Bebidas

El tamaño sí que importa

Además de los formatos habituales que podemos adquirir en supermercados y tiendas especializadas, existen otros tamaños de botellas de vino

La botella estándar de vino es de 75 cl. Es lo más común. Existen también las de 37,5 cl y que comúnmente se conocen como medias botellas. En las estanterías o cavas para mantener y almacenar vino, éstas son las medidas habituales, pero hay muchas más. Hacemos un repaso por las diferentes medidas de menor a mayor.

d
Benjamín, la media botella y la de 75 cl son las más habituales.
  • Empezamos por el chiquitín de la casa: Su nombre es Benjamín. La botella tiene una capacidad de 18 cl y su equivalente sería una copa o dos. También se la conoce como botella de ¼.
  • La botella de 37,5 cl (o ½ botella) es utilizada principalmente para vinos generosos y/o dulces porque su consumo es más moderado por las características del vino, aunque también es un formato habitual en vinos tranquilos destinado a aquellos que no quieren beber mucho. Una ‘ampliación’ de este formato lo encontramos en los vinos de 50 cl, que dan para una o dos copas más.
  • La botella más usual es la de 75. El origen de éste tamaño en concreto está un poco difuso y hay discusiones por atribuir la medida a los fenicios y otros, dicen que fueron los franceses sobre el siglo XVI. Lo que si es cierto es que está estandarizada en todas las bodegas del mundo.
britain
Tres joyas en formato Jeroboam

Las siguientes medidas son las de 1,5 l (dos botellas) y las de 3 l (cuatro botellas). Se conocen como Magnum y Jeroboam. En algunos restaurantes y tiendas especializadas podemos encontrar estos formatos para disfrutar de su contenido, el cual ha evolucionado de manera diferente en referencia a una botella estandarizada de 75 cl. Estas medidas son ideales para mesas de un número determinado de comensales que varía dependiendo de la ‘sed’ de los mismos.

botellas

En la imagen superior podemos ver diversos formatos y su equivalencia en botellas estándares de ¾ o 75 cl, como se prefiera. A más tamaño, evidentemente el precio varía, pero no tanto por la cantidad de litros, sino por como hemos comentado, por la evolución del vino. Esta botella de Château Cheval Blanc (abajo) es una  Salomon (aunque hay discrepencias y algunos la llaman Melchor) es de 18 litros y pesa unos 26 kg aproximadamente. Su precio de salida en una subasta ronda los 6.000 € (nada más).

s
¡La Salomon de la fotografía contiene 18 litros de Château Cheval Blanc!

Es cierto que existen botellas mucho más grandes que la Melquizedec de 30 litros, pero suelen ser de exposición y para batir records Guinnes en cuanto al tamaño. Después de leer estas líneas, casi podemos afirmar con rotundidad que el tamaño sí que importa y que cuanto más grande, mejor.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies