Eventos

El vestido de la discordia

Alexander McQueen acusada de plagiar el traje de novia de Kate Middleton cinco años después de la boda.

Eugenia Marcos. 27/04/2016

Me gustaría conocer la sincera razón que ha llevado a Christine Kendall, una diseñadora británica de moda nupcial desconocida para la mayoría de los mortales, a demandar a la firma Alexander McQueen, encargada de confeccionar el traje de novia de la Duquesa de Cambridge.

Kendall con uno de sus bocetos. Foto: thesun
Kendall con uno de sus bocetos. Foto: thesun

Ha pasado un lustro, y dos embarazos, desde que se celebrase la boda real que más expectación mediática ha generado en los últimos tiempos y aparece una señora argumentando que el vestido de novia de Catherine (recordemos grosso modo: tres metros de cola y rico encaje francés) no hubiera sido posible sin sus aportaciones creativas. Al parecer, Kendall envió a palacio una serie de bocetos sobre lo que para ella debía tener un traje de esa envergadura. Dice también la diseñadora que al tiempo recibió una carta agradeciendo su colaboración, pero poco más. La sorpresa se la llevó cuando vio en directo por la televisión que el vestido diseñado por Sarah Burton para Alexander McQueen llevaba detalles de ‘su cosecha’.

Kate estaba espectacular con su diseño de Mc Queen
Kate estaba espectacular con su diseño de Mc Queen

Está claro que ese revés (y la consiguiente pataleta) la tuvo que soportar en la intimidad porque no ha sido hasta ahora cuando se ha lanzado a contarlo. Todos los tabloides británicos en sus portadas se hacen eco de la noticia. Me llama la atención.

He tenido que recurrir a Google para conocer quién era la diseñadora demandante y saber a través de su web que el taller está muy cerca de un bosque del condado de Hertfordshire y a treinta y cinco minutos del centro de Londres (utiliza como referencia la estación de metro King Cross). Además explica que el otro punto de venta se encuentra en un hotel boutique de Marylebone (no especifica cuál ni aporta más datos).

Diseños de Kendall
Diseños de Kendall

Sí que se atreve Kendall a colgar un vídeo sobre su supuesta participación en la inspiración del vestido de la polémica que, recordemos, fue valorado en unas 40.000 libras esterlinas. Aquí las pruebas con carta de agradecimiento del príncipe Guillermo incluida.

La firma Alexander McQueen ha sido tajante: su directora creativa en ningún momento vio ni supo de la existencia de esos bocetos supuestamente enviados. Es más, califican los hechos de ‘ridículos’.

d
En Alexander McQueen califican los hechos de ridículos

Pese a todo, no debemos sorprendernos si hay un siguiente capítulo de esta historia que culminará con la sentencia de un juez. La demanda está presentada y el litigio sigue adelante. La diseñadora Kendall también lo tiene claro: Dice tener las pruebas necesarias para ganar. Hasta entonces seguirá vendiendo trajes de novia a menos de mil euros, perchas forradas de seda y fundas para cojines.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies