja en diseño aprecia el placer del proceso creativo. Por eso si me pides que elija la colección en la que más me gusta trabajar no podría, las tres son como mis hijas. Simplemente adoro crear”, explica Bowen a The Luxonomist.

Su sueño profesional por cumplir sería hacer una colección entera de ropa de hombre. Pero las ideas de esta artista, que aparecen y cambian como las luces de Times Square, le llevan a aclarar: “Si tuviera una varita mágica y pudiera hacer algo que no buscase la viabilidad comercial, me encantaría diseñar el uniforme de un astronauta o el de pilotos de coches de carreras. Sería un proyecto por pura vanidad”.

Antes de Nomad VII presentó una colección de novia
Antes de Nomad VII presentó una colección de novia

Pero los sueños de esta diseñadora afincada en La Gran Manzana no se limitan al ámbito profesional. Bowen siempre ha combinado su trabajo en la moda con causas solidarias como la promoción de los galgos como animales de compañía: “Los galgos son criados para las carreras, pero una vez que se vuelven un poco lentos los matan y los entierran”. Cuando Bowen descubrió esta realidad, “que ocurre en América no en un país tercermundista”, se entregó a la causa.

“Ataqué el problema desde sus raíces. Con mis contactos de alto nivel organicé eventos como Greyhound Go Glamorous para mostrar que son perros amables, nada agresivos, duermen todo el día y no necesitan ser entrenados para las carreras para estar sanos y ser mascotas magníficas”, nos explica. Marcas como Louis Vuitton o Donna Karan le ayudaron a transmitir el mensaje para que aumentar la adopción de estos perros.

Siente pasionn
Siente pasión por los galgos. Foto: @anne_bowen

Así, utilizar la moda como elemento para impactar es uno de sus objetivos. “Aunque suene a soñadora, me encantaría salvar el mundo”, cuenta con pasión. “Siento que el diseño y la moda están considerados como esotéricos, pero en realidad tienen un fuerte impacto en los sentimientos de la gente, explica mientras enseña su granito de arena a la causa, una colección de sudaderas que llevan la palabra paz en diferentes idiomas y cuyos beneficios destina a la Cruz Roja Internacional y a las víctimas del terrorismo.

Los beneficios de las ventas de estas sudaderas irán a parar a Cruz Roja Internacional
Los beneficios de las ventas de estas sudaderas irán a Cruz Roja Internacional y las víctimas del terrorismo. Haz clic para comprarlas

Cuando sí que tuvo su impacto en los medios y las redes sociales fue en el momento en el que Kanye West, el mundialmente conocido cantante de hip hop y marido de Kim Kardashian, se interpuso en su camino. La pasada edición de la New York Fashion Week, el gigante mediático apareció en el último momento para reclamar un espacio en la pasarela y poder presentar por segunda vez su colección de X Adidas Originals, sin tener en cuenta que Anne Bowen tenía contratado el mismo horario en el evento.

Fue francamente inmoral. Tendríamos que haber presentado nuestras colecciones al mismo tiempo y hubiera sido un desastre. Él es una sensación mediática, es Goliath, y luego estaba yo, tratando de presentar al mundo una nueva colección”, declara la diseñadora. “Es verdad que gracias a las redes sociales puedes difundir tu mensaje mejor que nunca, pero sin una exposición mediática de millones de seguidores muchas veces caes en el olvido”, apunta.

Kanye West 'saboteó' la presentación de Anne Bowen en NY
Kanye West ‘saboteó’ la presentación de Anne Bowen en la NYFW

Bowen tuvo claro que quedaría eclipsada al lado del show de West y se vio obligada a cambiar absolutamente todo tan solo dos días antes del estreno, para no perder repercusión de los medios. “Fue una catástrofe desde el punto de vista financiero. Teníamos contratada una fiesta de celebración para después del show que acabó convirtiéndose en una fiesta pre-show. Nos quitó un gran momento”, opina con resentimiento.

Para una diseñadora independiente que cada día lucha por su hueco en el mercado fue un episodio duro. “Llevaba todo un año preparando aquel show”, lamenta apuntando que el cantante ha repetido esta forma de actuar en otras ediciones afectando a distintos diseñadores: “Él está en su propia órbita. No respeta a nadie, todo gira en torno a lo que Kanye West quiere”.

Piezas de su última colección, Nomad VII
Piezas de su última colección, Nomad VII

En un ámbito tan competitivo como el de la moda, la diseñadora americana conoce muy bien los obstáculos que hay que vencer para llegar a lo más alto: Para ser una diseñadora emergente tienes que quererlo  y quererlo de verdad. Esto no es un simple hobby. El trabajo que supone crear una buena marca, una compañía viable y exitosa, es enorme; no es algo de media jornada”. Bowen recalca que triunfar en el mundo del diseño no sólo requiere de poner alma y corazón en el proyecto, sino también de una gran cantidad de dinero debido a la intensa competencia.

Anne ha triunfado
Anne ha triunfado entre los grandes con diseños que son obras de arte

Nueva York está llena de diseñadores. Cada vez que me doy la vuelta veo a otro que lanza una nueva colección. Me pregunto qué va a pasar, no hay sitio para todos”, declara la diseñadora con cierto recelo. Aun así, Bowen adora trabajar en Nueva York por ser una de las capitales mundiales de la moda: “Me encanta su personalidad, la arquitectura, la energía de la que todo el mundo habla pero que no entiendes realmente hasta que estás aquí”. Además añade un reto intrínseco al lugar: “Cuando me estrené como diseñadora entendí que si triunfabas aquí, triunfabas en cualquier sitio. En el mundo del diseño en Nueva York, o lo logras o mejor vuelve a casa”.

Anne Bowen no sólo ha conseguido triunfar entre una marea de diseñadores, sino que lo ha hecho en el ámbito del lujo. En una esquina de su estudio reposa uno de los vestidos más llamativos que ha diseñado, hecho enteramente de tul, adornado con lentejuelas y pequeños metales cortados con láser. En conjunto, sus vestidos se encuentran a medio camino entre ser obras de arte y piezas de moda.

Vestidos de su colección de fiesta. Cómpralos haciendo clic
Vestidos de su colección de fiesta. Cómpralos haciendo clic

En su opinión, lo que hace a una prenda ser considerada ‘de lujo’ es el paquete entero, desde el tejido hasta la forma, pasando por cómo se ha cortado y cosido. Cada material y aspecto de su creación contribuye a hacer algo más especial para el consumidor, precisa Bowen mientras muestra uno de sus vestidos hecho por diez artistas en India cuya parte delantera se hizo en una semana entera y que cuesta 10.000 dólares.

Aston y Martini, sus dos perros pinscher miniatura, pasean por el estudio con la cabeza alta y delicados movimientos, siguiendo el estilo de su dueña. Le preguntamos para terminar qué es lo que más le enorgullece de lo que ha hecho como diseñadora. ¿Que sus creaciones los vistan las celebrities más codiciadas del mundo? Niega rotundamente.

Aston es una de sus pasiones. Foto: @anne_bowen
Aston es una de sus pasiones. Foto: @anne_bowen

“Estoy mucho más orgullosa de haber tenido becarias que venían a mí sin saber nada de este trabajo y verlas irse más tarde a otros puestos con sueldos altísimos porque realmente aprendieron. Ver cómo los retos y el conocimiento que aportas ha marcado la diferencia”, explica. Su mundo ya es el del lujo, pero Bowen sueña y diseña con la pasión con la que empezó a comerse La Gran Manzana.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies