Los mercados flotantes de Bangkok

Uno de los muchos atractivos de Tailandia son sus múltiples mercados flotantes. Para mí, en las varias ocasiones en las que he tenido ocasión de visitar ‘El país de la sonrisa‘, han sido en estos mercados donde he  encontrado la esencia de la cultura Tai. Cuando recorres uno por primera vez, todo resulta fascinante. En mi caso, el primer mercado flotante que visité fue en la isla de Koh Kred del río Chao Phraya.

Isla de Koh Kred

En este lugar se instaló la etnia de los Mon, una tribu procedente de Myanmar (Birmania) que emigró a este particular asentamiento hace más de 300 años. Los Mon son conocidos por la artesanía y por sus especiales y deliciosos dulces. Además de caminar entre sus casas de madera y talleres al aire libre donde se les ve trabajar, se pueden visitar también varios templos, casi todos de la época de Ayutthaya o de estilo Mon.

Es un oasis en el río Chao Phraya

Nosotros estuvimos en el templo Wat Paramaiyikawat,

donde los monjes budistas te ofrecen unos palillos de madera de los que sacarás un número que representa tu vida anterior y el motivo por el cual fuiste reencarnado.
Carla en el templo Wat Paramaiyikawat y los deliciosos dulces de los Mon

A mí me salió el numero 17 y, según me explicó el monje, vine a este mundo para estar rodeada de animales y ayudarles. Es curioso que los adoro, tengo una gata que recogimos en la calle, otro perro fue adoptado gracias a nuestra intervención y de Tailandia en aquel viaje casi me traigo otro perro que encontré abandonado y que pasó varios días conmigo. Le puse de nombre Tai y desgraciadamente no pude gestionar su viaje a España.

El mercado no es exactamente flotante pero se accede a él en barco

Pero volviendo al mercado de los Mon, habría que decir que no es exactamente flotante, ya que aunque llegas en barco, luego el paseo es entre las casas y calles cubiertas. No hay coches en toda la isla

pero sí motos y bicicletas. Durante la semana es un lugar tranquilo que nos permite conversar con sus encantadores habitantes. En cambio los fines de semana es el lugar preferido para los tailandeses y las calles estarán muy concurridas.
El mercado de Dumoen es uno de los más grandes de Tailandia

El mercado flotante de Dumnoen Saduak es uno de los más grandes, pero también más conocidos tanto por los tailandeses como por extranjeros. Sin embargo, merece la pena visitarlo para experimentar la sensación de la auténtica compra impulsiva. Los vendedores, con todo tipo de objetos, reman entre los barcos que llevan visitantes. El tiempo apremia. Con prisa y sin pausa has de elegir lo que deseas

. La oferta es amplia, pero sobre todo se vende artesanía, fruta tropical, verdura y comida en general.
Los barcos ofrecen casi de todo

Primero dimos un paseo en la típica canoa de madera  que nos permitió vivir de cerca el ambiente de comercio fluvial, los atascos de barcos

(cuidado con no sacar las manos de la barca por el peligro de perder algún dedo). Barullo entre barcos  y canoas, gente agolpada en los muelles y siempre amables vendedores que ponen su mejor sonrisa cuando te ven enfocándoles  con la cámara.
Los comerciantes suelen ser muy amables con los compradores

El comercio fluvial es esencia de la historia comercial y económica de Tailandia y merece la pena recorrer los 100 kilómetros que separan a este mercado de Bangkok porque tendremos para siempre una experiencia inolvidable.

Los pinchos a la brasa son una de las delicatessen a degustar en este mercado

Luego paseamos por los embarcaderos, muelles y numerosos puentes. Miles de puestos abarrotan también esta parte y cualquier lugar de comida es bueno para tomar un pincho a la brasa, aunque también encontraremos productos típicos tailandeses que quizá nos apetezcan menos, como los grillos o los escorpiones fritos.

El mercado de Amphawa no tiene muchos turistas extranjeros

Otro mercado fascinante es el de Amphawa. También preferido por los tais, pero donde nos resultará complicado encontrar turistas extranjeros ya que solo se monta los viernes, sábados y domingos y a partir del mediodía. Se construyó en el siglo XVIII como epicentro comercial de frutas y verduras. Hoy en día encontraremos todo tipo de objetos y una de las mejores ofertas gastronómicas que ofrece el famoso Street Food.

El mercado permite comer desde los barcos

Al igual que en Dumnoen Saduak, podemos pasear en canoa y comer desde los barcos, donde también cocinan, o caminar por los muelles y plataformas flotantes observando la multitud y los miles de puestos y tenderetes.

Bangkok es fascinante pero el contacto con los comerciantes de los mercados, es único

Bangkok es una ciudad fascinante, de mezclas, sabores y colores, pero los mercados flotantes que hay en sus alrededores son los que convierten a esta ciudad en única. *Fotografías: Carla Royo Villanova. 

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad