Gastro

El cigarro ideal para ver la final de la Eurocopa

Te presentamos dos cigarros para disfrutar de principio a fin un buen partido de fútbol.

Bernardo&Peyró. 07/07/2016

No faltan en las hemerotecas fotos de Santiago Bernabéu acompañado en el palco por varios fumadores de habanos, momentos antes de que comenzara el partido entre el Real Madrid y, pongamos por caso, el Sabadell. Eran otros tiempos. Y desde luego que recordamos también a Orson Welles –obeso y feliz, por ese orden– fumándose un espléndido 898 entre toro y toro en Las Ventas o en la plaza de Pamplona.

Tab 1
Orson Welles disfrutando de sus aficiones

Con frecuencia se trata a los cigarros como a la guinda de una comida. Puros que se acompañan ahora en verano por una copa burbujeante de trago larguísimo. Y también hemos escrito de los que nos llevamos a la boda de un primo lejano. Pero quizá se escribe poco sobre esos habanos celebrativos que aún se fuman en los estadios, en muchas plazas o en nuestra propia casa, viendo una película.

Tab 5
Estos habanos celebrativos son ideales para ver un buen espectáculo

Esta semana aconsejamos dos cigarros ideales para sentarnos a ver, por ejemplo, la final de la Eurocopa. Abundan, en estas circunstancias, costumbres particulares: algunos esperan al segundo tiempo antes de encenderlo o a determinado toro. A nosotros nos gusta empezar a fumar desde el comienzo y seguir fumando hasta el final. Es decir, nos gusta proveernos de grandes cigarros (en sentido literal), que nos duren todo el evento. Y los tratamos con la pasión de cada momento: cuando hay tensión se muerden y en el relax nos embebemos en el humo y en los ritmos de nuestra respiración. Aconsejaremos dos, de ligas muy distintas: uno fuerte y otro más suave.

Tab 3
Este cigarro de Hoyo de Monterrey dura unos cien minutos

Double Corona, Hoyo de Monterrey
Este es el suave. Se trata de un cigarro para unos cien minutos (cepo 49, 194 mm). Si hay prórroga nos quedaremos sin nada en la mano. Es un puro con las características propias de su casa: suavidad, madera, equilibrio, mieles. Dulzura amaderada. Suelen tener la vitola antigua de Hoyo de Monterrey, razón de más para fumarnos este monumento del vitolario habano. Estos cigarros tan grandes suelen ser, en realidad, varios cigarros en uno: en este caso se comienza con una suavidad más pronunciada que se acentúa hasta el fin del primer tercio. A partir de ese momento se perciben notas más maduras y un dulzor que también va en aumento. Su precio: 17,6 €.

Tab 2
Los Gigantes de Ramón Allones no se encuentran fácilmente

Gigantes. Ramón Allones 
No en todas las cavas de puros se encuentran los cigarros con estos formatos. Pero si uno encuentra estos Gigantes de Ramón Allones –algo que cada vez es más difícil– debe comprarlos por la sencilla razón de que son uno de los grandes secretos del mundo habano. Tienen el mismo formato que los anteriores (cepo 49, 194 mm) y un precio muy razonable (12,4 €). Son, también, cigarros muy característicos de su marca: fortaleza sostenida, armonía y madera. Perfectos para fumarlos después de haber cenado; siempre deben acompañarse de alcoholes: en verano una sangría de Pimms o un socorrido Campari con tónica.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies