HoloLens, la gafas holográficas de Microsoft

Microsoft lanza al mercado las primeras gafas capaces de mostrar hologramas en escenarios de la vida real sin cámaras externas ni cables y sin la necesidad de estar conectado a un PC o a un smartphone.

Luis Jiménez. 25/04/2016

Cada día somos más dependientes de nuestro smartphone, pero es muy probable que un futuro muy cercano lo seamos también de las gafas que nos permiten ver la realidad aumentada. Recientemente, Microsoft ha lanzado al mercado las HoloLens, unas gafas compuestas de diversos sensores que leen nuestro alrededor para que, usando arquitectura Intel de 32 bits y una unidad de procesamiento holográfica (HPU), sean capaces de mostrar un holograma que interactúa con tu alrededor al mismo tiempo que tú.

Hololens 9
Muestran un holograma que interactúa con tu alrededor al mismo tiempo que tú

Aunque su prototipo se presentó el año pasado y se pusieron a disposición de desarrolladores y curiosos en su flagship store de Nueva York, no ha sido hasta el pasado 30 de marzo que se han empezado a enviar a los consumidores reales los primeros pedidos. Por el momento, estas gafas sólo están a la venta en EEUU y Canadá, a razón de 3.000 dólares la unidad

Las gafas por ahora sólo se venden en EEUU y Canadá
Las gafas por ahora sólo se venden en EEUU y Canadá

A través de su lente, este dispositivo es capaz de mostrar hologramas en color, con un período de latencia (el tiempo que tardan en viajar los datos) mínimo, lo que le permite proyectar figuras que interactúan con el entorno en tiempo real. Es precisamente esto, lo que marca la diferencia entre este dispositivo y otros. HoloLens no es una gafa de realidad virtual (RV), es decir, no hace una reconstrucción de algo que no existe para ofrecernos la sensación de estar donde no estamos, sino que mezcla elementos holográficos (irreales) con los reales y ambos son capaces de relacionarse entre sí. Juega con lo que se conoce como realidad aumentada (RA). 

La gafa está equipada para crear hologramas con una densidad de 2,5K radianes (puntos de luz por radián); y a mayor densidad, mayor calidad holográfica: la imagen es más nítida, más viva y, sobre todo, más creíble. Al ser capaz de seguir nuestra mirada y haciendo uso de las 4 cámaras de las que dispone descodifica y recodifica la realidad para que el holograma la entienda y sea capaz de relacionarse con ella. Así, un holograma es capaz de aprovechar una mesa como superficie de apoyo, una esquina de una pared como escondite…

Las posibilidades de Hololens son infinitas
Las posibilidades de HoloLens son infinitas

Las posibilidades son infinitas y esa es la línea estratégica que Microsoft está empleando para introducir su producto en el mercado. En lugar de comercializarlo como un elemento más de entretenimiento, desea posicionarlo como alta tecnología al servicio de la ciencia que, además, es capaz de, por qué no, entretener. De hecho, estas gafas podrían convertirse en parte -o en todo- de la rumoreada actualización del producto estrella de Microsoft para los gamers: la consola de videojuegos Xbox One (aún más después de conocer que su hermana, la Xbox 360, pasa a ser un accesorio vintage porque interrumpen su fabricación).  

Hololens, una experiencia que nos hará alucinar
HoloLens, una experiencia que nos hará alucinar

Digamos que HoloLens viene a ocupar el espacio que hay entre esas gafas de realidad virtual tan de moda ahora y las fracasadas Google Glass, que replicaban la pantalla y funciones de nuestro smartphone de una manera que algunos consideraban hasta intromisiva (recordemos el gran número de restaurantes que prohibieron su uso porque rozaban los límites de la privacidad). Las HoloLens nos permiten comunicarnos, entretenernos, estudiar y ver nuestras ideas en 3D sin abstraernos de la realidad que nos rodea, ni intervenir en la de otros si no lo desean. 

Ocupan el lugar de las fracasadas Google Glass
Ocupan el lugar de las fracasadas Google Glass

Las gafas son el salto evolutivo del denostado PC basado en Windows, cuyas ventas no hacen más que decrecer -recientemente nos enterábamos de que Intel reducía su plantilla en 12.000 trabajadores-, en favor de otros dispositivos como las tabletas. Los que hemos crecido con la ciencia-ficción de los años 80 y 90, siempre hemos soñado con ese momento en el que podríamos relacionarnos con un holograma y es justo eso lo que este dispositivo permite.

El astronauta Scott Kelly en la Estación Espacial Internacional con las HoloLens. La NASA ha usado este dispositivo para la exploración de la superficie de Marte
El astronauta Scott Kelly en la Estación Espacial Internacional con las HoloLens. La NASA ha usado este dispositivo para la exploración de la superficie de Marte

HoloLens responde a la dirección de tu mirada, tus gestos y ofrece un sonido envolvente que será capaz de engañar a tus sentidos. Traído a la práctica: las HoloLens son capaces de generar un holograma de una mascota con la que jugar sin las preocupaciones de las reales, por ejemplo. Los hologramas aún no son inteligentes, pero la inteligencia artificial (AI) está a la vuelta de la esquina. 

Sin duda, este tipo de dispositivo, y los que le seguirán, ayudan a abrir el centenar de puertas de nuestro cerebro que hasta ahora permanecen cerradas y multiplican exponencialmente los medios de explotación del mundo que nos rodea. Bienvenidos al Siglo XXI.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies